Estos son los ahorros que traerá la implementación de la factura electrónica

Faltan solo 12 días para que los grandes contribuyentes comiencen a facturar de manera electrónica, de acuerdo con lo establecido en la Resolución 010 de 2018.

Colprensa

Faltan solo 12 días para que los grandes contribuyentes comiencen a facturar de manera electrónica, de acuerdo con lo establecido en la Resolución 010 de 2018. De un total de 2.227 empresas que deben implementar este sistema desde el próximo 1 de septiembre, hasta la fecha solo 226 ya lo están utilizando, según la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian).

Pero, ¿cuáles son las ventajas en materia de costos que traerá este instrumento contable para las compañías? Conforme con un análisis realizado por Seres, una de las 57 empresas autorizadas para ser proveedor de factura electrónica, se podrían resumir en un total de seis: ahorro medioambiental, en costes de facturación, de gestión, de almacenamiento, en tiempo y de tareas rutinarias (ver Paréntesis).

“Frente a la factura tradicional, la emisión electrónica de esta permite un ahorro estimado del 67 %, ya que se reducen los costes en la manipulación de papel, el recuerdo de los pagos, la gestión de la tesorería, el archivo de los documentos, etc.”, apunta el informe de Seres.

Dicho esto, Elkin Rodríguez, jefe de producto ERP y Pyme de Softland, señaló que la facturación electrónica beneficia ampliamente a las empresas, pues ahora pueden ser óptimas, más operativas y más estratégicas a la hora de generar su información de manera digital.

Sin embargo, ese proceso digital les plantea un reto a algunas. “Todos los procesos internos de las organizaciones han tenido que cambiar para adaptarse a este nuevo sistema y es allí donde nosotros, los proveedores, debemos llevarlos de la mano en esa transformación. Hay hasta una nueva manera de entregar las facturas”, comentó Miguel Botta, gerente comercial de aliados estratégicos para Facture Colombia.

Según datos de Seres, la emisión de facturas tiene un coste por unidad de 14.394 pesos cuando se realiza en papel y de 5.305 pesos cuando se utiliza el formato electrónico. Pero la diferencia es aún mayor cuando se trata de la recepción de facturas, que pasa de los 23.355 pesos en papel a solo 7.343 pesos en formato electrónico.

En cuanto a la emisión, Seres estima que el tiempo manual dedicado a la creación, impresión, manipulación y ensobrado, envío y archivo por factura en papel es de 1 minuto y 33 segundos; mientras que, con la factura electrónica, el tiempo de creación, envío y archivo pasa a ser de 30 segundos.

“Cuando las empresas se alineen con todo el proceso de facturación electrónica, comenzarán a ver los beneficios. Ya dejarán de estar reprogramando y reprocesando el instrumento contable como pasa hoy”, apuntó Botta.

Aquellas empresas que presentasen inconvenientes de tipo tecnológico para la implementación de la factura electrónica, podían pedir ampliación de plazo a la Dian para iniciar a facturar por este medio, siempre y cuando lo hicieran antes del 1 de junio de 2018. Para las compañías que solicitaron y les fue aprobada la prórroga, un total de 1.203, el plazo máximo para iniciar a facturar electrónicamente es el 1 de diciembre de 2018.

Mientras que aquellas organizaciones que no cumplan con el marco jurídico estarán inmersas en los hechos sancionables establecidos en el artículo 657 del estatuto tributario que implican, incluso, el cierre del establecimiento de comercio .

TEMAS


Dian