Cambio de rumbo apunta a mejorar empleo y consumo

Andrea Carranza Garzón - acarranza@larepublica.com.co

Después de que la economía recorrió un vuelo alto en 2011 con un crecimiento de 5,9% en el Producto Interno Bruto (PIB), su camino se llenó de turbulencias y empezó a ir en descenso durante el primer semestre de 2012.

Con el fin de darle un cambio de rumbo y darle soporte a la creación del empleo, el Banco de la República decidió empezar un ciclo más expansivo, al recortar su tasa de interés a 5%.

Ayer, en su séptima reunión ordinaria del año, el Emisor decidió recortar su tasa de manera unánime después de haberla mantenido por cuatro meses en 5,25%. Su gerente general, José Darío Uribe, dijo que esta medida va en la dirección de 'alcanzar el máximo crecimiento del empleo y de la producción, coherente con el logro de las metas de inflación'. Lo cierto es que los efectos del panorama internacional son fuente de preocupación del Banco, el cual redujo su pronóstico de crecimiento del PIB para este año a un rango entre 3% y 5% de uno de 4% a 6%.

La menor velocidad era esperada en el primer trimestre de este año e incluso fue llamada por algunos analistas como una desaceleración 'saludable'. En cierta manera eso era lo que buscaba el Banco de la República cuando empezó a aumentar su tasa de interés en febrero del año pasado, para frenar el acelerado crecimiento del crédito de consumo y para anticiparse a un posible recalentamiento de la economía.

La política monetaria estaba teniendo sus consecuencias. Pero además de los efectos esperados por parte de la turbulencia internacional, los problemas técnicos internos se empezaron a intensificar y entonces el recorrido ya no empezó a ser tan agradable.

El PIB del primer trimestre de este año creció 4,7%, frente al 6,1% que se registró en el periodo inmediatamente anterior. La inversión pasó de crecer 14,2% anual en los últimos tres meses de 2011 a 8,3% en los de 2012. Las obras civiles cayeron 8,1% y el consumo de los hogares también mostró caídas, al pasar de una expansión de 6,1% a 5,9%. A pesar del descenso, este último indicador continuó creciendo a una tasa superior a su promedio desde 2000.

El Gobierno afirmó que el crecimiento en este primer periodo fue de 'prosperidad para todos', pero para el segundo periodo el tiempo empezó a nublarse. Un primer problema técnico fue la producción industrial, la cual tuvo una caída por tercera vez consecutiva en mayo. El presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas, afirmó que el daño en la demanda ya estaba hecho. Otro de los factores que preocupa a Villegas es el daño en la demanda interna, uno de los motores del crecimiento colombiano. De acuerdo con la encuesta, las ventas hacia el mercado interno crecieron tan solo 2,3%, y para el dirigente de esto se puede deducir que la demanda nacional está afectada por el costo de capital.

A esto se sumó que el menor crecimiento en las exportaciones e importaciones. Otro aspecto a tener en cuenta es la confianza del consumidor, medida por Fedesarrollo, que ha venido cayendo desde febrero. Con todo esto, las estimaciones sobre el crecimiento total para 2012 empezaron a desinflarse, por eso el Banco decidió reducir su pronóstico de 2012 el cual dejó similar cifra para el año 2013. El ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, indicó que el PIB crecerá entre 4,5% y 4,8% este año. Afirmó que con esta medida se busca darle impulso a la creación del empleo para que siga animando el consumo de los hogares. El horizonte luce entonces complejo y está lleno de incertidumbre. La restricción de la economía colombiana por cuenta de la menor demanda externa y menores precios internacionales de los principales productos básicos se seguirá viendo en los próximos trimestres, según la autoridad monetaria. Ante la situación hay miembros de la Junta que propusieron una reducción mayor a la finalmente adoptada, por lo que podría esperarse que continúe este cambio en el rumbo de la política monetaria.

Sigue el programa de compra de divisas

La Junta Directiva del Banco de la República decidió mantener su programa de compra de divisas de al menos US$20 millones diarios hasta el dos de noviembre de 2011. A pesar de los llamados del Gobierno y del empresariado para aumentar las reservas internacionales con el fin de hacerle frente a la revaluación, el Emisor optó por seguir con su política cambiaria. El ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, afirmó que esta decisión no fue unánime, ya que explicó que varios miembros de la Junta, en particular él, deseaban incrementar el monto. Según un reporte de Fedesarrollo una de las consecuencias de la apreciación cambiaria recae sobre los costos laborales. 'Este es probablemente uno de los factores que explica que la tasa de desempleo se mantenga en niveles de dos dígitos y haya aumentado la proporción de trabajadores informales, pese al alto ritmo de crecimiento de la economía'.

Las opiniones

José Darío Uribe

Gerente general del Banco de la República

“Ahora hay un cambio en la dirección. El impacto sobre el comportamiento de la demanda toma varios trimestres en darse, pero la señal es fuerte en el cambio en la dirección en la postura de la política monetaria”.

Leonardo Villar

Director ejecutivo de Fedesarrollo

“Hay una desaceleración, pero la perspectiva del PIB de 2012 de Fedesarrollo es que crezca 4,4%, parecido al crecimiento de los últimos 10 años. Si se ratifica la desaceleración, el Emisor actuará con políticas monetarias expansivas”.

Sergio Clavijo

Presidente de Anif

“El tema de las reservas me parece de menor calado. El problema no está en el manejo del Banco sino en el manejo que hace el Gobierno de sus divisas. La presión proviene por parte de Ecopetrol, que ha traído divisas adicionales”.

TEMAS


Bancos - Empleo