El sonajero para reemplazar a Adolfo Meisel como codirector de la Junta del Emisor

Según un sondeo elaborado por LR, hay algunos nombres que ya han sonado en otras ocasiones como el de Andrés Escobar o Carolina Soto Losada.

Noelia Cigüenza Riaño - nciguenza@larepublica.com.co

Después de cinco años y tres meses, el próximo 30 de junio el codirector de la Junta Directiva del Banco de la República que más ha potenciado la economía regional, el barranquillero Adolfo Meisel, se retirará como miembro de la Junta del Emisor para iniciar una nueva etapa en la academia como rector de la Universidad del Norte.

Su partida dejará un lugar que deberá ser ocupado por aquella persona que nombre directamente el Presidente y que, en principio, debería estar tomando decisiones de política monetaria en la reunión que se celebrará en julio.

De la baraja de candidatos para ocupar una de las cinco sillas más preciadas de la Junta, según un sondeo elaborado por LR entre académicos, excodirectores y expertos en política monetaria, hay algunos nombres que ya han sonado en otras ocasiones como el del exviceministro técnico de Hacienda Andrés Escobar o la viceministra de esa misma cartera Carolina Soto Losada, y otros nuevos como el de la economista Ana María Ibáñez.

El primero de ellos renunció el pasado agosto como viceministro técnico de Hacienda de Mauricio Cárdenas para dedicarse de lleno a la compañía EConcept y regresar a las aulas. Escobar es un economista de la Universidad de Los Andes, donde también realizó una maestría en Economía, y además es candidato a PhD en economía de la Universidad de Nueva York.

Entre su amplia trayectoria profesional, destacan algunos cargos como el de asesor del gerente de la Empresa de Energía de Bogotá, del ministerio de Desarrollo Económico o director de Estudios Económicos del DNP y profesor de la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes.

Precisamente, esa es la entidad en la que fue cuatro años decana de la facultad de Economía otra de las mujeres que cumplirían el perfil de codirectora de la Junta Directiva para algunos de los expertos. Ella es Ana María Ibáñez, economista de esa misma universidad y que actualmente es docente de la Universidad de Yale en Estados Unidos.

Con maestría y doctorado en Economía Agrícola y recursos naturales en la Universidad de Maryland College Park, Ibáñez también se desempeñó como investigadora asociada de Fedesarrollo y del Banco Mundial. Especialmente, los que la ven ocupando ese cargo destacan su vasta trayectoria en investigación sobre el desarrollo económico.

Por su parte, Carolina Soto Losada fue nombrada alta consejera presidencial para el Sector Privado y Competitividad en 2015. La esposa del ministro de Salud, Alejandro Gaviria, también es economista de la Universidad de los Andes, tiene un máster en Economía de la misma institución y otro en Administración y Políticas Públicas de la Universidad de Columbia.

LOS CONTRASTES

  • Roberto JunguitoExministro de Hacienda

    “El perfil es el de personas con un entrenamiento en economía, con posgrado en esta misma materia y con una amplia experiencia”.

Ha sido viceministra general de Hacienda, vicepresidente ejecutiva de Fasecolda, economista de la Corporación Andina de Fomento (CAF) y directora general del Presupuesto Público Nacional también de la cartera de Hacienda, entre otros.

“El perfil que se ha manejado con anterioridad en este cargo es el de personas con un entrenamiento en economía, con posgrado en esta misma materia y con una amplia experiencia. Además, también se han destacado personas con responsabilidades en economía política”, explicó Roberto Junguito, exministro de Hacienda.

Más allá del candidato que decida el Presidente, son muchos los que coinciden en que esta elección se debería dejar de considerar como un premio por haber estado en un determinado cargo y que debería dar la oportunidad a personas de diferentes universidades y que cuenten con una amplia experiencia, en particular, en economía social y regional.

“Las señales de escoger a candidatos solo porque han mantenido una buena trayectoria en algún cargo del Gobierno no son buenas”, indicó Guillermo Perry, exministro de Hacienda.

Los próximos cambios
La Junta Directiva del Banco está conformada por siete miembros con un voto cada uno: el ministro de Hacienda y Crédito Público, cinco miembros de dedicación exclusiva y el gerente general, que es nombrado por los anteriores.

Los miembros de dedicación exclusiva y el gerente general tienen períodos fijos de cuatro años, prorrogables dos veces, con lo cual pueden permanecer hasta doce años en el cargo.

De este modo, el siguiente que dejaría la silla de la Junta Directiva del Banco de la República sería Juan Pablo Zárate, quien se convirtió en un miembro exclusivo del Emisor en 2009 por lo que su cargo ya se habría sido prorrogado en dos ocasiones.

Zárate, al igual que la segunda más antigua de los codirectores, Ana Fernanda Maiguashca (2013), también es economista de la Universidad de los Andes, y ambos ocuparon el cargo de viceministros técnicos de Hacienda.

En cambio, Gerardo Hernández y José Antonio Ocampo llegaron al Emisor el año pasado. Mientras que el exsuperintendente financiero es abogado de la Universidad de los Andes, Ocampo es economista y sociólogo de la Universidad de Notre Dame con Ph. D. en economía de la Universidad de Yale.

¿Quiénes han ocupado el cargo a lo largo de la historia?
Entre los codirectores que han formado parte de la Junta Directiva del Banco de la República a lo largo de la historia destacan algunos como Salomón Kalmanovitz (1993 – 2005), Leonardo Villar (1997 – 2009), Miguel Urrutia Montoya (1991 – 1993), Néstor Humberto Martínez (1991 – 1992), Sergio Clavijo (1999-2005) y Roberto Junguito (1991 – 1999). También destacó la presencia de María Mercedes Cuéllar como la primera mujer codirectora de la Junta entre 1991 y 1996.

TEMAS


Banco de la República - Juan José Echavarría