Tendencias del consumidor para el próximo año

Rafael España

Las casas de los consumidores son los templos de la tecnología, del entretenimiento, mientras que el ciberespacio continúa fascinando y conectando más a la gente local.

Tras analizar tendencias, lecturas y versiones autorizadas, podemos figurarnos un mapa de las tendencias que moldearán el consumo el año entrante en Colombia y Latinoamérica, en general. Estas son las 10 tendencias analizadas.

Consumo cuidadoso:
Los consumidores quieren comprarle a las marcas que se preocupan por la sociedad y que se esfuerzan por reducir los impactos negativos de sus productos y servicios en el medio ambiente.

La salud, tema obsesivo:
El impacto comercial del interés en salud y bienestar sigue creciendo tanto en términos de servicio como la medicina estética, los spa y los gimnasios, como de los productos con comida saludable, dietética y orgánica. Los alimentos funcionales seguirán ganando cuota de mercado y los restaurantes por más populares que sean deberán montar barras de ensaladas. Comienza a hacer la carrera el dicho de que un centro comercial que no tenga gimnasio es como un domingo sin fútbol. Es más el gym podría servir de almacén ancla.

La casa como lugar de entretenimiento.
En los países más golpeados por la crisis, la reducción de gastos familiares se convirtió en un imperativo. Ahora la gente busca entretenerse en casa, ya sea con televisión, con dvd, con web, con pc o con teatros en casa. Hay una tendencia al encapsulamiento también motivado por la inseguridad urbana.

Búsqueda de la felicidad.
Los economistas están en mora de calcular el índice de la felicidad nacional bruta en paralelo con el PIB. En Francia e Inglaterra ya es un hecho que se incluyan medidas de felicidad en las estadística económicas y sociales. Sugerimos al Dane empezar a botarle corriente a este tema.

Democratización del lujo:
Algunos bienes y servicios que antes se consideraban de lujo, ahora están más cerca de las clases media gracias a su reducción de precio y de tamaño. Vinos y licores, chocolatería fina, alimentos denominado gourmet, viajes y pasajes, computadores y celulares, entre otros, ya no son inalcanzables. En el caso de la ropa, así como las prenden en grandes cadenas y que son de marca han permitido democratizar el lujo.

Las marcas propias seguirán creciendo.
En la medida en que los almacenes de cadena continúen abriendo locales en ciudades intermedias, las marcas propias seguirán ganando importancia en los presupuestos familiares.

El estilo multicultural.
Aunque algunos analistas piensan que la gente aprecia lo local, la influencia del ciberespacio sigue impulsando estilos de vida globales.

Teletrabajo.
Los trancones y el uso del computador y de la web, así como la normatividad impulsan el llamado teletrabajo. Aquí se impone la llamada administración por objetivos.

Web 2.0 como una necesidad.
La necesidad de estar conectado aumenta constantemente, tendencia que cobija también a las personas mayores.

La moda sí incomoda, dice el gremio del comercio
Los consumidores colombianos valoran cada vez más el concepto de moda, lo que ha permitido que las ventas de confecciones y de calzado en los últimos tres años tenga crecimiento de dos dígitos. Hasta hace unos años el criterio predominante entre la masa consumidora al momento de elegir sus prendas era el precio y algo de calidad. Hoy también se valora el diseño y la marca.