Estudios sobre la reubicación de Gramalote se entregarían en dos meses

Andrea Carranza Garzón - acarranza@larepublica.com.co

Un poco más de 17 meses han pasado desde la destrucción de Gramalote y sus ciudadanos tendrán que esperar otros dos más a la espera de una respuesta sobre dónde se reubicará el municipio del Norte de Santander.

Poco tiempo después de la tragedia a finales de 2010, la Fundación Servicio de Vivienda Popular (Servivienda) se encargó de realizar los estudios del caso y en ellos se diagnosticó el sector de Pomarroso, un lote de 110 hectáreas, como el propicio para la reubicación del pueblo.

En dicho reporte se especificó que el costo de las obras asciende a los $350.000 millones, monto que se sale del presupuesto asignado inicialmente por $87.000 millones para alrededor de 800 familias.

De acuerdo con la gerente general del Fondo Adaptación, Cecilia Álvarez-Correa, el estudio de Servivienda se hizo a 'mano alzada', ya que se planteó un lote muy costoso al que le faltan obras de mitigación, carece de vías y tiene fallas geológicas. En los siguientes cuatro meses, el Servicio Geológico Nacional hará pruebas, con el fin de evaluar las fallas.

Según Álvarez, se acordó un 'plan B', en caso tal de que el reasentamiento no pueda hacerse en el terreno propuesto por Servivienda. El otro sector que se analizará como alternativa es Miraflores. Este estudio está a cargo de Ingeominas, entidad que hizo un convenio con el Fondo Adaptación; este último contrató un grupo de expertos que se encuentra actualmente trabajando con maquinaria especializada en el desarrollo de perforaciones para el estudio de suelos en la zona de Miraflores.

La Gerente afirmó que el Fondo está completando un censo familiar con la Alcaldía de Gramalote y la Gobernación, ya que no se había hecho uno sobre la gente afectada. Este es necesario para saber las dimensiones del nuevo pueblo y el futuro económico de los gramaloteros. Con la entrega del estudio de Ingeominas se realizará el Plan de Ordenamiento Territorial y se pasará a hacer la licitación de las viviendas. El estudio tiene un plazo de cuatro meses según el contrato, sin embargo, Álvarez aspira a que este pueda ser entregado en dos.

Mientras tanto, se ha venido trabajando con la comunidad, explicando el Plan de Acción, cómo se dará trabajo temporal y capacitación. Esto lo ha desarrollado la Mesa de Trabajo para la Reconstrucción que se creó el 16 de abril. La mesa está integrada por el Fondo y autoridades locales. Álvarez se encuentra actualmente en una jornada explicando dicho Plan a los gramaloteros, quienes llevan más de un año viviendo en albergues.