Superetes ganan popularidad por precios bajos y cercanía

123RF

Guillermo Botero

La cercanía, el precio, la calidad del producto y una atención amable son variables determinantes que hoy motivan la compra de los consumidores.

Los superetes, también llamados minimercados, que se ubican en el canal de distribución minorista, responden a estas preferencias, especialmente en los estratos 2 y 3.

Este formato, que está entre la tienda de barrio y el supermercado, cuenta con un surtido básico de alta rotación, tiene un promedio de cinco empleados y un área de venta de entre 50 y 400 metros cuadrados.

Aunque el Dane no lo incluye en su muestra mensual de comercio al por menor, según nuestros datos, en los últimos cinco años los superetes registran un crecimiento significativo, pasando de tener un 4% de participación de las compras a más de un 12%.

Quizás este porcentaje se deba a que hoy muchas personas prefieren ir a estos canales de distribución para evitar las congestiones de tránsito o el caminar por los largos pasillos de los supermercados, a pesar de que ofrecen variedad de productos.

La tendencia es que las compras de consumo inmediato se realicen en canales como tiendas de conveniencia o tradicionales por la cercanía al hogar. Estas razones de peso desde el año 2010, pusieron a las grandes cadenas minoristas a incursionar en formatos más pequeños o tipo express para ganar terreno en la venta de alimentos, bebidas y productos de aseo para el hogar.

La apertura de estas tiendas, muy acelerada en los dos últimos años, se consolida en los estratos 4, 5 y 6 de las principales ciudades. Para algunos dueños de minimercados no parece ser competencia directa, quizás no en la coyuntura actual, pero en un mediano plazo cuando quieran llegar a latitudes de menor nivel se les puede convertir en un dolor de cabeza.

Es claro que el mercado le da oportunidad a todos, pero el mantenerse es para solo unos pocos, es decir, para aquellos que entiendan los cambiantes hábitos de los consumidores; para los que se capaciten en las últimas tendencias de exhibición, comercialización, ventas y relación con clientes y proveedores; para los que a partir del conocimiento y la tecnología logren esa característica que los hará diferentes al resto del grupo o competidores.

Una parte de los superetes en Colombia tienen aún problemas en materia de calidad y diseño, tanto en la imagen de su establecimiento como en la exhibición de los productos. Captar la atención de los consumidores hace parte de lo visual, de sorprenderle con bienes que vayan más allá de sus expectativas y de ofrecerle nuevas categorías de servicios. Para esto, la integración con las empresas de productos de gran consumo del país debe ir más allá de contarlo como un simple proveedor y considerarlo un aliado estratégico donde juntos maximicen volumen y rentabilidad de sus ventas.

Otros hallazgos encontrados en este sector es que, por ejemplo, muy poca proporción de superetes ve a la tienda tipo express como una competencia directa; por su parte, los consumidores colombianos tienen la percepción de que los precios en estos formatos son altos.

 

Capacitarse es una buena forma de ser competitivos

Recientemente se celebró la Convención Nacional de Autoservicios, Minimercados y Proveedores del Sector Superetes, el pasado 14 y 15 de junio, un encuentro que organizó Fenalco con Fundecomercio y el Sena, y que se traduce en un valioso aporte en conocimientos y capacitación de los comerciantes que participan en este sector, para el desarrollo, sostenibilidad y crecimiento de sus negocios.