Redefiniendo la conveniencia: necesidad del consumidor

Colombia es donde más se utilizan los domicilios.

Óscar Cabrera

Estilos de vida más saturados y una creciente conectividad están jugando un papel cada vez más importante en las decisiones de compra de los consumidores. La creciente demanda de soluciones que ayuden a simplificar nuestro día a día es evidencia de que hoy la conveniencia es mucho más que un formato de tienda física y de cercanía. Es un concepto transversal al proceso de compra y al producto mismo que puede pasar también por servicios simplificados, experiencias digitales y variación de la comercialización de productos.

Más de una cuarta parte de los consumidores colombianos afirma que busca productos que le hagan la vida más fácil y que sean convenientes de utilizar, mientras que alrededor de 30% busca productos adecuados para hogares pequeños y que se adapten a una necesidad específica. Así, la demanda de los consumidores está orientándose hacia la facilidad, utilidad y simplicidad, tres atributos que, ubicados en la base de todo el espectro de consumo, compra y fidelización, brindan mayor satisfacción y equilibrio a la vida de los consumidores. Aunque la búsqueda de conveniencia es una tendencia global que varía un poco según la región, los factores clave que están impulsando esta necesidad son consistentes a nivel mundial, por ejemplo: el rápido crecimiento de la población urbana, la reducción del tamaño de los hogares, la saturación del transporte urbano, la evolución de los roles de género con la creciente participación de la mujer en la fuerza laboral, la satisfacción de necesidades generacionales, y el aumento de adopción de tecnología.

Estos impulsores y la creciente demanda de productos y soluciones que ayuden a simplificar los estilos de vida están impactando a diversas industrias, especialmente a la de productos de consumo masivo. En el terreno de los fabricantes, la demanda de conveniencia ha dado lugar a una gran cantidad de alternativas de comidas ya preparadas y/o listas para llevar, impulsando también la oferta de servicios a domicilio a través de herramientas tecnológicas. De hecho, Colombia es el país de Latinoamérica donde más se utilizan servicios de domicilios de comidas o restaurantes (36%), superando el promedio global.

Por otra parte, el entorno minorista en evolución, el comercio electrónico y las facilidades de la omnicanalidad, también están generando un alto impacto en la experiencia de compra de los consumidores. En los últimos años hemos visto un gran surgimiento de tiendas más pequeñas en las que destacan variables como la proximidad y una oferta segmentada de productos, precios y servicios que dan valor agregado para el consumidor, y, además, las ventas en línea de productos de consumo masivo están creciendo cinco veces más rápido que las ventas presenciales de este mismo tipo de productos. La tecnología y, por ende, la convergencia de los mundos del retail físico y online, son cruciales para generar nuevas y mejores experiencias que simplifiquen los métodos de captura de datos del consumidor, así como el alcance de la personalización en cada acto de compra.

Las empresas de bienes de consumo masivo deben comprender los influenciadores clave y ofrecer soluciones a diversos segmentos de consumidores y áreas geográficas, dado que los consumidores de todo el mundo tienen su propia interpretación de la conveniencia basada en sus circunstancias, cultura, ubicación, madurez del mercado y acceso a la tecnología. Los consumidores desean una mayor libertad de elección que integre sus experiencias de compra y se adapte a sus circunstancias, pero dando una alta prioridad a la eficiencia y velocidad de la compra, puesto que ganar tiempo será lo más relevante en este nuevo entorno, para esto retailers y fabricantes deberán optimizar el surtido en el punto de venta físico y virtual de una manera que facilite el proceso de compra.

TEMAS


Consumidores - Domicilios - Tecnología