La correcta selección de un tejido y su tonalidad puede ser más efectiva que una semana de dieta

Expansión

A menudo, una buena elección de las prendas que vistamos puede ayudar a proyectar una imagen más estilizada que una semana de sufrimiento con dietas milagro, tratamientos y horas de gimnasio.

Según Paz Herrero, asesora de imagen de la agencia Doble Forma, no todas las formas, colores y tejidos sientan bien a todos los cuerpos y conocer cómo es el nuestro y qué partes debemos potenciar y cuáles han de disimularse es fundamental para sacarnos todo el partido. Aquí van unas claves que le ayudarán:

-Las líneas verticales siempre estilizan más que las horizontales. Esta máxima no sólo debe aplicarse a los estampados en camisas y corbatas, sino que ha de tenerse en cuenta a la hora de seleccionar los cortes de nuestras prendas. Así, un traje con americana de solapas largas y dos botones, en vez de tres o cuatro, estilizará mucho más. Siguiendo esta pauta, la chaqueta de vestir como el blazer cruzado ensancha enormemente la espalda y llama la atención sobre el abdomen.

-El diseño de la parte de atrás de una americana tampoco ha de dejarse al azar. Siempre serán mejor los cortes con una sola abertura central en vez de dos laterales, que hacen las caderas más anchas.

-En cuanto a los tejidos, es conveniente seleccionar aquellos de más peso y caída, como una lana y dejar de lado el algodón y, por supuesto, el lino, que crea arrugas y bolsas redondeadas que acortan y ensanchan la figura. También hay que tener en cuenta su nivel de brillo, especialmente en los trajes de fiesta. Los brillos tienden a enfatizar y dar volumen a las formas mientras que, si lo que se quiere es disimular, mejor los tejidos mates.

-En cuanto a colores, los claros favorecen mucho menos que los oscuros. Es decir, ante la duda de un gris azul cielo y un gris marengo, el segundo siempre resaltará positivamente la figura. Las rayas diplomáticas muy finas pueden ayudar en cierto modo a vernos más altos pero, cuidado, han de ser extremadamente discretas, ya que una raya ancha recordará a Danny De Vito haciendo de gánster de los 50. Una alternativa que funciona bien es la espiguilla vertical.

-Si lo que se busca es alargar visualmente la figura, lo mejor es jugar con la misma gama cromática de un solo color. Así no habrá cortes entre tronco y extremidades y la imagen será más esbelta.

-En cuanto a los estampados es conocido que, cuanto más grande sean las rayas y los cuadros, más ancha se verá la figura.

-Los gorditos no deben utilizar hebillas marcadas

-Para aquellos de abdomen voluminoso no es recomendable que utilicen cinturones con hebillas marcadas. La solución perfecta para ellos son los tirantes, que evitan que el pantalón caiga demasiado por debajo de la barriga (dejando el tiro muy bajo y creando un efecto de pierna corta) o que el caballero deba subirse el tiro del pantalón en exceso. Para el resto de complementos, se trata al fin y al cabo de elegirlos en equilibrio a nuestro cuerpo, ni excesivamente grandes ni pequeños, por mucho que las modas alaben unos u otro. Los estampados grandes también aumentan el volumen.

TEMAS


Moda