Alimentos como el guineo y los limones fueron los que más subieron en marzo

Colprensa

Analistas consultados por el Banco de la República esperaban inflación de 0,38%

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

Al igual que todos todos los cinco de cada mes, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) reveló anoche el resultado de la inflación de marzo. La encuesta entre analistas que hace el Banco de la República daba cuenta de que el mercado esperaba una variación del IPC de 0,38%. Otro de los sondeos, el del Citi, ubicó el promedio de las expectativas en 0,36%.

Uno de los sectores que más inquieta a los analistas es el de alimentos, pues es uno de los que tiene más peso en la inflación y en el mes pasado, como se ve en los datos del Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (Sipsa), los fenómenos de lluvias dispararon los precios de algunos productos como el plátano guineo (+92,82%), el limón tahití y común (72,34% y 60,72%, respectivamente) y otros tubérculos y frutas.

Aunque hubo otros alimentos como el pepino cohombro (-39,18%), el tomate (-32,32%) o la habichuela (30,36%), lo cierto es que de los 36 productos que mira el Sipsa, 22 aumentaron sus precios a lo largo del mes y solo 12 tuvieron caídas.

Daniel Lombana, analista de renta fija de Acciones y Valores, explicó que una parte importante del análisis que se debe hacer en un mes como este está en revisar con detenimiento los sectores que más impulsan la inflación, que suelen ser transporte, alimentos y vivienda, ya que otros rubros como comunicaciones, que fue el que más subió en 2017, no tienen tanta ponderación en el indicador.

“Cada grupo tiene una ponderación en el total y la de comunicaciones es de 3,72% sobre eso, entonces realmente no impacta mucho el Índice de Precios del Consumidor”, explicó Lombana.

Según el analista, ese rubro, a pesar de presentar una variación alta, no es significativo. Frente a los alimentos, Lombana explicó que es en casos de cambios ambientales drásticos, como el del fenómeno de El Niño o La Niña, cuando se perciben alzas importantes en los precios, y que en este momento, ese sector está creciendo por debajo de lo que lo hace el IPC, lo que hace que no sea un factor inflacionario.

“Ahora lo que está pasando es un proceso contrario, el rubro total de alimentos está creciendo por debajo del rango meta del Banco de la República por lo que la variación de los alimentos no afecta la inflación al alza, sino que hacen que la convergencia hacia el rango meta sea más lenta”, dijo.

Finalmente, Jorge Restrepo, director del Cerac explicó que una de las características de la inflación de marzo es que suele ser más baja en relación con la de otros meses, por lo que no pesa en las cuentas anuales.

“Los meses de marzo no suelen ser de inflación alta, casi siempre es de los meses con la inflación más baja. Lo que es importante es comparar si las expectativas están sobreestimando el efecto que pueda tener un buen resultado en este mes porque el año pasado fue relativamente bueno. Yo no diría que marzo es un mes tan importante para la inflación” sostuvo Restrepo.

Bogotá pesa casi un tercio en el cálculo del IPC
Para el caso de la inflación por ciudades, el peso que tiene cada una en la inflación es algo que también resaltan los analistas. En el mes de marzo del año pasado, la inflación más alta la registró Santa Marta, que estuvo en 1%, tras ella estaban Valledupar, con 0, 89%; Florencia, con 0,85%; y Quibdó, con 0,83%.

Aunque el IPC de Bogotá para marzo de 2017 fue de 0,58%, los analistas explican que impactó significativamente las cuentas nacionales, pues según explicaron pesa cerca de un tercio del cálculo del Índice de Precios del Consumidor (IPC).

TEMAS


Agro - IPC - Inflación - Alimentación - Dane