Los ojos también pueden ser un buen marco para exhibir una joya

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co

Si cree que las joyas únicamente se ven bien en un delicado cuello o en unas sedosas manos, está equivocado.

La nueva propuesta comercial de la casa Cartier apuesta a revolucionar ese pensamiento pues presentó una línea de gafas ópticas de lujo, en la que destacan piezas únicas engalanadas con zafiros, diamantes, rubíes y mucho oro.

La colección, llamada Preciosa, consta de varias versiones de gafas, grupo del cual destacan las llamadas Caresse D´Orchidees, y en las que nuevamente el sello francés le rinde un homenaje a su flor emblemática: la orquídea, que se ubicó delicadamente en la parte superior de cada varilla.

El primer modelo de gafa está disponible en oro rosado sólido de 18 quilates, con 112 diamantes de corte brillante de 1,23 quilates y zafiros rosados, de 0.16 quilates.

El oro blanco se escogió para la segunda pieza, también de 18 quilates, con 112 diamantes de corte brillante pavage (1,17 quilates), dos diamantes corte brillante (0,16 quilates) y un laqueado negro.

'El carisma de estos lentes preciosos se enfoca en la flor u orquídea de oro sólido que se siente delicadamente en cada varilla. Un diamante liana o el pavimento en los modelos más exclusivos demuestran la creatividad de las colecciones de joyería de lentes Cartier', explicó la casa de origen europeo.

La colección también la complementan otras piezas como el modelo llamado Tank, que se fabricó en oro blanco sólido (18 quilates) y lleva dos diamantes con corte de princesa (0.40 quilates); y el modelo Decor Doble C, en oro amarillo y blanco sólido (18 quilates) con 52 o 118 diamantes y cuatro rubíes de corte princesa (0.45 quilates), además del laqueado negro en la decoración.

Dos últimos modelos cierran este grupo. El Panthere Pavage, en oro blanco, 64 diamantes y 64 zafiros rosados corte brillante pavage; y por otro lado, el Louis Cartier, de oro blanco, 20 diamantes y el tip de la varilla en acetato para dar mayor comodidad.

 

Vanessa Pérez Díaz

vperez@larepublica.com.co