“Departamentos que no presenten proyectos quedarán por fuera de las viviendas gratis”

Colprensa

“No podemos forzar ni obligar a ningún gobernador y tampoco a ningún alcalde a vincularse al programa de las 100.000 viviendas, si no lo desean”. “Quien sea beneficiario tendrá desde el primer día su casa y escritura y se le involucrará en programas de nutrición, educación y capacitación que le permitan superar la condición de pobreza extrema”. Fueron algunas de las precisiones que hizo el ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio, Germán Vargas Lleras.

Asegura que llevar a feliz término el programa de entregar gratis viviendas de interés prioritario a los colombianos no será trampolín para aspirar a la Presidencia. Incluso dijo que para alejar la politiquería a partir del 1 de julio se iniciarán subastas en los 32 departamentos, en donde se calificará a los constructores. “No será una selección a dedo”.

El ministro Vargas Lleras, quien se posesionó en la cartera de Vivienda el pasado 17 de mayo e impulsará la próxima semana la última parte del tránsito de la ley necesaria, habló para Colprensa sobre el programa:

El proyecto está, como dicen los colombianos, ‘de un cacho’. ¿Cómo ve lo que falta en el Congreso?
Espero que el próximo martes, en la plenaria de la Cámara, finalmente se apruebe el instrumento. Simultáneamente hemos recibido más de 170 proyectos, radicados en el Ministerio, habilitando la tierra para ponerlos en marcha. A partir del 1 de julio se abrirán las subastas que identifiquen los constructores, para cumplirles a cien mil familias colombianas el año entrante con la entrega de su vivienda, ciento por ciento subsidiada.

¿De que regiones son estos proyectos que ya se radicaron?
Hay regiones que han estado más activas que otras.

¿Cuáles?
Antioquia va a la cabeza de todas, porque presentó proyectos con los terrenos ya urbanizados; menciono también a Bogotá, con la que vamos a suscribir el convenio; al Valle del Cauca y a Córdoba. Rezagados están Cauca, Boyacá y Nariño, a quienes queremos estimular para que no se queden por fuera del programa.

¿Hay zonas de mayor interés para construir esas cien mil viviendas?
En todo el país. Las cien mil viviendas, ciento por ciento subsidiadas, se pre asignaron a todos los departamentos. Pero los que no presenten proyectos quedaran por fuera del programa y esas viviendas se reasignarán a aquellos que sí lo hayan hecho.

¿Esa medida se tomará aunque sean departamentos donde haya más pobreza extrema?
Lamentablemente sí. Porque es la autoridad local la que incorpora los terrenos a los planes de ordenamiento, la que habilita los servicios, no podemos forzar ni obligar a ningún gobernador ni tampoco a ningún alcalde a vincularse al programa si no lo desea.

¿Qué deben hacer cada alcalde y cada gobernador?
Hemos facilitado al extremo la presentación de los proyectos, basta que tengan tres requisitos: títulos de propiedad claros, haber incorporado el lote al plan de ordenamiento territorial y disponibilidad de servicios, nada más. El Ministerio se encarga de los estudios técnicos, de los estudios geológicos y de tierras, de la construcción del urbanismo y de las propias viviendas.

¿Hay algún plazo para la entrega de proyectos?
Claro, el 30 de junio, porque el 1 de julio se iniciarán las subastas en los 32 departamentos.

¿Cómo será el proceso de selección de constructores?
Hay un modelo se subasta en el que habrá calificación. Un puntaje recaerá sobre el urbanismo del proyecto, otro sobre las áreas y la calidad de la vivienda, ponderando uno y otro y los plazos de entrega, se seleccionarán los constructores.

¿Como se harán los trámites, en especial, de los permisos ambientales?
Fuera de los megaproyectos, es el municipio el que otorga esos permisos, de manera que cuando ya viene incorporado al plan de ordenamiento territorial, ya se surtió en la práctica lo más difícil en materia de trámites.

El senador Juan Lozano advierte la importancia de controlar la calidad. ¿Cómo se va a medir la calidad y qué garantía van a tener las construcciones?
Se fijaron estándares de calidad en la ley, pero además la ley señala que estas casas deberán estar con los equipamientos necesarios, eso significa que las viviendas gozarán de servicios de salud, educación, seguridad, deportes, entre muchos otros.

¿Cómo se van a entregar esas viviendas, en obra gris, obra negra o terminadas?
Ciento por ciento terminadas.

¿Cómo se va a realizar la adjudicación?
Se darán a personas que pertenecen a la Red Unidos, cuya condición de pobreza extrema los coloca en primer turno para ser beneficiarios.

¿Qué alternativas tienen los que no están en la Red Unidos?
No, son para los colombianos que tengan menos de 100 mil pesos de ingreso. Entre ellos el Congreso dispuso que se haga un sorteo. Naturalmente que en cada municipio. Porque otra condición es que el beneficiario de una vivienda en un respectivo municipio sea residente, no queremos migraciones.

