Ciudadanos exigen más seguridad y mejor salud

Andrea Carranza Garzón - acarranza@larepublica.com.co

Como el viernes 20 de julio de 1810, una romería ha alzado su voz en contra de los problemas sociales en los que está sumido el país. Colombianos han llegado hasta las plazas de las ciudades para lanzar su “grito de independencia”, tal como lo hicieron sus ancestros hace ya 202 años.

Desde el sábado pasado indígenas y campesinos del Putumayo iniciaron la “marcha por la vida, el territorio, la soberanía y la dignidad” hacia la capital del departamento, Mocoa, a la cual llegaron el jueves. Las voces de cerca de 7.000 personas rechazaron la explotación de recursos naturales y las fumigaciones aéreas en sus tierras.

Uno de los “floreros de Llorente” fue la complicada situación de orden público que está viviendo el Cauca, en la que los indígenas rechazan la presencia de la fuerza pública y de las Farc y piden que se retiren de sus territorios.

De acuerdo con el movimiento político Marcha Patriótica, lo sucedido en este departamento “es la manifestación de una bomba de tiempo provocada por la testaruda política de guerra de los distintos gobernantes”.

La seguridad y el manejo del conflicto han puesto en la cuerda floja al Gobierno del presidente Juan Manuel Santos en estos últimos meses. La agudización de estos problemas se ha visto reflejada en la imagen que tienen los colombianos del mandatario y en la forma como aquellos aprueban la gestión en estos aspectos.

Según la última encuesta de Gallup, 75 de cada 100 ciudadanos desaprueban el manejo que se le da a la inseguridad, y 69 no están de acuerdo con la forma como se está manejando el problema de la guerrilla. El propio sector productivo, en representación del presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas, señaló la ausencia de políticas para mejorar la seguridad en la agenda de competitividad que lanzó Santos la semana pasada.

A esto se le suma la crisis de la salud. El sistema colapsó y ciudadanos, representantes, gremios y organizaciones sindicales decidieron salir a las calles a pedir con pancartas y gritos una “cirugía” a la Ley 100.

El jueves pasado partió desde el Parque Nacional en Bogotá la “marcha blanca”, convocada por la Secretaría de Salud, hasta la Plaza Simón Bolívar, en la que cientos de ciudadanos exigieron un sistema con calidad, igualdad y oportunidad y una reforma estructural en la que participen todos los actores involucrados. Así mismo, marcharon en otras 18 capitales del país.

La movilización de la Marcha Patriótica se hará con el fin de realizar la consolidación del movilización. Entre el jueves y el domingo se espera conformar consejos patrióticos departamentales y regionales, en los que se discuten la actual crisis social. Se estima que las mayores concentraciones estén en el Norte de Santander, en el Guaviare, en el Meta, en Popayán y en la región Caribe, y en general abarque 21 capitales del país y se congreguen 150.0000 personas hasta el domingo. Su bandera: una solución política al conflicto interno.

Julio Roberto Gómez, presidente de la Confederación General de Trabajadores (CGT), afirmó que la lección que debe sacar el presidente Santos es que los problemas se deben solucionar de manera concertada con todos los actores. “Estas marchas pusieron en evidencia el fracaso de la Ley 100”, dijo el dirigente gremial y agregó que una muestra de esto es la venta que se va a hacer de clínicas y propiedades de SaludCoop por $850.000 millones y que generará el despido inicial de 20.000 trabajadores. Uno de los gritos de independencia que lanza Gómez es en contra del Congreso, al que calificó de “peligro público”. En su opinión, la fallida reforma a la justicia fue otro lo de los floreros de Llorente que desató las manifestaciones.

Huelga en una de las operaciones de Glencore

Carbones de La Jagua S. A., parte de la operación conjunta que desarrolla la mina La Jagua, una de las operaciones de Glencore Internacional PLC, anunció que sus empleados afiliados al sindicato Sintramienergética, decidieron iniciar una huelga después de 49 días de conversaciones en los que “no fue posible llegar a un acuerdo, debido a la posición inflexible y a las peticiones excesivas que mantuvo el sindicato durante el tiempo de negociación colectiva”. Esta es responsable por 429 empleados.

Las opiniones

Julio Roberto Gómez

Presidente de la Confederación General de Trabajadores (CGT)

“Tengo ganas de un grito de independencia en contra de un Congreso corrupto, que es un peligro para la sociedad. Estamos en la tarea de recaudar firmas para la revocatoria”.

Andrés Gil

Miembro de la Organización Campesina del Valle del Río Cimitarra

“Estudiaremos la actual crisis económica y social del país e impulsaremos la agenda de la paz. Podría haber un paro nacional en octubre teniendo en cuenta toda la situación”.

 

TEMAS


Salud