Electrodomésticos: aprenda a usarlos para ahorrar energía

César Adrián Burgos

En diferentes partes del mundo se promueven campañas orientadas al uso eficiente de energía, teniendo en cuenta su influencia en la economía de los hogares, oficinas e industrias, y buscando una reducción del impacto ambiental generado por el uso incorrecto de este recurso.

Durante las últimas décadas, el consumo de energía se ha incrementado mundialmente seis o siete veces. La demanda actual es mucho mayor debido a los avances tecnológicos en el campo industrial y residencial. En este último caso, principalmente por el auge de nuevos electrodomésticos para diferentes usos, donde el televisor dejó de ser junto al refrigerador y el radio , los únicos equipos que demandan energía.

Uno de los principales aspectos que se debe tener en cuenta en el ahorro de energía doméstico es la seguridad en las instalaciones eléctricas, además del uso racional de la luz y los electrodomésticos. Si bien se deben tener en cuenta las recomendaciones básicas de ahorro, el estado de las conexiones eléctricas representa la plataforma sobre la cual se podrá determinar un uso adecuado de energía en términos de economía y seguridad.

El 75% de las construcciones para vivienda que tienen más de 20 años de edificadas en Colombia no cumplen los requisitos de reglamento técnico de instalaciones eléctricas. Es importante destacar que el tiempo de vida de los cables se estima en este mismo lapso debido, fundamentalmente, al deterioro que sufre el aislamiento que recubre al conductor.

Hace dos décadas no se tomaba en cuenta en los planos de construcción el número de electrodomésticos con los cuales cuentan hoy en día las familias: televisor, DVD o decodificador de señal por cable, equipo de sonido, nevera, licuadora, computador e impresora, sin contar otro tipo de artículos electrónicos como celulares, iPad, tabletas y juegos de video. La cantidad de equipos eléctricos actualmente no es paralela a la adecuación y requerimientos necesarios en los hogares , lo cual se traduce en accidentes y aumento en el consumo de energía.

En Colombia, el programa Casa Segura promovido por Procobre, busca orientar a la población sobre las necesidades de modernizar las instalaciones eléctricas, contribuyendo a la disminución de los riesgos de accidentes, valorizar los inmuebles y promover el ahorro de energía.

A través de este programa, promovido por empresas e instituciones comprometidas con el valor de la vida, lo que se busca es ser fuente de cambio, teniendo en cuenta los riesgos eléctricos y sus posibles consecuencias. Es muy importante que las construcciones con más de 20 años de antigüedad, en especial las viviendas, cuenten con óptimas condiciones que garanticen seguridad, economía y confianza.

Así, además de los consejos frecuentes para el uso eficiente y ahorro de energía, es necesario tener en cuenta lo siguiente: use electrodomésticos fabricados con materiales más ecológicos, lo que genera un gran ahorro en los recursos no renovables y se extiende la vida útil del producto; desconecte aquellos que no se estén utilizando; no deje que la capa de hielo de los congeladores que no cuentan con sistema 'no frost' supere medio centímetro de grosor; no deje comida caliente en el refrigerador; desconecte la cafetera cuando no se esté utilizando; evite el uso de extensiones y adaptadores, así como los empalmes con materiales inapropiados, entre otros.

La calidad también cuenta a la hora de consumir menos
Contar con buenos diseños y profesionales en la instalación (técnicos e ingenieros), adecuados materiales y certificados, así como respetar las normas y los reglamentos técnicos, asegurará un uso adecuado de las instalaciones eléctricas, que junto con un manejo racional de los equipos, redundará en un ahorro adecuado así como en la prevención de accidentes. No olvide que la calidad de los aparatos también ayuda.