‘El escándalo por venta de lactosueros quedaría resuelto en este año’: Jairo Rubio

Margarita Matías

Que la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, haya emprendido las investigaciones a pocos días de haber expedido la Resolución 5431, que revivió el caso de la posible competencia desleal por la venta de lactosuero a cambio de leche, es indicio de que la gravedad del tema obliga a que se busque una solución, como mínimo, este año.

Y muestra de ello son las fechas contempladas para los interrogatorios de los representantes de las compañías y la entrega de pruebas de parte de las productoras de leche y los hipermercados, que según el documento expedido por la entidad, se empezaron a desarrollar a partir del lunes pasado e irán hasta el mes de abril, lo que podría considerarse como un tiempo récord.

En este periodo, las 22 lecheras tendrán que presentarle a la SIC los balances financieros de los últimos siete años. Por su parte, las tres cadenas de almacenes (Éxito, Supertiendas y Droguerías Olímpica y Carrefour) tendrán que informar sobre la cantidad de productos que vendieron en este mismo periodo, el monto y la ubicación de los mismos.

Según el ex superintendente Jairo Rubio, quien actualmente se desempeña como apoderado de Lechecol y Tropical Gel, dos de las empresas involucradas en la investigación, este es un tema que se ha venido manejando con rapidez, de ahí que considere que tendrá que quedar resuelto en el transcurso del 2012.

'Si todo sigue como hasta ahora, pronto conoceremos las sanciones que impondrá la Superintendencia a las empresas infractoras', dijo Rubio, quien agregó que las multas seguramente serán económicas. Además, aseguró que lo más probable es que se obligará a las culpables a cambiar todo lo pertinente a la imagen de sus productos para que no generen confusión entre los consumidores.

En el caso particular de sus dos representadas, el ex funcionario señaló que aunque estas fueron incluidas en el proceso, las firmas han cumplido siempre las normas al especificar en sus productos que se trata de una mezcla láctea en polvo, lo que se podrá demostrar en el marco de las investigaciones que ya se están haciendo.

'Aunque no tengo conocimiento de si realmente las firmas involucradas engañaron o no a las personas, estamos de acuerdo con el hecho de que si se identifica que fue así, se impongan las sanciones pertinentes', explicó el experto.

Aún así, se generan varios interrogantes con respecto a la legalidad con la que fueron fabricados los productos en cuestión, pues hay que partir del hecho de que todos cumplen con las exigencias de rotulado expuestas en una normativa del Invima, de ahí que esta entidad podría tener responsabilidad en el caso, pues es precisamente ella la que se encarga de aprobar o no el ingreso de un alimento al mercado, y si en su momento no cumplían con las normas, debieron exigirse los ajustes, ya que el riesgo de confusión era evidente.

No obstante, otro problema que se presenta en este caso es la falta de cultura de parte de los consumidores, pues normalmente no leen las etiquetas de los productos, y eso tiene peso a la hora de comprar alimentos, donde el interés se centra en el precio, ubicación en góndola y apariencia, más no en las materias primas que se utilizaron.

Para Laura Constanza Rojas, apoderada de El Pomar, SantoDomingo y Prodilácteos, firmas que también están en el proceso, el tema tiene que ir más allá de la culpabilidad de las empresas. 'Los productos fabricados por las tres firmas se lanzaron al mercado en cumplimiento de todos los parámetros legales', dijo Rojas. Agregó que 'el acto administrativo mediante el cual les entregaron el registro sanitario está revestido del principio de legalidad, lo que supone que para el otorgamiento del mismo se dio una revisión estricta por parte del ente de control pertinente, que estaba informado de la comercialización, ingredientes y marca de cada uno de los productos'.

Producto aprobado por la industria de los alimentos
Aunque no contiene las mismas propiedades nutricionales de la leche, y por eso es 30% más barato, el lactosuero es una materia prima aprobada para la industria de alimentos, donde los usos se dan en galletería y pastelería. No obstante, según el presidente de la Cámara Gremial de la Leche de Fedegán, Gonzalo Maldonado, el problema es que se venía usando para mezclas con leche entera, lo que rebajaba su calidad. 'El lactosuero no es el problema, sino el uso fraudulento que se le dio. A un menor precio y usado de manera equivocada, puede desplazar a la leche', dijo.

Las opiniones

Gonzalo Maldonado
Presidente Cámara Gremial de la leche de Fedegán

'A un menor precio y con un mal uso, los productos a base de lactosuero pueden desplazar a la leche, pues los consumidores se pueden confundir'.

Laura Constanza Rojas
Abogada apoderada de tres firmas investigadas

'Los productos puestos en el mercado cumplen las exigencias legales, lo que supone que para el otorgamiento del registro se dio una revisión estricta'.