Empresarios alertan que inseguridad frenaría la inversión

Andrea Carranza Garzón - acarranza@larepublica.com.co

La inseguridad vuelve a ser una de las mayores preocupaciones de los empresarios. Analistas afirman que el impacto se verá reflejado en la inversión, y aunque no sea un golpe inmediato, en el mediano plazo la economía recibirá un fuerte coletazo si el Gobierno no se pone las pilas.

Los recientes ataques en el suroccidente del país han obligado al Gobierno a pellizcarse y retomar el poder que se veía perdido. No por nada el presidente Juan Manuel Santos ordenó a su ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, a despachar desde Cali.

A esto se suma la condena al general en retiro Mauricio Santoyo, que en palabras del senador Efraín Cepeda Sanabria constituye 'un golpe muy duro para Colombia'. Aunque ante los ojos de inversionistas internacionales el país se sigue viendo como un buen destino, la imagen se empieza a empañar; y los hechos, que amenazan la integridad de los empresarios y la infraestructura, 'acaban asustando a la gente', según Carlos Ronderos, exministro de Comercio.

Esto no ahuyenta solo a los inversionistas extranjeros, sino también a los colombianos. Por ejemplo, el ataque a un tramo del oleoducto Transandino en Tumaco (Nariño), que obligó a suspender el bombeo de crudo y dejó sin luz y agua al municipio, tiene en aprietos a los productores de palma.

El presidente de Fedepalma, Jens Mesa Dishington, hizo un llamado al Gobierno para que controle la 'crítica situación de orden público' que está viviendo Tumaco. Advirtió que de persistir la inseguridad la pamicultura será ocupada por grupos al margen de la ley, que promoverán la siembra de cultivos ilícitos.

'Es imposible vivir y trabajar en Tumaco ante la terrible situación de inseguridad y persistente ausencia del Estado. Fedepalma y los palmeros de esa región creemos que una pieza fundamental para recuperar la zona es un apoyo decidido y generoso del Gobierno a la actividad productiva, para generar empleo, ingresos y bienestar', explicó Mesa.

Así mismo, la pesca, una de las principales actividades de Tumaco, se ha visto afectada. De acuerdo con el senador Camilo Romero, las pérdidas tanto del sector artesanal como del comercial suman ya los $3.000 millones.

Además de los constantes hostigamientos, el sector también se ha visto afectado por el narcotráfico. Alfredo Acero, secretario del Comité de Pesca y Acuicultura de Analdex, explicó que los pescadores son gente pobre que ante las carencias y falta de oportunidades deben incurrir en negocios provenientes del narcotráfico. 'La actividad pesquera sí ha sufrido, especialmente la artesanal, por la inseguridad y los negocios ilícitos. Se ven empresas abandonadas por este problema', precisó.

A pesar de los sabotajes a la infraestructura y a los pueblos más vulnerables, como en el Cauca, el Gobierno mantiene sus metas. De hecho, el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, aseguró que la Inversión Extranjera Directa (IED) en 2012 alcanzará los US$17.000 millones, frente a US$13.200 millones de 2011.

Históricamente, cerca del 80% de la IED es proveniente de la locomotora minera, sector que ha sido víctima de la mayoría de los sabotajes. En efecto, hasta julio de este año se presentaron 49 casos de ataques a oleoductos, según un informe de Presidencia. Ronderos dijo que la inversión se afectará por la inseguridad, aunque no de manera inmediata sino con rezago. 'Nadie va donde siente amenazada. El Gobierno debe mirar con mucha cautela este tema porque empieza a verse reflejado en el panorama internacional', añadió Ronderos. Para el experto, la meta de alcanzar la tasa de inversión del 28% del PIB en 2012, la más alta de América Latina, frente al 27,1% de 2011, no se verá afectada, ni tampoco la de la locomotora minera. Sin embargo, sí advirtió que en el sector manufacturero y comercial hay una sensación de inseguridad tanto física como jurídica. En cuanto a la segunda, se refirió a los constantes anuncios del Gobierno sobre temas como la reforma de zonas francas y la tributaria, llamados sin acción que solo dejan incertidumbre y sinsabores en los empresarios.

El caso del grupo CBC Más allá de sensación o percepción, los empresarios están viviendo una realidad que ha golpeado sus ingresos. El gerente general del Grupo CBC (Cali Mío, Brasa Roja, Cali Vea), César García, reportó que las ventas han caído 9,6%, con corte al 31 de julio, en gran medida por la inseguridad. 'Hemos vivido un sin número de atracos en los restaurantes. La delincuencia ha aumentado en las calles y esto ha hecho que perdamos clientes. Nos sentimos desprotegidos', agregó.

Además de la caída en sus ventas, García afirmó que la inseguridad es el principal motivo por el cual revaluarán su plan estratégico de expansión en el país de 2012 y 2013. Para este año, de los 20 restaurantes que se propusieron inaugurar, solo han abierto seis. 'Estamos revaluando si seguimos invirtiendo en Colombia'.

Aparte de la delincuencia en calles, la empresa ha sido víctima de fleteos en carreteras. En el año les han robado cuatro camiones con mercancías que oscilan entre los $50 millones y $60 millones. García indicó que los ataques a la infraestructura serán tenidos en cuenta por la comunidad internacional, por lo que sí considera que se verá afectada la IED.

PIB en segundo trimestre crecería entre 3,3% y 4,8%
En su más reciente informe de inflación, el gerente general del Banco de la República, José Darío Uribe, afirmó que el pronóstico de crecimiento para el segundo trimestre se ubicaría entre 3,3% y 4,8%. En el primer trimestre de este año, la economía colombiana creció 4,7%. Para todo 2012 el equipo técnico del Banco redujo el rango de pronóstico del PIB en un punto porcentual, al situarlo entre el 3% y el 5%. El Gobierno estima que la economía crezca entre 4,5% y 4,8% en 2012. Uribe dijo que 'las expectativas de crecimiento de los precios a diferentes plazos están alrededor del 3% o menos'.

Las opiniones

César García
Gerente general deL Grupo CBC

“El país había minimizado el impacto de la guerrilla y se había vuelto atractivo para la IED. Ahora, con los ataques, la comunidad internacional lo tendrá en cuenta”.

Jens Mesa Dishington
Pesidente ejecutivo de Fdepalma

“Es imposible vivir y trabajar en Tumaco ante la terrible situación de inseguridad y persistente ausencia del Estado.Para recuperar la zona se necesita un apoyo decidido del Gobierno”.

Carlos Ronderos
Eministro de Comercio

“La inseguridad afectará la economía y la inversión. Nadie va a donde siente amenaza. Los inversionistas siguen con gran entusiasmo, pero el impacto tiene un rezago”.

TEMAS


Inversión