El consumo de brandy y cognac creció 65,2% el año pasado; se imponen los destilados

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co

Si bien es cierto que la tradicional bebida escocesa, el whisky, está captando cada vez más nuevos seguidores en Colombia, otro tipo de licores destilados que se importan al mercado colombiano están tomando fuerza y el año pasado fue un claro ejemplo de esta tendencia.

En entrevista con LR, la directora ejecutiva de la Asociación Colombiana de Importadores de Licores y Vinos (Acodil), Martha Patricia González, destacó que aunque la comercialización de whisky importado el año pasado aumentó 44,2%, al pasar de 351.213 cajas de 9 litros en 2010 a 506.365 cajas en 2011, la venta de brandy y cogñac se disparó significativamente.

Según el reporte presentado por Acodil, con cifras tomadas de la Dian, en 2010 se importaron 1.232 cajas de 9 litros de ambas bebidas exclusivas, cifra que aumentó en 65,2% al cierre del año pasado con un total de 2.035 cajas. La diferencia entre un año y otro es de 803 cajas.

'El gusto del colombiano por las bebidas con grado alcohólico viene cambiando en los últimos años. En el caso del auge del consumo de brandy y cogñac podemos decir que esto se debe a un cambio en la mentalidad del consumidor pues ya no los está considerando solo como pousse café, sino como bebidas para ocasiones especiales', indicó el gerente general de Dialsa, Carlos Hernán Díaz.

Uno de los factores que influyó en este comportamiento del colombiano el año pasado fue el crecimiento económico del país y, por ende, del poder adquisitivo de los consumidores en este mercado.

Y se hace esta referencia porque, a diferencia de una cerveza importada o un vodka, una botella de brandy o cogñac arranca en un precio de $79.000 (tipo very special identificado con las siglas V.E.) y culmina en una suma de hasta $4.000.000 si la categoría escogida es extra old o X.O, según sus siglas.

Aunque las marcas de este tipo de bebidas que se importan al país supera la docena, las más destacadas son Hennessy, Rémy Martin, Martell, Courvoisier, entre otros. Por el lado de los brandy, son muy conocidos el Brandy Caballero y el español Duque de Alba.

'La importación de licores (destilados) y vinos importados el año pasado tuvo un excelente comportamiento general el año pasado. Se trajeron al país un total de 2,6 millones de cajas de 9 litros, lo que representó una diferencia de un poco más de 500.000 cajas a las 2,08 millones de cajas vendidas durante 2010. En resumen, esto significó un alza general de 24,8%', indicó la directora ejecutiva de Acodil.

Cremas y whisky también en alza

Después del brandy y el cogñac, la segunda bebida que más se importó a Colombia fueran las cremas (como las de whisky o ponches), al crecer su comercialización un 51,5% entre 2010 y 2011. Esta tendencia está muy marcada porque ha aumentado el número de consumidores mujeres que gustan de bebidas alcohólicas pero con un notorio grado de sabor dulce.

En cuanto al whisky importado, las ventas subieron 44,2% pues las 352.213 cajas de 9 litros que se colocaron en el mercado en 2010 subieron a 506.365 cajas.

'Este resultado se debe a las estrategias de mercadeo implementadas por las compañías y presencia de nuevas marcas. En esta categoría, el segmento de gama alta es el más representativo (63%), aunque no se puede desmeritar que el nicho de whisky standard continúa en pleno ascenso', comentó González.

Tanto el alza en la importación del brandy y el cogñac, como de bebidas más tradicionales como el whisky, son un reflejo de la mayor capacidad económica que actualmente tiene el colombiano a la hora de ingerir licores.

Las que no crecieron tanto
Mientras las bebidas más exclusivas suben como la espuma, otras opciones como el vodka y el ron no tuvieron tan altos resultados en 2011.

En este sentido, según el informe de Acodil, el ron apenas creció 6% al aumentar sus ventas en 2.610 cajas de 9 litros, para un total de 46.336 cajas importadas. No obstante, peor le fue al nicho del vodka, pues la importación de este licor registró ese mismo 6% pero en negativo. El informe indica que en 2010 se vendieron unas 48.298 cajas de esta bebida, cifra que en 2011 bajó a 45.383.

Otra de las categorías de consumo que también registró un tímido crecimiento fue el de las bebidas listas para tomar, con un índice de 3,5%. 'Seguimos manteniendo presencia y un crecimiento moderado', refirió al respecto al directora de Acodil.

El gusto por bebidas más suaves
Para quienes no son amantes de las bebidas fuertes, la cerveza importada fue una opción que también creció y el índice fue de 36%. Mientras en 2010 se vendieron 7,15 millones de litros de cerveza importada, en 2011 la cantidad subió a 9,72 millones de litros. González explicó que el auge en esta categoría de mercado también respondió a la entrada de nuevas marcas procedentes de Europa.

Vinos espumosos también son preferidos
Tanto las ferias vinícolas que hicieron empresas como Almacenes Éxito en asocio con Corferias, como los innumerables maridajes y sesiones de cata de vino hechas el año pasado por diferentes empresas del sector licorero y prestigiosos restaurantes, el consumo de esta bebida fermentada tuvo excelentes resultados al cierre de 2011. Según datos de Acodil, de los vinos importados los que más crecieron en ventas fueron los espumosos. Y es que mientras en 2010 se trajeron 83.281 cajas de 9 litros, en 2011 la cantidad subió notoriamente a 109.672 cajas, lo que representó un aumento de 31,7%. 'En los últimos años, todas las compañías y las grandes superficies han desplegado un gran esfuerzo para impulsar esta nueva cultura en el consumidor colombiano. Los vinos chilenos siempre han conservado el primer lugar, y desde hace algunos años, han entrado con mucha fuerza los argentinos, europeos, americanos y de otros continentes en menor proporción. La relación calidad precio y la variedad de marcas han sido un factor determinante'.

Las opiniones

Carlos Hernán Díaz
Gerente general de Dialsa

'El auge gastronómico del país también es otro de los factores que está influyendo en el cambio de percepción del consumidor colombiano, que ahora prefiere licores más fuertes'.

Mario Puchulú
Enólogo

'En los últimos 10 años, en Colombia se ha avanzado bastante en vinos y prueba de ello es que el consumo per cápita de la bebida se ha incrementado de 0,3 litros a 1 litro en 2010'.