Alcalde Gustavo Petro tiene en ‘veremos’ la construcción de más de 200.000 viviendas

María Gladys Escobar - mescobar@larepublica.com.co

Los proyectos de vivienda, tanto de interés social (VIS) como prioritaria (VIP), en Bogotá y Cundinamarca pasan por serias dificultades. Tras el anuncio de suspensión de venta de agua en bloque para varios municipios del departamento y las políticas de desarrollo urbanístico manifestadas por el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, las construcciones planeadas en la región están frenadas.

De acuerdo con Martha Moreno, gerente de la Cámara de Construcción de Colombia (Camacol) en Bogotá y Cundinamarca, se estima que actualmente la cifra de unidades afectadas en los proyectos departamentales están alrededor de las 154.782 unidades y más de 100 mil más en la capital tanto por problemas de agua como por dificultades con el urbanismo.

La medida establecida por Petro, de suspender la venta de acueducto en bloque, es una decisión que va en contravía de la meta contemplada en el Plan Distrital de Desarrollo (PDD) vigente hasta el 2016, que plantea la construcción de 70.000 viviendas durante este periodo.

A parte de la crisis por el suministro del recurso natural, las directivas de Camacol sostienen que con el PDD aprobado por el Concejo de Bogotá surgen nuevos retos, debido a que la Administración Distrital impone nuevas obligaciones sobre el uso y costo del suelo, es decir, se realizará una trasferencia de cargas económicas que presionarán un incremento en el precio de la vivienda para el comprador final.

Sobre la inconformidad expresada por el Gremio y de las constructoras que están gestionando proyectos en zonas periféricas de Bogotá, Luis Aurelio Díaz, presidente de Oikos, considera que la decisión del alcalde es poco aceptable, debido a que la capital del país también depende del acueducto en bloque, en este caso a través de la Calera, además de que la red de aguas locales generalmente permanecen al tope, lo que indica que todos trabajan con una capacidad entre el 90% y 95%, por lo que no se podrían habilitar para proveer otras operaciones.

La ausencia de la red, que hasta el momento del pronunciamiento de Petro alimentaba a los proyectos rurales, afectará, además de Bogotá, a municipios como Soacha y Mosquera, que tiene proyectos detenidos, además de Funza, Madrid, Zipaquirá y Facatativá, que dependen de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (Eaab).

Si esta situación no se soluciona pronto en Bogotá -según Moreno- lo más probable es que no se logre reducir el déficit de vivienda en Bogotá, más si se tiene en cuenta la dinámica y crecimiento poblacional que viene presentando la ciudad.

En esa misma línea, Díaz destaca que la garantía en las metas de crecimiento en vivienda en el país están en las edificaciones de VIS y VIP que se ejecutan en las zonas periféricas. Con la falta de suministro de los bloques, se prevé una reducción de 5.000 o 7.000 proyectos que se ejecutan al año dentro del departamento.

Otra de las consecuencias del pronunciamiento será que los constructores se desmotiven y no realicen mayores inversiones debido a la inseguridad jurídica. Lo anterior no solo afectará las meta de las 100.000 viviendas del Gobierno sino también a los índices de empleo de la región, ya que según cifras de Camacol se generan 150 puestos de trabajo por cada 100 viviendas construidas.

Los constructores coinciden en que las decisiones de la Alcaldía son consecuentes con el crecimiento urbano, pero no con el de la región, que es un conjunto.

¿Habrá crisis en la meta de Bogotá Humana?
Dentro de los estudios realizados por la Cámara de Construcción de Colombia (Camacol) en Bogotá y del Dane, entre 2012 y 2015 se deberán entregar 235.000 hogares para superar el déficit de vivienda que hay en Bogotá. Sin embargo, justo en este año la cifra de Vivienda de Interés Social (VIS) y Prioritaria (VIP) continúa en ascendiendo a favor del déficit. Según estos resultados, 407 mil viviendas serían la deuda que tendría el mandato de Gustavo Petro.

Las opiniones

Martha Moreno
Gerente de Camacol Bogotá-Cundinamarca

'Los constructores no pueden asumir todos los costos de urbanismo y acometida de redes para los proyectos de vivienda' .

Luís Aurelio Díaz
Gerente del Grupo Oikos

'Si se suspende la venta en bloque se frenan las construcciones. Los acueductos locales trabajan al tope y no dan con lo que se requiere'.

Gabriel Arango
Gerente de diseño de AIA

'Es una mirada un poco miope y a corto plazo del alcalde. No se puede aceptar el crecimiento individual, si no es de todas las partes'.

TEMAS


Construcción - Gustavo Petro