“Colombia mantendrá un dinamismo superior al de la Ocde y América Latina”

Economista jefe para Latinoamérica del Centro de Desarrollo de la Ocde. WEF

Ángel Melguizo, jefe para Latinoamérica del Centro de Desarrollo de la Ocde, explicó que el organismo será un socio estratégico

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

El ingreso de Colombia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) es, tal vez, el último logro económico del presidente Juan Manuel Santos. El economista jefe para Latinoamérica del Centro de Desarrollo de la entidad, Ángel Melguizo, explicó los beneficios y retos a los que se enfrenta el país con su adhesión.

¿Qué oportunidades se abren con la entrada a la Ocde?
El proceso de acceso ya ha producido beneficios. El intercambio internacional de información tributaria limita la evasión y evitará que quien que paga impuestos pague demasiado. Una regulación financiera independiente facilitará el financiamiento del emprendimiento y del consumo de los colombianos. Una composición más profesional de las empresas públicas anticipa mejor gestión y un sistema de inspección laboral más fuerte mejora la calidad de los empleos.

¿Cuánto podría aumentar el crecimiento económico?
El impacto sobre el crecimiento económico y sobre la inclusión social en Colombia depende de las políticas que el país decida implementar. Los análisis técnicos muestran que los países de la organización lograron convertirse en economías de alto ingreso en unos 30 años. En contraste, la mayoría de economías latinoamericanas llevan unas seis décadas en este rango, debido a la debilidad de la productividad.

Por tanto, la Ocde va a ser un socio estratégico de Colombia en su camino a ser una economía de alto ingreso y mayor movilidad social.

¿Qué puede aprender Colombia de la Ocde?
La Ocde provee estadísticas, análisis y foros de discusión, así como recomendaciones y estándares sobre diseño e implementación de políticas públicas en educación, empleo, protección social, emprendimiento, medioambiente, finanzas, gobernanza, innovación, impuestos, agricultura, energía, transporte y desarrollo.

Acceder a esta información y poder compartir con otros países retos, soluciones y errores a evitar contribuirá a mejorar las políticas colombianas para mejorar vidas.

El último informe de la Ocde redujo la perspectiva de crecimiento de Colombia para 2018 a 2,7% ¿A qué se debió esto?
Las últimas proyecciones elaboradas por el Departamento de Economía de la Ocde anticipan que Colombia crezca 2,7% en 2018 y 3,2% en 2019. Más allá de la revisión de unas décimas, lo importante es que Colombia mantendrá un dinamismo superior al promedio de América Latina y al promedio de la Ocde (que crecerán entre 2% y 2,5% en este bienio).

Para la Ocde el país necesita más inversión social, ¿cuáles son las prioridades?
Colombia, al igual que Latinoamérica, debe gastar mejor. Ello exige seguir avanzando en la agenda de transparencia y lucha contra la corrupción, repensar las instituciones. El nivel de desarrollo de Colombia permite y exige pensar en políticas sociales de última generación. Hay que seguir priorizando a aquellos colombianos que aún hoy están en situación de pobreza. Pero también este gasto social debe ser cada vez más activador, priorizar los incentivos, y llegar a la nueva clase media. Vemos necesidad de fortalecer su situación fomentando la formalidad.

¿Qué necesita Colombia para ser más competitivo e inclusivo?
La idea de que primero hay que crecer, y luego compensar las desigualdades económicas y sociales es errónea. Competitividad y equidad van de la mano. Siendo más específicos, los análisis de competitividad y crecimiento coinciden en resaltar como prioridades la inversión en infraestructura e innovación, avanzar hacia un sistema tributario suficiente, eficiente y equitativo, desarrollar el sistema financiero y fortalecer la gobernanza.

En materia tributaria, ¿es necesaria otra reforma?
Según las estadísticas tributarias que la Ocde elabora con el BID, Cepal y Ciat, en Colombia, la recaudación tributaria se elevó a 19,8% del PIB, frente al 22,7% en América Latina y 34,3% de la Ocde. La experiencia en los países de la Ocde que lograron evadir la trampa del ingreso medio muestra que un músculo tributario fuerte, siempre combinado con instituciones sólidas, permite que el financiamiento de políticas clave en educación o infraestructuras se vea menos afectado por las fluctuaciones de las materias primas.

La Ocde brinda un marco de asesoría ¿hasta qué punto interfiere esto con la flexibilidad regulatoria de los países?
Dentro de los 37 países miembros hay una gran variedad en todas las políticas mencionadas. Como institución para favorecer las reformas, la Ocde aspira a ser un socio para el desarrollo, siempre apoyando las preferencias de políticas e instituciones de los gobiernos y sus ciudadanos.

TEMAS


OCDE - Comercio - Colombia - América Latina - Desarrollo - Sostenibilidad - Inversión - Crecimiento