No se confíe de la latonería y pintura a la hora de comprar un vehículo usado

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co

Muchos compradores en el mercado secundario de vehículos se preocupan por las condiciones mecánicas y olvidan un factor muy importante en este tipo de objetos: la carrocería.

El aspecto físico de un automóvil dice mucho del cuidado, mantenimiento y funcionamiento que le ha dado su dueño y, por eso, es que no se puede dejar engañar cuando está en la búsqueda de un carro usado.

Para evitar que sea víctima de un engaños, el Centro de Experimentación y Seguridad Vial en Colombia (Cesvi), elaboró un informe en el que presentan los 10 "gallos" en latonería y pintura que debe evitar si va a comprar un carro usado. A continuación, le presentamos un breve resumen de ellos.

Ojo con la latonería
Las consecuencias de golpes y accidentes de tránsito muchas veces se pueden corregir. No obstante, en algunas ocasiones no se cumplen los procesos correctos para hacer estas correcciones.

¿Cómo identificar estos errores? Primero, ubique los puntos de soldadura, pues si las modificaciones se han hecho de forma incorrecta, las piezas se debilitan.  Esto se puede verificar  removiendo los empaques de los marcos de la carrocería, en los huecos de puerta y la compuerta del baúl.

También considere la diferencia en la aplicación de sellantes, lo cual se visualiza al abrir el capó, en las uniones de los guardapolvos metálicos y  parte  trasera en el panel.

La mala aplicación genera agrietamiento, por vibración o exceso de material.  

Verifique que las luces y demás piezas del frontal estén ubicadas de manera equidistante. Cuando no hay simetría, esto es un indicio de que el carro fue mal armado.

Así mismo, haga una prueba de las posibles filtraciones de agua que pueda tener la carrocería. Para comprobar esto lleve el vehículo a un autolavado con sistema de agua a presión.

Por último, ponga atención a las puertas cuando están cerradas y compruebe que las bisagras no están desalineadas.  

Las fallas en pintura
Aunque, a diferencia de la carrocería,  la pintura no comprometen la seguridad del auto, son varias las "cositas" que se tapan.

Para evitarlo, observe que el carro no tenga tonos diferentes en el color de la pintura. Si este no es uniforme, el auto pudo haber sido objeto de una reparación.

Esté atento al desprendimiento de la pintura, sobre todo en las partes plásticas. Esto es reflejo de mala calidad del producto.

Tercero, identifique si hay pintura escurrida u ojos de pez, pues eso significa una intervención en la carrocería. También es malo que haya rigurosidad en la pintura; y por último, no descarte desconfiar del auto si ve impurezas o brillo en el acabado final.

El ojo experto puede estar en los concesionarios
Si usted tiene algunas dudas sobre su capacidad para identificar los "gallos" en latonería y pintura de un auto usado, acuda a los concesionarios que se dedican a este ramo. Según el gerente Comercial Usados de Autos Volvo, Alfonso Leguizamón, las ventajas de hacer la compra en este tipo de vitrinas es el ahorro de los procesos para hacer la búsqueda, el cumplimiento de todos los certificados correspondientes y la obtención del vehículo con ciertos tipos de garantías. "Nosotros tenemos el ojo experto y eso evita que los compradores no se sientan defraudados a la hora de comprar un vehículo usado", dijo Leguizamón.

La opinión
Alfonso Leguizamón
Gerente comercial usados Autos Volvo

"Muchas personas buscan un auto usado por su cuenta, pero la ventaja de hacerlo por un concesionario es que se ahorran los pasos de búsqueda y salen con certificados y garantía".