En el colegio también hay clientes

Daniel Pérez Pérez

Cuando estamos seleccionando un sitio para estudiar tenemos en cuenta muchos factores, pero ya casi le está llegando la hora a la educación de comenzar a pensar en el servicio al cliente.

Sé muy bien que tienen evaluaciones del ministerio, certificaciones internacionales y nacionales y miles de galardones de organizaciones de ex alumnos, pero tienen que recordar que son unas empresas que prestan un servicio y que como tal, deben ser, serviciales.

Puede que ofrezcan buena educación y buenos programas de formación, pero la atención al cliente no siempre es buena. No sé bien cuál será el origen, pero si sé que tuve un aprendizaje grande esta semana cuando fuí a un colegio y comenzaron por darme las gracias por haberlos tenido en cuenta en mi elección de colegio para mi hijo. No solo fue una buena frase de apertura. Ese mismo espíritu de servicio se pudo ver durante toda la jornada en la que claramente se esforzaron por resolver las inquietudes de los padres que visitamos el colegio ese día. Me sorprendió porque por un momento pude volver a ver con claridad que los padres de los alumnos somos los clientes y que los colegios y las universidades son los proveedores.

La semana anterior había estado en otro colegio en el que estuve con mi esposa sentado en un sofá durante 45 minutos en frente de la secretaria del colegio y nadie me ofreció ni ayuda ni café, ni me preguntó la razón de llevar tanto tiempo ahí. Solo fue que nadie me atendió. Nosotros habíamos llegado más temprano por el tema del tráfico, pero no había razón para que nadie se interesara por un par de señores que andan sentados ahí hace rato. Es cierto que luego de 45 minutos, ya nos ofrecieron un café. También es cierto que un colegio se debe evaluar por sus contenidos, por los profesores, o por lo que a los padres les parezca esencial en la formación de sus hijos. Pero personalmente, quedé cuestionado sobre la forma en que se plantea la relación padres/institución. Si esto ocurre cuando ellos están tratando de que uno los elija, cómo será cuando ya uno esté adentro? En el caso del primer colegio, comenzaron un poco retrasados la reunión, pero nos pidieron disculpas, y durante toda la jornada ellos hicieron evidente la preocupación por el manejo del tiempo para recuperar lo perdido.

Tal vez eso no haga que los niños saquen mejores notas. Tal vez eso no se les tenga en cuenta para las certificaciones internacionales, pero definitivamente, la experiencia de un buen servicio, marca la diferencia porque pone a los consumidores o a los usuarios en un tono diferente. Sé que ninguno de los dos colegios necesita que le hagan publicidad, ni tampoco se afectará por la crítica pues los dos están sobre demandados. Pero creo que es una gran lección para ellos y para las demás instituciones educativas.