Camacero advierte por contrabando que viene desde Venezuela

Pierre Ancines / LR

Están entrando unas 30.000 toneladas irregulares por la frontera con Cúcuta

Mario Chaves Restrepo - mchaves@larepublica.com.co

Las últimas semanas no han sido fáciles para los empresarios del acero. Primero, el presidente Trump anunció que pondría aranceles a este material, y ahora, el director de Camacero, Andrés Ramírez, denuncia el contrabando venezolano.

¿Cómo está el mercado colombiano del acero?
Colombia consumió 3,5 millones de toneladas el año pasado, 100.000 toneladas menos que en 2016; de esas, unas 2,2 millones se tuvieron que importar.

¿Por qué se importa?
Para producir el acero que necesita Colombia, hay que construir más plantas, la capacidad instalada es de 1,8 millones de toneladas; se necesitan más de 1 millón de toneladas de chatarra, pero no la hay, Colombia no tiene la cultura de chatarrización.

¿De qué países se importa?
Entre 550.000 toneladas y 600.000 toneladas vienen de China. Le siguen Japón, Brasil, México y Corea del Sur.

¿Hay contrabando?
Hay contrabando de acero venezolano, que es contrabando por extracción. El contrabandista llega a la frontera, aprovecha el desorden institucional, compra el acero, que en Venezuela es un producto subsidiado, estratégico. Esta tonelada de laminado en caliente, HRC por sus siglas en ingles, la compran en US$110.

¿Cuánto vale normalmente?
Cuando entra legal por puerto en Barranquilla vale US$700. Pero cuando ellos la compran y entra por Cúcuta, después de coimas, vale US$400.

¿Cómo entra?
Ese es un contrabando que no pasa por trochas, pasa por tractomulas, con papeles, como si nada. La cosa es que el contrabandista no reembolsa las divisas que se ganó a través del Emisor.

¿A dónde va ese material?
Ese acero no queda en Cúcuta, va para Barranquilla y Bogotá. Entonces llega al Ricaurte y se vende el kilo entre $1.650 y $1.750, cuando cuesta generalmente entre $2.050 y $2.100.

¿Cuánto se está contrabandeando?
Unas 30.000 toneladas.

¿Qué están haciendo?
Ya estamos trabajando con la Dian y con la Polfa, y la idea es vigilar a las empresas que están importando ese acero, pero muchas de ellas ya ni existen. El tema es realmente para el cliente final, que no lo compre.

¿Venezuela normalmente cuánto nos exporta?
Venezuela tiene en este momento cerradas las exportaciones de acero, solo en casos puntuales hay un permiso.

¿Hay riesgo con este acero?
No cumple la norma de sismorresistencia, es un peligro. Desangra la economía, no paga impuestos, no genera empleos, es producto de la ilegalidad: desde su origen hasta donde lo venden.

¿Es la primera vez que pasa?
Ya había pasado en 2014, cayó en 2015 y se reactivó en 2017 por el alto precio del acero.

¿Cómo los afectan los aranceles de Trump?
Son el mejor chivo expiatorio para renegociar sus acuerdos comerciales. No es una industria que aporte mucho, pero es emblemática. Ahora, ¿qué va a pasar con el precio?, es difícil saberlo; pero mientras las materias primas, como el mineral de hierro, la chatarra y el carbón coquizable, estén altos, el acero va a estar alto. Por eso la medida es ruido. comerciales.

¿Qué proyectan para 2018?
El acero viene de un año malo, y este año depende en gran medida de quién quede presidente, porque hay candidatos con más propuestas de infraestructura que otros. En el primer trimestre, el sector se reactivó, los empresarios están más optimistas, pero mientras pasan las elecciones, veo un 2018 muy parecido al de 2017 en consumo, producción e importaciones.

TEMAS


Camacero - Contrabando - Venezuela - Aranceles