Colombia, proveedor de seguridad alimentaria

Estudios globales aseguran que a futuro la comida empezará a escasear, pues la población mundial está en constante crecimiento, y se calcula que al 2050 habrán 3.000 millones de personas más, mientras que algunos recursos vitales para la agricultura como el agua se reducirán.

Las principales razones para que la seguridad alimentaria esté en riesgo son la escasez de agua, la degradación de los suelos, el cambio climático, la explosión demográfica y las epidemias o plagas en los cultivos.

En el caso de la escasez de agua, en Colombia, la hidrografía es una de las más ricas del mundo, aunque ha sufrido grandes pérdidas a través de los años, pues se calcula que cada seis meses desaparece un río colombiano; por lo tanto, si se cuidan y se conservan los recursos evitando la deforestación, la producción agroindustrial podrá abastecer, no solamente las necesidades del país, sino colaborar con la seguridad alimentaria del mundo.

Unas 4 millones de hectáreas en Colombia están dedicadas a la agricultura alimentaria, y 43 millones de hectáreas están dedicadas a la ganadería extensiva, pero tan sólo hay 25 millones de cabezas de ganado en ellas.

Esto causa un desaprovechamiento del espacio cultivable que hay que solucionar.

La ubicación estratégica de Colombia en la franja ecuatorial ayuda en el tema de la degradación del suelo y también en los problemas del cambio climático, pues aunque los efectos del Niño y la Niña han causado grandes pérdidas en el sector agroindustrial, el clima tropical del que goza el país es propicio para la producción de una gran variedad de cultivos.

Colombia es un potencial abastecedor de seguridad alimentaria; sin embargo, es necesario ampliar el territorio cultivable y una mayor inversión que fomente la investigación para vencer las plagas y enfermedades que atacan los cultivos.

 

TEMAS


Colombia