Los consumidores que están en la década de los 30 años son los que más gastan

123rf

Necesitan alrededor de $172,6 millones para vivir

Heidy Monterrosa - hmonterrosa@larepublica.com.co

Cuando las personas cumplen 31 años alcanzan la edad en la que gastan más dinero que en el resto de su vida. Así lo estableció la empresa ClearScore por medio de una encuesta en la que participaron 3.000 personas.

Según la compañía de créditos, el incremento de edad y el aumento de las responsabilidades llevan a que, en promedio, las personas de 31 años necesiten alrededor de US$60.000 ($172,62 millones) para costear las típicas necesidades de una persona de esa edad.

De acuerdo con Juan Pablo Granada, presidente de Costumer Index Value, en la década entre los 30 y los 40 es cuando las personas están conformando una familia o tienen hijos entre los cinco y los ocho años, por lo que empiezan a gastar más y diversifican su consumo.

“Cuando se forma una familia, se cambian completamente los hábitos de consumo, ya que por las responsabilidades con la pareja y con los hijos, se dispara la inversión en el hogar, en un carro, en educación y en salud. También se amplía a lo que los hijos quieren consumir”, señaló.

De hecho, en los resultados del informe de ClearScore, 27% de los encuestados manifestó que el mayor gasto en el que han incurrido ha sido en casarse. Comprar una casa (25%), tener un bebé (20%) y pagar por la luna de miel (14%) fueron otras de las actividades señaladas como de mayor gasto.

Por otro lado, Raúl Ávila, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional, caracteriza a quienes se encuentran en la década de los 30 como personas con mayores ingresos que ya se han independizado de sus padres. Al respecto, en el estudio se encontró que 60% de los encuestados tenía ahorros para pagar todos sus gastos, mientras que 33% de quienes tienen entre 25 y 34 años aún cuentan con el respaldo de sus padres.

“Con el aumento de las responsabilidades y de la diversificación del consumo, la persona se endeuda y adquiere créditos financieros. Incluso los estratos bajos, que no creen en los bancos, se endeudan con prestamistas u otros mecanismos informales”, dijo Diana Forero, investigadora en Psicología del Consumidor de la Fundación Universitaria Konrad Lorenz.

De acuerdo con los resultados presentados por ClearScore, 20% de los menores de 34 años accedieron a créditos para pagar los gastos mencionados previamente.

El consumo de los individuos funciona como un ciclo. Inicialmente, hay un pico de alto gasto por el tema de la formación que se financia con dinero que entregan los padres o que los estudiantes deben costearse. Le sigue una etapa relativamente suave que es cuando la persona ya está trabajando y después en la que forma familia. Cuando los hijos ya son grandes e independientes, el gasto comienza a reducirse otra vez. Sin embargo, cuando la persona está retirada laboralmente y cuenta con un patrimonio alto, el consumo vuelve a aumentar.

“Entre los 55 y los 60 años se reactiva el consumo. La gente empieza a pensar que vivió toda una vida trabajando y quienes tienen un cierto nivel de ingreso asegurado y cierta estabilidad para su vida pensional empiezan a gastar mucho más en viajes y en actividades de entretenimiento”, dijo Ávila.

LOS CONTRASTES

  • Juan Pablo GranadaPresidente de Costumer Index Value

    “La preocupación de los jóvenes de entre 25 y 35 años por el futuro es mínima. Por lo general, están pensando en viajar y estudiar”.


  • Raúl ÁvilaProfesor de la Universidad Nacional

    “En la década de los 30, la gente cuenta con mayores ingresos; está en proceso de consolidar una familia y tiene independencia y autonomía”.

Por último, tanto Granada como Forero concuerdan en que más que la edad del consumidor, lo que va determinando su comportamiento a lo largo de la vida es su tipo de hogar y las circunstancias que esté viviendo.

“Hoy en día, la preocupación de los jóvenes de entre 25 y 35 años por el futuro es mínima. Por lo general, están pensando en viajar y estudiar, sin importar si se gastan lo mucho o poquito que tengan ahorrado. Si se tienen los mismos 30 años, pero se está casado y se tiene un hijo, la perspectiva cambia completamente, pues ya se está pensando en otro tipo de cosas y se tiene un compromiso de pareja o de familia”, explicó el presidente de Costumer Index Value.

Consumo de bienes en línea
A pesar de que quienes se encuentran en la década entre los 30 y los 40 son quienes incurren en más gastos debido a las responsabilidades adquiridas con los años, en el caso del consumo online no ocurre igual, ya que los que tienen entre 21 y 34 años suelen tener mayor tendencia a comprar por este medio. Además, también gastan más que las otras generaciones que también compran por internet. Entre las razones para esta diferencia, la principal es que los millennials crecieron con la tecnología. Además, no tienen las prevenciones que otras generaciones sí tienen.

TEMAS


padres de familia - E-Commerce