“En Colombia se conocen las buenas prácticas y no se implementan”

Camacol

James Robinson dijo durante el Congreso de Camacol en Cartagena que el país tiene muchos desafíos al entrar a la Ocde

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co

Entrar a la Ocde es algo bueno y trae muchos desafíos”. Así lo indicó James Robinson, el autor de “Por qué fracasan los países”, quien a modo de advertencia señaló que entrar al llamado “club de las buenas prácticas” no es solo un trámite.

En el último día del Congreso Colombiano de la Construcción, el politólogo, economista y profesor en la Universidad de Harvard, explicó que en Colombia debe haber un cambio en la mentalidad de sus ciudadanos y que, independientemente de quien llegue a la Presidencia, hay que mejorar la implementación de las buenas prácticas.

Que Colombia haya entrado a la Ocde, ¿es sinónimo de progreso económico?
Considero que hay un lado positivo al haber entrado a la Ocde, pero también hay unos problemas potenciales que hay que saber identificar. Por ejemplo, hay millones de buenas prácticas, pero en muchos casos en Colombia se conocen y no se implementan, la pregunta que hay que hacer es si se necesita conocer más y más buenas prácticas, porque realmente no creo que haya que saber tanto de buenas prácticas para ponerlas en funcionamiento, por ejemplo, debemos saber que tener un título a la tierra y ser legal es importante, eso lo deberíamos saber todos. El problema de Colombia no es la falta de conocimiento o la necesidad de tener más conocimiento sobre buenas prácticas, sino la política detrás y, diría yo, la implementación. Colombia no sabe implementar políticas.

LOS CONTRASTES

  • Santiago Montenegro Presidente de Asofondos

    “Estoy de acuerdo con la tesis Robinson sobre la debilidad del Estado. Por ejemplo, no hemos podido controlar a los actores armados”.


  • Rosario Córdoba Presidenta del Consejo Privado de Competitividad

    “Cuando uno habla en competitividad en Colombia, y vemos los índices, la mayor traba que tiene el país es en instituciones”.

Habla de una Colombia reactiva, ¿en qué sentido lo dice?
Voy a ponerle un ejemplo muy puntual para explicar mi punto. Cuando hay una crisis en Colombia se desata el pánico, los ciudadanos entran en pánico y los gobiernos y las instituciones hacen reformas, eso es ser un país muy reactivo. Colombia es muy imperfecto para transformar las instituciones, debería ser mucho más proactivo. Ha habido avances en el caso de la educación y la salud en el país, ha habido mejorías, pero si analizamos en detalles hemos visto que han sido reacciones a ciertos escenarios, a una crisis, a una inestabilidad, entran en pánico y buscan una solución, no tanto porque se hayan sentado a pensar cómo diseñar una estrategia porque alguien diga: “queremos ser un país de primer mundo, vamos a hacer esto, vamos a montar estas estrategias”.
Si consideramos la Constitución de 1991, diría que ha habido consecuencias que no se tomaron en cuenta y que no han sido planificadas en su momento, un caso de ello es la figura de las tutelas, que se ha vuelto muy importante y algo clave para la política social. Falta tener mayor estrategia y de la visión que se quiere tener como país y no tanto reaccionar a las situaciones que se presenten.

¿A qué cree que deba esto?
Todo el mundo me decía cuando llegué a Colombia que este era un país muy exitoso, que no eran como otros países de Latinoamérica y yo dije: si eso es así, no lo son, porque son los que tienen la tasa de homicidios y de secuestro más altas de la región, el tráfico de drogas, las muertes, entonces hay que cambiar la mentalidad porque no es solo creerlo o decirlo. Es algo muy extraño que se tenga esa mentalidad con los indicadores que tiene Colombia.

A un mes de escoger Presidente de la República, ¿qué le recomendaría al ganador?
Yo no conozco a los candidatos. He investigado sobre ellos, pero no los conozco. Voy a hablar de lo que deja Santos. Hay que darle el mérito de que desarrolló el proceso de paz y de que gastó todo su capital político en esa tarea y eso fue algo muy positivo, pero hay que pensar en los demás aspectos y creo que no tenía idea de cómo hacerlo. El proceso de paz está muy bien, pero son 10.000 guerrilleros aproximadamente en un país de más de 40 millones de personas, el hecho de que ellos dejen las armas no es suficiente para decir “listo, ya todo está bien”, porque se necesita un plan para el país para la población, no es tan difícil, hay que invertir en educación, en infraestructura y que las personas paguen sus impuestos.

¿Fue un esfuerzo en vano el proceso de paz?
Las Farc son un síntoma de los problemas de Colombia, no son el problema como tal. Tengo la impresión de que no se está implementando en realidad. Todos parecen tener esa actitud de que el proceso de paz es una noticia de ayer, ¿quién está entonces enfocado en la implementación? El estado colombiano no es nada bueno en lo que es la implementación de las cosas.
*Invitada por Camacol

La tesis de James Robinson de las dos Colombia
Una de las tesis que presentó Robinson es que hay dos Colombias y que eso se ve en la ciudad, donde se ve la Colombia que prospera y al lado un barrio como el Nelson Mandela (en Cartagena) donde hay pobreza. “Una puede aprender de la otra, toda esa sofisticación que tienen de un lado se debe propagar a la otra Colombia. La sociedad colombiana está cambiando mucho y promete una sociedad diferente más próspera y todos tenemos ilusión de eso”, dijo.

TEMAS


Camacol - Congreso Camacol - Cartagena - James Robinson - Construcción - Obras de infraestructura