El Banco de la República todavía no llega a un acuerdo laboral con el sindicato

Finalizó la etapa de arreglo directo de negociación del conflicto entre el Emisor y Anebre.

Noelia Cigüenza Riaño - nciguenza@larepublica.com.co

La etapa de arreglo directo en la negociación del conflicto laboral entre el Banco de la República y su sindicato, Anebre, venció el pasado martes, lo que deja en veremos el pliego de peticiones que presentó el pasado 31 de octubre la organización sindical para modificar la Convención Colectiva de Trabajo que rige entre las partes desde hace más de dos décadas. Sin un acuerdo a la vista, las directivas del Banco analizan cuál será el siguiente paso en esta discordia.

“En dicha jornada (la del 22 de mayo) no se logró llegar a un acuerdo, a pesar de las diversas ofertas que realizó el Banco, las cuales han sido desestimadas por el sindicato (…) El Emisor lamenta no haber podido llegar a una solución negociada”, reza el comunicado oficial de la entidad.

Entre las 11 cláusulas del pliego de peticiones de los agremiados de Anebre, sindicato que concentra más de 50% de los empleados del Banco, destacan algunas como la de distribuir de manera equitativa 10% de las utilidades del Emisor entre sus empleados; conceder a los trabajadores que no posean una vivienda propia un subsidio de 300 salarios mínimos (Smmlv); o el costeo de programas de recreación familiar.

Del lado del Emisor, de acuerdo con una comunicación conocida por LR, se ofreció (sin ser aceptado) préstamo de vivienda rotativo, crédito convencional de liquidez a tasas por debajo del mercado, bonificación anual con carácter salarial, bonificación por retiro para trabajadores con más de 25 años de servicio, exoneración del reintegro proporcional de los auxilios convencionales pagados al empleado que fallezca o que se retire con más de 25 años de servicio, y se hacía la solicitud de modificar el porcentaje de ajuste por ascenso vigente.

Una de las diferencias entre las partes radicaba en que el sindicato no reconocía el derecho del Banco a denunciar la Convención y, según le manifestaron fuentes cercanas a LR, exigía que en la negociación solo se trate los temas de su pliego de peticiones. Actualmente, estas diferencias todavía están por definirse por el Ministerio de Trabajo y el Consejo de Estado.

Según Iván Daniel Jaramillo, miembro del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, finalizada la etapa de arreglo directo (aquella en la que se busca que las partes logren de mutuo acuerdo resolver sus diferencias) en los conflictos colectivos del trabajo que se presentan en los servicios públicos se da generalmente paso a un Tribunal de Arbitramento Obligatorio.

“Se trata de un mecanismo que ayuda a resolver un conflicto colectivo de trabajo y obliga a las partes a nombrar un árbitro y un tercero que ayude a resolver el problema”, explicó.

LOS CONTRASTES

  • Iván JaramilloMiembro del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario

    “Una vez agotada la etapa de arreglo directo en la cual no es posible llegar a un acuerdo entre las partes, lo normal es convocar un Tribunal de Arbitramento Obligatorio”


  • Juan José EchavarríaGerente del Banco de la República

    “El sindicato tiene un nuevo pliego de peticiones. Queremos firmar un nuevo contrato de relaciones con los trabajadores del Banco de la República”.

Pase lo que pase las peticiones de Anebre deberían ser tenidas en cuenta por el Emisor, pues podrían representar un desequilibrio que pondría contra las cuerdas la buena salud financiera de la entidad, que volvió a generar utilidades en 2016 tras varios años.

Cabe mencionar que las protestas llevadas a cabo por Anebre no solo quieren generar acercamientos para establecer condiciones de negociación del pliego, sino que también buscan mitigar los efectos que tienen las decisiones del Emisor en la economía o reivindicar las distribuciones salariales desiguales de la entidad. Para conocer estos reclamos, LR contactó con diversos trabajadores del sindicato. Sin embargo, al cierre de esta edición todavía no se había obtenido respuesta.

El Banco cierra sus espacios culturales
Según un comunicado oficial del Banco de la República, este miércoles la entidad se vio obligada a cerrar al público sus espacios y servicios culturales de Bogotá debido a que el sindicato del Emisor invadió un día antes las instalaciones del Museo del Oro de la capital.

“Dada la responsabilidad del Banco de velar por el bienestar de sus usuarios y trabajadores y de proteger el patrimonio cultural que aquí se conserva, se vio obligado a cerrar las puertas de estos servicios”, aseguró la entidad en su informe.

TEMAS


Banco de la República - Emisor - Sindicato - Laboral