A la agenda de competitividad le falta claridad y priorización

Marcela Vargas Cabrera - mvargas@larepublica.com.co

Tras conocerse la nueva agenda de Competitividad del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos una serie de inquietudes y confusiones se han generado por cuenta de la falta de claridad en la ejecución de las acciones que se emprenderán para mejorar en los escalafones internacionales en los que Colombia figura como uno de los más rezagados.

Una de las fallas técnicas del plan de vuelo de competitividad tiene que ver con la priorización. Según Saúl Pineda, director del Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas (Cepec) de la Universidad del Rosario, a pesar de que se hizo un ejercicio serio y sistemático de integrar en sectores las acciones, 100 tareas siguen siendo muchas y no alcanzan a tener un impacto en la agenda. Estas 100 actividades fueron las que surgieron de una priorización de cerca de 300, trabajo que realizó el Comité Ejecutivo del Sistema Nacional de Competitividad e Innovación desde noviembre del año pasado. Para Pineda las acciones están bien definidas, pero en su opinión no se hizo un cuidadoso ejercicio de prioridades para lograr con acciones puntuales la meta que se impuso el Presidente Santos de pasar del puesto 68 al 47 en el ranking del Foro Económico Mundial (FEM).

De acuerdo con Rosario Córdoba, presidenta del Consejo Privado de Competitividad (CPC), entidad que hace parte del Sistema, las 100 tareas se priorizaron teniendo en cuenta dos criterios: el impacto en los indicadores internacionales como el Doing Business, el del Institute for Management Development (IMD) y el FEM, como la posición del país en cada área en los escalafones. El propósito de los tableros de control, presentados a todos los ciudadanos en la página web del Departamento Nacional de Planeación (DNP), es que haya un seguimiento con semáforos que muestren el avance y el tiempo para el vencimiento de cada acción.

Córdoba indicó que de esta manera las cosas no se van a quedar en el papel. Así mismo, dijo que habrá un sistema de alarmas que señalen cuando no se esté cumpliendo con los compromisos adquiridos. La iniciativa va acorde con el objetivo de buscar la mayor transparencia sobre la ejecución de las tareas del Gobierno; sin embargo, algunos expertos opinan que falta claridad en la comunicación de dichas acciones. En materia de infraestructura, por ejemplo, no se explica si las fechas de finalización corresponden al proceso de licitación, de adjudicación o de entrega de las obras.

Por otro lado, se supone que todo el desarrollo de la nueva agenda con sus respectivas fechas se hizo de manera coordinada con los Ministerios y entidades, que son los que van a ser responsables de que se cumplan los compromisos en los tiempos acordados. Sin embargo, al preguntársele a la directora del Invima, Blanca Elvira Cajigas, sobre el proceso de reestructuración de la entidad, cuya fecha de finalización se plantea para diciembre de este año, se mostró sorprendida porque no entendía si ese periodo planteado correspondía a la expedición del decreto o al proceso de implementación.

Cajigas espera que los decretos que reestructuran al Invima se expidan el 30 de julio, documentos que debieron haber sido expedidos en diciembre del año pasado. La funcionaria explicó que si la reestructuración se refiere a la implementación, son tiempos adecuados; no obstante, si esta se trata de la expedición de los decretos, no lo son. 'Esa fecha no le sirve ni al Invima, ni al país', dijo la directiva sobre una reforma que es fundamental de cara a los tratados de libre comercio que se han acordado. Un funcionario del Gobierno afirmó que es importante trabajar en la coordinación con las entidades, en desarrollar un cronograma más específico para que no haya confusiones y enviar mensajes claros, y lograr un adecuado sistema de los semáforos como señales de alarma.

Según el presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas, esta es una agenda de competitividad con acciones que comparte el sector productivo y con la que está de acuerdo. Sin embargo, hizo un llamado sobre la ausencia del tema de la seguridad, punto clave para el desarrollo de la producción y la economía y que ha sido objeto de críticas en el Gobierno de Santos.

Colciencias, ejemplo de inconsistencia

Colciencias es un ejemplo de que no hay una clara concordancia en la agenda. Como lo había señalado el exdirector de la entidad, Jaime Restrepo Cuartas, desde 2011 se tiene como prioridad la reestructuración mediante un decreto y a pesar de que el Gobierno tiene hace dos meses todo el papeleo aún no se ha publicado nada. ?Por tiempo nos estamos agotando y por ley el Plan de Desarrollo tiene hasta diciembre de 2012 para aprobar la reestructuración?. No obstante, en la hoja de ruta dice que la entidad tendrá hasta 2013 para lograrlo. Así mismo, se plantean retos en graduar doctores y maestrías, que aunque tiene responsabilidad el Ministerio de Educación, Colciencias también los financia. Lo cierto es que ya a mitad de año la entidad pide un presupuesto de $590.000 millones para ejecutar en 2013 y Hacienda no ha dado el aval y en cambio lo ha recortado.

Las opiniones

Saúl Pineda

Director del Cepec de la Universidad del Rosario

“A pesar de que se hizo un ejercicio serio y sistemático de integrar las acciones, faltó hacer una mayor priorización. Es difícil medir el impacto de 100 acciones en la agenda”.

Juan Manuel Santos

Presidente de la República

“Esta agenda será el plan de vuelo de corto y mediano plazo. Recuerden que sólo lo que se planea, se mide y se le hace seguimiento, ojalá público, se puede cumplir”.

Rosario Córdoba

Presidente del Consejo Privado de Competitividad

“Para que esto no se quede en el papel, se va a hacer un seguimiento a la agenda, y se tendrán en cuenta dos criterios: el avance y el tiempo para su vencimiento”.