‘Con los tratados de libre comercio estamos llamados a desaparecer’

Salud Hernández-Mora

Es la crónica de una ruina anunciada. El TLC con Estados Unidos les clavará unas banderillas y el firmado con la Unión Europea, que puede entrar en vigor este año, les dará la estocada final.

Por tanto, si el gobierno no lo remedia y parece que no lo hará, unas 400.000 familias que dependen de la venta diaria de leche fresca para su subsistencia, se empobrecerán aún más.

No son los únicos del sector en alto riesgo, también los medianos productores están en peligro de extinción. Pero, en honor a la verdad, no todos los males hay que achacárselos al TLC.

También las marrullerías locales inciden en el desastre. Carlos Stiefken, Presidente de Holstein, nos lo cuenta.

¿Quiénes están de luto en su sector por el TLC?
Los grandes damnificados van a ser, en primer lugar, la lechería especializada porque es la que tiene mayores costes de producción, los de Holstein, los de climas fríos, Cundinamarca, Boyacá, Antioquia, Nariño. Hay hatos de mucha antigüedad, de mucho trabajo, de años de selección que pueden desaparecer. Las fincas que tiene poblaciones de vacas de doscientas en adelante tienen mayores formas de sobrevivir, pero los medianos y pequeños, incluyéndome a mí, estamos llamados a desaparecer.

¿Puede ser una catástrofe similar al de la apertura de Gaviria?
Sí. Los que más preocupan son los campesinos pequeños que tienen tres, cinco vacas, los que hacen quesos, los que tienen su supervivencia en la vaquita de leche que da la plata semanal para el mercado, la que sostiene para cultivar su parcelita, porque tienen que vender a cualquier precio y de pronto llega un momento en que ni les recogen. Con el queso va a ser casi peor que la leche, tanto por este TLC como el que firmamos con Europa.

¿Así que sus males no acaban con el TLC de los gringos?
Con Europa es peor, fue una negociación infame. Mientras todos los países cuidan su sector alimentario para autoabastecerse, Europa subvenciona a sus agricultores y ganaderos, aquí es al contrario, nos castigan, además de la inseguridad y falta de infraestructura en las zonas apartadas.

Pero se oyen voces que indican que ustedes no se pusieron las pilas
¿Qué pilas? Eso lo dice la gente en la ciudad que no tiene ni idea. En la sabana no existe una finca que no insemine, que no controle sus vacas. Las fincas lecheras han progresado, el promedio era 15 litros por vaca, ahora son 20. Nuestro freno es el costo de los insumos, concentrados, drogas, abonos, energía. Cuando empecé, hace 25 años, con una cantina de leche me compraba tres bultos de urea (abono), ahora, para comprar un bulto, tengo que vender dos cantinas.
Los concentrados son el 40 por ciento del costo del litro de leche que produzco. Antiguamente, de lo que pagaban por litro, el 70 por ciento era para el productor y el resto para la línea de mediación. Hoy recibe el 45 por ciento. Se ha deteriorado tanto el precio de la leche que hoy un litro de agua Cristal vale lo mismo o más que uno de leche.

¿Sobrevivirán los productores medianos que venden la leche cruda en sus pueblos para consumo local?
Pues según lo barata que se ponga la leche y según las importaciones que hagan. La le-che en polvo es más cara fuera pero pueden traer leches vencidas o a punto de vencer y lo más bravo son los famosos lacto-sueros. Es un subproducto de la fabricación del queso, rico en minerales, azúcares y vale muchísimos menos que la leche. Lo deshidratan y nos lo mandan. En el TLC está permitido traerlo en cantidades ilimitadas, sin arancel. A ese lacto-suero le agregan leche buena, otros polvos y la venden como leche pasteurizada.

¿Pero eso es una práctica fraudulenta?
Hay que intentar evitarlo pero es difícil detectarla. Eso nos va a deteriorar el precio de la leche mucho, tanto que llegue el momento que no merezca la pena producir.

Y para contrarrestar todas las amenazas, ¿no reciben ayudas estatales?
Es bla, bla, bla todo lo que dice el ministro. La alternativa es que nos trajeran comida barata, subvención a insumos, abonos, drogas y, especialmente, a concentrados.

TEMAS


TLC