Aún no hay plan B para sustituir la oferta de energía de la represa de Hidroituango

EPM

Juan Pablo Vega B. - jvega@larepublica.com.co

La crisis que vive Empresas Públicas de Medellín (EPM) por cuenta de las dificultades en Hidroituango, no solo es un problema ambiental que puede afectar a las más de 120.000 personas que habitan en los cinco municipios debajo de la presa, sino que pone en riesgo las proyecciones del sector energético, que daban por hecho la construcción de esta megaobra desde hace al menos cinco años, y además, aún no hay un plan B para sustituir esta oferta.

La construcción de esta planta estaba pactada desde 2010 y desde al menos 2013 su capacidad de generación instalada de 2.400 megavatios (MW) se ingresó en los cálculos de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), con lo que se dio por hecho su entrada en 2018.

Ahora, con las dificultades que han atenuado la crisis del proyecto expertos del sector energético advirtieron a LR que “todas las proyecciones estaban bajo el supuesto de que Hidroituango entraba en operación”, hecho que parece más distante por los problemas de evacuación en el cuarto de máquinas.

Así las cosas, la tarea que tienen en adelante las entidades regulatorias como la Upme, XM, la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) o el Centro Nacional de Operación (CNO) es ejecutar nuevas proyecciones que incluyan el atraso en la entrada en operación de Hidroituango. Además, se deberá establecer cómo se supliría esa oferta de energía.

El presidente de Andeg, Alejandro Castañeda, aseguró que luego de controlar la emergencia, la empresa tendrá que “revisar el cronograma y ver cuándo se puede reanudar.

“Desde el punto de vista del sistema no hay problemas hasta 2022. Hasta esa fecha está disponible la energía del país para situaciones críticas, por lo que hasta ese periodo no haría falta Hidroituango. Más allá de eso, si no entra el proyecto, el Gobierno debe evaluar cómo aportar más energía a Colombia”, manifestó.

LOS CONTRASTES

  • Jorge Londoño de la cuestaGerente General de EPM

    “Si se diera un rompimiento de la presa el volumen de caudal es significativo y habría que evacuar a las cabeceras y los bordes de los municipios. Son cerca de 120.000 personas”.


  • Martha AguilarDirectora de la Asociación Colombiana de Comercializadores de Energía

    “Estamos seguros de que EPM está tratando de solucionar la tragedia de la mejor forma y de evitar incidentes mayores, pero el impacto se verá después de la situación”.

“La Creg debería hacer nuevas subastas para la energía firme que dejaría de aportar Hidroituango, pero todo depende de la fecha oficial que informe EPM”, indicó.

De igual manera, y en caso de darse una situación de estrés del sistema energético, como fue el fenómeno de El Niño de 2016, esta fuente del sector aseguró que “habrá que respaldarse con las plantas térmicas, pero hay que saber cuál es el retraso para conocer cuántas plantas y qué generación hay que tener lista”.

Por lo pronto, Jorge Londoño, gerente de EPM, tiene como prioridad el control de la emergencia, para evitar que haya cualquier tipo de rompimiento en la presa, que sería “el peor escenario” que se podría dar.

“Estamos ordenando todo el plan de emergencia que está dentro del plan de contingencia, en caso de que haya alarma roja final”, indicó Londoño a medios este jueves.

TEMAS


Hidroituango - EPM - Energía - XM - Creg - Emergencia ambiental