“El país debe tener una política fiscal clara en materia de exenciones”

Andrea Carranza Garzón - acarranza@larepublica.com.co

Bogotá_Muchos expertos y economistas consideran que es necesario eliminar la cantidad de exenciones tributarias que hacen que el sistema colombiano sea menos eficiente. Pero para Pedro Sarmiento, socio director de Impuestos y Legal en Colombia de Deloitte, las exenciones no son malas por sí mismas.

En entrevista con LR, Sarmiento, con más de 30 años de experiencia de temas tributarios, dijo que los tratamientos de excepción deben estar consignados en una política fiscal clara del Gobierno, que se deben mantener los que atraen inversión y eliminar los que no se necesitan. 

El presidente Santos ha hablado de que la reforma tributaria debe buscar la equidad. ¿Cómo se debe plantear la reforma para alcanzar ese objetivo?
Si uno quiere hacer una reforma tributaria que busque mejorar los niveles de equidad debe ponerle más atención al impuesto de renta, porque consulta la capacidad contributiva de las personas y sociedades, entonces pagan en proporción a sus utilidades. La verdadera forma de hacer distribución del ingreso es a través del impuesto de renta. 
 
¿Qué es lo que se debe mejorar de este tributo?
Lo primero que hay que estructurar es la tributación de las sociedades y se deben tener presentes algunos principios. El primero es que no exista doble tributación entre el binomio socio-sociedad. El segundo es que mientras no haya distribución de utilidades a los socios finales, haya un impuesto básico en la sociedades para fomentar precisamente la capitalización y el ahorro, la no distribución de utilidades. Lo que se estaría buscando es una dinámica de reinversión. Pero eso hay que hacerlo en varios años para que el golpe no sea tan grande. 
 
Muchos expertos dicen que las exenciones deben eliminarse. ¿Cree que debe ser así?
Ese postulado económico es respetable, pero no es aconsejable para la atracción de la inversión extranjera real. Eso lo que haría es que muchos inversionistas miren a otro lado. Las exenciones no son malas per se. El Gobierno debe tener una política fiscal clara sobre este tema. Las exenciones tributarias deben ser selectivas y deben responder a una política de Estado.
 
Lo que el mercado externo está esperando es que el Gobierno se pronuncie a través de un documento Conpes sobre cuál va a ser su política fiscal. Que sea un documento que diga con claridad cuáles son las que ayudan a atraer el capital extranjero, a transformar productivamente el país. A esas se las debe apoyar y todas las otras, eliminar. 
 
Una de las críticas es la complejidad del sistema. ¿Qué se debe hacer en esta materia?
Se debe buscar la simplificación del sistema tributario en el impuesto de renta. Son tantas las normas que hay, que seguramente la simplificación del manejo normativo del impuesto de renta sea algo que debería quedar en cabeza del Gobierno para efectos de que lo instrumente a través de un decreto parecido al de la Ley Antitrámites. 
 
¿Qué debe hacer el país con el problema de los robos a través de las devoluciones?
Cíclicamente cuando no hay control, la gente busca las posibilidades de defraudar el Estado, pero lo que no puede suceder es que las empresas establecidas, que tengan una auditoría externa que sean reconocidas por su prestación tributaria, por razón de la defraudación que están haciendo los delincuentes, vean afectados sus flujos de caja, porque hoy el mayor inconveniente que tiene una empresa es la cantidad de dinero que tiene la Dian que no se lo devuelve con facilidad. Este es un problema de norma.
La normatividad está diseñada para que a las empresas no les devuelvan con facilidad sus impuestos. Entonces hay que cambiarla. 
 
¿Cómo mejorar la fiscalización?
La verdadera filosofía de la fiscalización moderna consiste en centralizarla en los precios de transferencia. Para eso el sistema colombiano es bueno, lo único que le falta es incluirle la obligación de hacerle estudio de precios de transferencias en las transacciones locales. Eso cierra el circuito. Y a partir de ahí es control tributario. 
 
El ICA, impuesto que debe desaparecer 
Según el socio director de Impuestos y Legal en Colombia de Deloitte, Pedro Sarmiento, el ICA es un impuesto que debería desaparecer, y por lo tanto al IVA debería agregársele dos puntos que correspondan al ICA. La tarifa final sería del 18%. "Como el impuesto a las ventas es un tributo cedido a los municipios, la suma de los dos va a llegar a los entes", agregó. El experto explicó que el auge de las empresas alrededor de Bogotá no se debe a los beneficios tributarios que ofrecen pueblos como Chía, sino porque hay un problema del manejo del ICA. 
 
La opinión
Roberto Steiner
Director de Fedesarrollo
"La recomendación es que se baje el nivel de exención que hoy en día es altísimo. Antes de ocho salarios mínimos, uno prácticamente no paga nada de renta".
 

TEMAS


Impuestos