Mujeres, un mercado potencial

Paola Ravelo Salazar

Cuando de compras se trata las mujeres somos más que exigentes, nuestra ‘mente de compra’ es un poco distinta comparada a la de los hombres. A la hora de visitar una tienda, un centro comercial o una página de internet disponemos del tiempo que sea necesario hasta encontrar lo que emocionalmente nos haga más felices.

Esta situación se presenta día a día, buscamos las mejores marcas de ropa, los mejores zapatos, accesorios ideales, colores, exclusividad, satisfacción y la respuesta perfecta.

La primera impresión del lugar que se visita es un factor decisivo a la hora de concluir una compra, además de orden, colores, iluminación, y cero presión del vendedor. Para ser más precisa fue mi caso el pasado sábado, fui a hacer una compra y mi interés era puntual: zapatos, así que fui a la búsqueda, además de encontrar variedad de opciones en almacenes, los aspectos antes mencionados fueron determinantes para que sin siquiera entrar a algún establecimiento me detuviera y dijera NO, aquí no compro.

Caso contrario con el Almacén de Calzado Bata, en el cual encontré todo lo que como compradora buscaba, debo resaltar además su intención por atraer un mercado potencial como es el de las mujeres, la intención de estar en constante innovación en sus colecciones, la calidad de sus materiales y un concepto de confort, diseño moderno en sus instalaciones, buen servicio, promociones llamativas, y buen equipo humano lo hace un grande en el sector.

Al final de la tarde después de haber visitado muchos almacenes y haber tomado una decisión de compra en Bata, tuve una excelente experiencia de compra, la cual sería ideal la tuvieran todos los consumidores, y en muchos casos no es posible, de ahí que surjan inconformidades, quejas, denuncias y mala imagen para una marca.

El mercado hoy ofrece tantas opciones que el consumidor después de 10 años ya no es el mismo, el perfeccionamiento de almacenes del sector de moda a veces no es suficiente y sesga un poco la decisión de compra, y en este caso de las mujeres, por lo cual es necesario que se tenga en cuenta que hoy somos compradores emocionales y que escogemos la mejor opción siempre, que elegiremos lugares modernos, productos de calidad, marcas reconocidas, y buen servicio, lo que es definitivo y permite que empresarios cambien un poco sus estrategias de marketing, que son contundentes para que una marca se establezca y posicione como la mejor.