¿Qué cifras tiene el ministerio de los colombianos que están en pobreza extrema?
Un millón 200 mil familias.

¿Puede existir dualidad entre la Ley de restitución de Tierras y la Ley de Vivienda?
El 30 por ciento de la asignación forzosa de estas viviendas es para personas desplazadas.

¿Como se garantizará por parte del Ministerio que estas viviendas no se conviertan en negocios particulares?
Porque el precio está fijado: la vivienda no puede superar los 70 salarios mínimos, que son 40 millones de pesos y tiene un precio techo, de manera que el gobierno pagará cada vivienda a 70 salarios mínimos. Ganará quien por ese precio oferte la mejor calidad urbanística, la mayor área y la mejor calidad en la vivienda.

¿Qué documento respaldará la asignación?
A quien sea beneficiario se le entregará su vivienda desde el primer día y también su escritura, esa sí sometida a dos restricciones: como patrimonio inembargable de familia y con la no posibilidad de venderla durante los primeros 10 años, porque el Gobierno no hará un esfuerzo de esta magnitud para dotar a quien nunca ha tenido techo y tomar el riesgo de que a los pocos meses la venda y se ponga en la misma situación de pobreza. Hay que garantizar la formalización de estas familias, quienes accedan a la vivienda, además, estarán vinculadas a un programa que involucra nutrición, salud, educación y capacitación, para que puedan superar esa condición.
Soluciones para otro rango de pobreza

El jueves usted hizo el anuncio del Decreto 1190, mediante el cual se subsidiará la tasa de interés a 140.000 familias que quieran adquirir vivienda nueva. ¿Cómo pueden acceder los colombianos a ese subsidio, conocido como Frech?
Los 1,4 billones de pesos se destinaron para población que no es de pobreza extrema, para la que el Gobierno asume el 30 por ciento efectivo del pago de la cuota de su crédito hipotecario. Esas familias podrán hacer uso del subsidio familiar de catorce millones de pesos, poner su ahorro programado y el Gobierno las apoyará en el 30 por ciento de cada cuota mensual que deban pagar.

Los que ya tienen aprobados subsidios, ¿pueden aspirar?
Se pueden sumar los dos subsidios, el familiar y el de la tasa, eso nos va a permitir que ciudadanos de una salario mínimo, que no tenían como hacer su cierre financiero, lo puedan hacer, porque conjugarán el subsidio familiar de los catorce millones de pesos y el subsidio a la tasa, que les reduce la cuota a unas condiciones que la pueden atender.

Hay personas que están tramitando créditos para vivienda con fondos de empleados, ¿ellos pueden aplicar?
Toda persona que no tenga vivienda y que vaya a comprar vivienda de interés social o interés prioritario podrá acceder a este subsidio. Recuerden, solo para compra de vivienda nueva de interés social o prioritario.

Apareció la tierra
Uno de los inconvenientes que se tenía para construir vivienda era que no se contaba con tierra y usted anunció una noticia buena: que había aparecido la tierra. ¿De dónde apareció?

Teníamos un gran cuello de botella en la disponibilidad de tierra y se habilitó. Todos los alcaldes, conscientes de que es la gran oportunidad para que la gente más pobre de sus municipios tenga techo, se pusieron en esta tarea y afortunadamente habilitaron lotes para este programa. Además, el proyecto de ley faculta por una vez a los alcaldes y concejos a incorporar esos terrenos al plan de ordenamiento territorial.

Si el proyecto termina según lo anunciado, a finales de 2013 tendremos cien mil viviendas gratis para los colombianos más pobres. ¿Puede ser su trampolín para aspirar a la presidencia?
¡Nooo! Porque para esa época estaré inhabilitado para participar del debate electoral.

O sea qué irá con el presidente Santos hasta el 2014…
Esa sí será una decisión que él tome y que anunciará el próximo año.

¿Qué haría si no, Germán Vargas Lleras, del 1 de enero al 7 de agosto del 2014?
Tenemos muchos retos, porque la de las cien mil viviendas es la fase uno del programa; vendrá la fase dos, que espero sea mucho más ambiciosa en cuanto al número de viviendas y cobertura. Tengo otras responsabilidades en el Ministerio, como poner en marcha el programa de agua potable; me comprometí el martes en el Congreso a destrabar este programa y a avanzar este año de una manera que nos permita solucionar ese otro gran cuello de botella que es el agua en Colombia. Creo que con un plan de choque que diseñe a partir del mes de agosto estaremos viendo todos los planes departamentales de aguas en ejecución.

En esa segunda fase del programa de las viviendas, ¿de cuántas se estaría hablando?
Si tenemos a un millón 200 mil familias en pobreza extrema, este país tendría que fijarse como meta construir anualmente entre 200 mil y 300 mil viviendas para este sector.