Científicos presentaron manifiesto por la ciencia, la educación y el ambiente

En total, 342 instituciones contaban con información de inversión en Acti hasta 2016

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

En enero de este año, el Hotel Sochagota de Paipa sirvió como escenario para congregar a 31 científicos de diferentes disciplinas para discutir en torno a cuatro temas: ciencia y tecnología, medio ambiente, educación y regalías.

Durante el encuentro, organizado por la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (Accefyn), permitió a los académicos reflexionar sobre las oportunidades que tiene Colombia para desarrollarse a partir de la ciencia, por lo que se decidió elaborar un manifiesto sobre cómo lograr que la ciencia, la tecnología y la innovación se conviertan en una parte fundamental las estructuras de desarrollo económico y social del país, pensando en el mejoramiento de la calidad de vida de los colombianos.

Para ello, se definió un listado de desafíos sobre los cuales trabajar enmarcados en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) propuestos por las Naciones Unidas para el año 2030. Con eso, se articulan los cuatro ejes en los que se centra el manifiesto, pues según el documento de la comunidad científica “el futuro está en la ciencia”, pero sin educación, es imposible llevar este desarrollo a cabo.

Así mismo, el medio ambiente tiene un rol fundamental para los científicos, pues un punto fundamental del desarrollo viene ligado con la conservación y el cuidado del planeta.

En este sentido, los científicos condensaron su propuesta en tres grandes recomendaciones: se necesita contar con sólidas instituciones, se debe aumentar la inversión pública y privada en educación, ciencia, tecnología e innovación, y se necesitan mejores procesos de seguimiento, control y evaluación a los programas de gobierno. Pero para lograr esto, se debe ir más allá.

Los cambios para el sistema
Frente al primer componente, la crítica que hacen los científicos parte con la exposición de que el país carece tanto de un sistema estructurado, como de una política nacional de ciencia, tecnología e innovación (CTI) que incluya a todos los actores y establezca mecanismos para que se articulen la política educativa, la industrial, y la de ciencia y tecnología.

Así mismo, hacen una crítica al papel de Colciencias, sobre el cual consideran que su liderazgo es pobre, y critican enfáticamente la financiación al campo, pues en el país, solo se destina a 2% del PIB a labores de investigación y desarrollo, y 0,65% en actividades de ciencia y tecnología.

Así las cosas, el manifiesto presentó 13 propuestas relativas a este aspecto, consistentes en mayor autonomía para el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología; trabajo conjunto entre el Estado, el sector productivo y la comunidad científica y la petición para la creación de un Consejo Nacional de Ciencia Tecnología e Innovación, para el cual solicitaron autonomía en decisiones como máxima autoridad del sistema y no solo como un órgano asesor.

Otra de estas propuestas es la de elevar a Colciencias a ser la Secretaría Técnica de este Consejo, de modo que esta sea la entidad que administre los recursos de los diferentes fondos para la ciencia que existen en la Nación. Para poder asegurar la autonomía, la estabilidad de las políticas y el carácter técnico de la dirección del sistema propuestos por los científicos, también buscan que los miembros de este Consejo sean nombrados por Presidencia.

Frente a la financiación del sistema, la comunidad científica no solo propuso fortalecer los diferentes fondos, sino que indicó que, frente a la asignación de recursos del Sistema General de Regalías para la Ciencia y Tecnología, los científicos congregados por la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, pidieron la creación de un mecanismo encabezado por Colciencias, pero con convocatorias y con un foco en inversión territorial y por proyectos, los cuales puedan ser presentados por las entidades territoriales y también por Colciencias.

Para Eduardo Posada, director del Centro Internacional de Física, “la creación de ese 10% de las regalías para ciencia y tecnología es una muy buena iniciativa”, pues el directivo afirma que “es la primera vez que se puede contar con unos recursos estables para el sistema más o menos para el largo plazo, pero eso no quiere decir que la inversión sea muy alta, representa cerca del 1,13% del PIB”.

Aunque está el dinero, los recursos para regalías han sufrido varios cambios en la última década, lo que genera inestabilidad. En 2011 se modificó la Constitución permitiendo que 10% de estas fueran destinadas para ciencia, tecnología e innovación (CTI). Al año siguiente el Departamento Nacional de Planeación presentó ante el Congreso un proyecto de ley para reglamentar aspectos relacionados con presentación de proyectos, selección, contratación, ejecución, seguimiento, control y cierre.

En el lustro que comprende el lapso 2013-2017, las instituciones del sistema nacional de CTI formularon proyectos para ser financiados por el Sistema General de Regalías (SGR), sin el éxito esperado, y finalmente en 2017 el Gobierno solicitó al Congreso autorizar el uso de recursos no asignados para destinarlos, por una sola vez, a la construcción de vías terciaria. Este otorgó la autorización y precisó que los proyectos de CTI deben ser ejecutados por la misma entidad que los presenta.

En este año, el Ministerio de Hacienda presentó un proyecto de Ley para modificar la asignación de recursos a través del Fondo de Ciencia y Tecnología.  Posada agrega que “en los 4 o 5 años que lleva el proyecto ha habido dificultades en el sistema de ejecución. Los investigadores han sido reacios a presentar proyectos en ciencia y tecnología, por eso al final del año pasado había un remanente para utilizar del cual el gobierno hizo uso para construir caminos en las zonas de posconflicto”.

LOS CONTRASTES

  • Horacio TorresSecretario de la Accefyn

    ”Es fundamental que cuando se hable de productividad se relacione que los productos y servicios están fundados en tecnología y ciencia”.


  • Eduardo PosadaDirector del Centro Internacional de Física

    “La creación de ese 10% de las regalías para ciencia y tecnología es una muy buena iniciativa, se puede contar con unos recursos estables”.

Preservar el medio ambiente, la clave del desarrollo
De acuerdo con la comunidad científica, la preservación del medio ambiente es otro punto fundamental dentro de la política de desarrollo territorial y su sostenibilidad. Por ello, los científicos expusieron dentro de su manifiesto la necesidad de efectuar acciones para un manejo integral del agua y del territorio, la preservación de la biodiversidad, y la necesidad de una gestión ambiental efectiva frente a la ocupación del espacio y el ordenamiento territorial. También se refirieron a la necesidad de hacer una transición energética.

TEMAS


Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales - Regalías - Colciencias - Presupuesto General