El verano tiene a cuatro embalses por debajo del 50% de su capacidad

Tatiana Arango M. - tarango@larepublica.com.co

El incremento de las temperaturas y la disminución de las lluvias en los departamentos del centro y sur del territorio nacional han hecho que cuatro de los 21 embalses que tiene el país hayan reducido su capacidad por debajo del 50%.

Los embalses Porce II y San Lorenzo en Antioquia, con 47,15% y 30,07% de su capacidad, respectivamente; el embalse Muna en la región Centro, con 42,57% y el Alto Anchicayá, con 30,20%, en la región Valle del Cauca son las represas que se han visto afectadas por la reducción de las lluvias y el aumento de las temperaturas.

Sin embargo, hay cuatro embalses del país cuya capacidad supera el 90%: Peñol y Miraflores, con el 99,57% y el 94,52% de su capacidad, respectivamente, y ubicados en la región de Antioquia; y Guavio y Esmeralda, en el oriente del país con una capacidad del 96,12% y el 92,06%, respectivamente.

El Ideam informó que, como consecuencia de esta reducción de las lluvias y del aumento de las temperaturas, han descendido los niveles de los ríos Cauca y Magdalena y sus afluentes, haciendo que se incremente la amenaza de desabastecimiento de agua potable para los departamentos de Boyacá, los Santanderes, Cundinamarca, Tolima, Huila, Valle, Cauca, y Nariño, y la incidencia de incendios de la cobertura vegetal, principalmente en los cerros cercanos a las principales ciudades.

Para marzo de este año el único embalse cuya capacidad superaba el 100% era Playas con el 115,49%, seguido por Betania y Peñol con el 96,79% y el 92,94%, respectivamente.

Hasta el momento, Caribe y Oriente son las regiones que no tienen ninguno de sus embalses con capacidad por debajo del 50%. Se espera que la temporada de verano en el país se mantenga hasta finales de septiembre.

Hay un 65% de probabilidad de que regrese `El Niño`

Según análisis recientes de los centros internacionales de Predicción Climática y del Ideam, la probabilidad de desarrollo de un Fenómeno de `El Niño` incrementó en un 65%, evento que podría iniciar su formación durante julio y consolidándose a partir de agosto. El Ideam ha informado que la intensidad del fenómeno podría estar entre débil y moderada. De llegar a consolidarse, el mayor impacto se sentiría hacia noviembre y diciembre de este año.