“Al sector ganadero le va a ir muy mal con los TLC”, señaló José Félix Lafaurie

Colprensa

“A Colombia le va a ir muy mal con el TLC con Estados Unidos y le irá peor con el de la Unión Europea”, es la lectura que hace el presidente ejecutivo de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), de los acuerdos comerciales existentes y los que se avecinan.

Problemas de infraestructura, tasa cambiaria, condiciones sanitarias y fitosanitarias, poca inversión en ciencia y tecnología y debilidad en las instituciones, son factores que hacen menos competitivo al país para afrontar los retos que se aproximan, según el análisis del presidente del gremio ganadero.

Lafaurie insiste en que los más afectados serán los 227.000 ganaderos que tienen menos de 10 animales; seguidos de los 112.000 que tienen entre 11 y 25; los 68.000 que tienen entre 25 y 50 y los 46.000 que poseen entre 51 y 100 reses. De esos productores, dice, dependen en promedio casi un millón de personas.

También hace hincapié en el desequilibrio de las cifras con Estados Unidos. Ese país tiene 93,8 millones de cabezas de ganado, Colombia tiene 24,5; el país del norte produce al año 87.885 millones de litros de leche y Colombia llega a los 6.400 millones de litros. En cuanto a los hatos lecheros, Colombia cuenta unos cuatro millones de vacas, mientras Estados Unidos tiene más de nueve millones y la UE posee 23,5 millones.

El presidente ejecutivo de Fedegán, José Félix Lafaurie, habló de sus percepciones sobre el TLC.

¿Cuál es la situación del gremio con la que reciben el TLC con Estados Unidos?
Colombia tiene ocho tratados firmados. De buena parte de esos países tenemos una amenaza muy fuerte, tanto en carne, como en leche, pero quizás el elemento crítico de todos los tratados es que no tenemos admisibilidad con ninguno de los países con los cuales ya se firmó y con los que se está en ejecución, lo cual indica que hay una clara desventaja de Colombia frente a sus competidores.

¿Qué impacto tendrá específicamente el TLC con Estados Unidos en el sector?
Muy alto y por razones múltiples. Primero, si bien las canastas fueron compensadas y los americanos tienen admisibilidad, nosotros no la tenemos. Aparte de ello, los americanos tienen una cantidad de ventajas competitivas que no poseemos y algunas son macro. Ejemplos: la tasa de cambio y la infraestructura vial, hoy en día sacar un litro de leche de cualquier finca implica unos sobrecostos muy altos, mientras ellos tienen autopistas. La tercera desventaja obedece a factores productivos, indudablemente el hato lácteo de los Estados Unidos es muchísimo más productivo que el nuestro.

Usted habla de una mayor afectación para un grupo específico de productores, ¿qué va a pasar con ellos?
Son más de 300 mil ganaderos que muy seguramente van a terminar quebrados. Es un problema social con unas dimensiones inimaginables, como ya lo reconoció el ministro de Agricultura. Creo que el gobierno tiene que empezar a pensar estrategias que disminuyan el alto impacto, desde el punto de vista social y económico. De lo contrario, la marginalidad y la pobreza en el sector rural van a ser muy altas.  

¿Tiene Fedegán alguna propuesta concreta para estos productores?
Claro. Tenemos una serie de herramientas y una serie de propuestas al Gobierno que van desde ayudas a través de Asistegan, un programa de Fedegán para impulsar la modernización de los pequeños ganaderos de Colombia, hasta la generación de nuevos escenarios de buenas prácticas, para mejorar la alimentación y la genética; claro que buena parte de eso se hace con dinero y el dinero lo tiene el Gobierno. Él sabe que Fedegán está siempre con la intención de colaborarle, para amainar el impacto que tendrá el TLC, sobre todo en sectores altamente vulnerables.

Usted dijo que en Colombia existen ventajas comparativas más no competitivas ¿qué hace falta para ser competitivos?
Múltiples cosas faltan; por ejemplo vías, más y mejor inversión en ciencia y tecnología y transferencia. Por ejemplo, en todo lo que es la institucionalidad sanitaria e inocuidad; mientras Colombia no tenga más fortalecidas y modernas entidades como el ICA, Corpoica e Invima, obviamente el sector va a estar dando tumbos. Otro tema es el de la tasa de cambio; una tasa revaluada naturalmente hace que nuestra producción pierda competitividad. En fin, creo que hay una tarea urgente y una agenda interna muy gruesa que tendremos que desplegar en el curso de los próximos años.

El ministro Juan Camilo Restrepo anunció en el Primer Foro Internacional Lechero que el ICA lo va a reestructurar “de cabo a rabo”, ¿cómo recibe esa noticia?
Magnifica, bienvenida esa reforma y en todo lo que podamos ayudar, estaremos dispuestos a hacerlo.

En cuanto al tema de infraestructura, precísenos ¿cómo afecta al sector?
En infraestructura estamos muy mal. El país tiene, tan solo en vías terciarias, más de 120 mil kilómetros. A duras penas estamos pensando hasta ahora en dobles calzadas y cuando se quiera reconstruir la infraestructura va a ser demasiado tarde. El impacto de los bienes que llegarán a puertos y de los puertos a los centros de consumo dejará en una gran paradoja la producción colombiana. Mientras llega producto externo, nuestra producción primaria, carne y leche, quedará atrapada en las fincas, porque no tienen vías terciarias para sacarla a los centros de consumo.

Usted dijo que con EE.UU. nos va a ir mal y que con la Unión Europea nos va a ir peor, ¿por qué está tan seguro de eso?
Primero, por tamaño relativo. La Unión Europea es la mayor exportadora. Por otra parte ellos reciben subsidios y ayudas internas, y eso hace su fortaleza, especialmente los que se enfocan en el sector rural y especialmente en el tema ganadero. Por consiguiente, competir contra un sistema subsidiado es complicado, más cuando la producción es especializada y altamente competitiva y aquí estamos en pañales.

¿No está siendo muy pesimista, al afirmar que con los Tratados de Libre comercio al sector le va ir muy, pero muy mal?
¡Nooo!… Revisaremos la balanza comercial dentro de un par de años.  

¿Cuáles son las perspectivas del sector ganadero?
Creo que tenemos que replantear la producción, una parte de lo que es lechería doble propósito tendrá que reconvertirse más en ganadería de carne que para leche; creo que la lechería tiene que ser especializada, para que llegue a ser altamente competitiva. Piense usted que Colombia tiene un hato de más de 7 millones de cabezas en producción y produce menos leche que un millón de vacas del Canadá; allí se produce casi el doble con menos vacas.

¿En qué va el tema de los controles fitosanitarios, específicamente con la enfermedad de las vacas locas?
El Gobierno quedó en que iba a tomar con mucha resolución el tema y que las medidas serán muy estrictas, más con las nuevas circunstancias de las ‘vacas locas’; considero que esos controles se pueden aprovechar de cara a la admisibilidad de esos productos a partir del 15 de mayo.

¿Qué concepto tiene del trabajo de la Dian para recibir el TLC?
Creo que la Dian todavía no está preparada, está muy atrasada y tendría que hacer varios esfuerzos para modernizarse.

TEMAS


Comercio - Fedegán - TLC