Empezó la batalla contra la comida chatarra

Merian Araujo - maraujo@larepublica.com.co

Un informe del Instituto de Medicina de Estados Unidos permitió saber que cerca del 17% de los niños norteamericanos sufre de obesidad, una cifra que se ha triplicado en los últimos treinta años debido al exceso de consumo de alimentos o bebidas con altos niveles de azúcar o el exceso de dulces.

Y la situación se torna más crítica cuando más de 40 millones de niños menores de cinco años en todo el mundo sufren de sobrepeso u obesidad.

A ello se le suma que más de 1.400 millones de personas mayores a los 20 años sufren de la misma condición, de acuerdo con los reportes de la Organización Mundial para la Salud, OMS.

Como una iniciativa para proteger el bienestar del consumidor, la situación ha llevado a que algunas empresas de alimentos regulen las calorías en sus alimentos o que compañías de bebidas decidan crear productos bajos en azúcar como Coca-Cola Cero, Nestea, Pepsi Max, entre otros.

El gobierno también ha tomado conciencia de la situación y ha comenzado a tomar determinaciones. Este es el caso de Nueva York, que a la cabeza de Michael Bloomberg, presentó una nueva ley que prohibirá a establecimientos como restaurantes, cafeterías, y demás locales alimenticios de la zona metropolitana comercializar refrescos mayores a 0,47 litros. Además, tampoco podrán venderse aquellas bebidas que tengan más de 23 calorías por cada 0,23 litros.

Se espera que la norma entre en vigor en marzo del próximo año y quienes incumplan la ley, podrán recibir multas de US$200.

De acuerdo con Isabel Rosero, experta en nutrición, gran parte del problema de la obesidad radica en que la gente no tiene conciencia de que esta condición puede generar enfermedades como la diabetes o problemas cardiacos, hasta el punto de llegar a ser la causal de infartos no sólo en adultos, también en jóvenes y niños.

'Creemos que tenemos la potestad legal de hacerlo. La obesidad es un problema que para nosotros también es local, y por eso nos enfrentamos a ella', expresó Bloomberg, quien señaló que esta es una responsabilidad de la que deben ser conscientes el gobierno, las empresas y la ciudadanía en general.

Es por ello que empresas como Disney también han tomado medidas para ayudar a promover la alimentación sana en los niños, sector al cual están dirigidos la mayoría de sus productos. Así, la organización norteamericana, anunció que prohibiría los anuncios de comida chatarra a través de sus canales de TV y páginas web.

La propuesta, a la cabeza de la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, también busca promover campañas de dietas sanas para niños.

'La nueva iniciativa es realmente un verdadero cambio para la salud de nuestros niños', expresó la abogada. Ante ello, Rosero explica que es importante que las empresas se estén vinculando para promover estos programas, especialmente en colocarle límites a la comercialización de las comidas chatarras, que, según la nutricionista, son las que más grasas contienen y más contribuyen al sobrepeso.

Y pide recordar que, según recomienda la OMS, el máximo diario de consumo sugerido por los nutricionistas está entre las mil 500 y 2 mil calorías.

El sobrepeso de las personas es fácil de determinar
La Organización Mundial de la Salud recomienda una fórmula para que las personas puedan determinar si se encuentran en sobrepeso o sufren de obesidad.

Lo que deben hacer los consumidores es, primero, conocer su estatura y peso. Luego, deben multiplicar su estatura al cuadrado y dividir el resultado por el peso. Si la deducción está entre 25 y 29, hay sobrepeso. Si el valor es mayor a 30, hay obesidad.