Fallas y consultas frenan entrada a operación de grandes hidroeléctricas

Porvenir II recibió licencia ambiental en 2015

Heidy Monterrosa - hmonterrosa@larepublica.com.co

La ejecución y entrada en operación de grandes hidroeléctricas en el país se estaría retrasando por fallas como la de Hidroituango o acciones populares que se han encargado de dar el visto bueno a este tipo de proyectos en los últimos años. Sin embargo, para los expertos estas últimas son comunes al modificar los entornos naturales o requerir la compra de terrenos.

De acuerdo con información del ministerio de Minas y Energía, actualmente la única hidroeléctrica con capacidad de generación instalada mayor o igual a 20 megavatios, lo que quiere decir que tiene acceso al despacho central y participa en el mercado de energía mayorista, es Hidroituango.

Como ha sido de conocimiento público, este proyecto ha presentado fallas técnicas que podrían causar que no entre en operación a finales de noviembre de este año como estaba previsto. En esta primera fase, el proyecto generaría 1.200 megavatios.

Manuel Schulte, estructurador de proyectos de Colibri Energy, considera que las grandes hidroeléctricas tienen desventajas como sus altos riesgos y costos de inversión.

“Pero tienen la ventaja de que su producción de energía es muy flexible, fácil de manejar y es energía firme, excepto cuando ocurre el Fenómeno del Niño”, dijo el experto, a lo que agregó que por el retraso eventual del proyecto Hidroituango y a los nuevos pronósticos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (Noaa, por sus siglas en inglés) que muestran una probabilidad de 67% de ocurrencia del Fenómeno del Niño, los precios en el mercado mayorista están subiendo.

Por otro lado, en el país está en proceso otro proyecto de una hidroeléctrica que tendría una capacidad instalada de 352 megavatios. Se trata de Porvenir II, de Celsia, que aunque cuenta con licencia ambiental desde 2015, todavía no ha iniciado etapa de construcción. Según una vocera de esta compañía, el proyecto está adelantando gestiones ambientales, sociales y financieras previas al inicio de la obra.

Es importante mencionar que en 2016, la Fundación Yumaná presentó una acción popular ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, con la que se pretende frenar la explotación del río Samaná a través de Porvenir II. La acción aún se encuentra en proceso.

De acuerdo con Clara Inés Pardo, profesora de la Universidad del Rosario y experta en energía, estas acciones son comunes en este tipo de proyectos pues las empresas deben negociar con las comunidades. “Estos grandes proyectos requieren comprar territorios y, a veces, las comunidades no quedan conformes. No querer vender también puede causar estas acciones”, manifestó.

De hecho, en el caso de Hidroituango, el Movimiento Ríos Vivos interpuso varias acciones para que se detuviera el proyecto, ya que la economía de las poblaciones asentadas alrededor de la obra dependía de la pesca y de la minería artesanal.

LOS CONTRASTES

  • Manuel SchulteEstructurador de proyectos de Colibri Energy

    “Colombia puede trabajar con las grandes hidroeléctricas que ya existen y que los nuevos proyectos sean al filo del agua, solar y eólica”.


  • Clara Inés PardoProfesora de la Universidad del Rosario

    “Una licencia para estos proyectos se niega de entrada si la obra afecta a territorios sagrados para las comunidades indígenas”.

Además, este movimiento señalaba que en la zona que se inundaría es probable que estén los restos de personas desaparecidas durante los años que la violencia del conflicto azotaba esa región.

Por otro lado, según el sitio web de XM, en el país hay 28 hidroeléctricas con capacidad de generar 20 megavatios o más, mientras que hay 113 pequeñas centrales hidroeléctricas. Ante los retrasos por las complejas construcciones y la inconformidad de las grandes hidroeléctricas, Schulte sugiere que se desarrollen plantas pequeñas que no usen embalses para generar energía, sino que funcionen al filo del agua. “Eventualmente, las entidades gubernamentales van a cambiar la regulación de embalses por la falta de aceptación de las comunidades”, concluyó.

Cuáles son los proyectos vigentes
De acuerdo con la información más reciente disponible en el sitio web de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), al 30 de abril de este año se registraron 128 proyectos de generación hidráulica vigentes. Entre estos, hay tanto iniciativas de hidroeléctricas grandes como pequeñas. Destaca que la mayoría de estos proyectos se desarrollarían en Antioquia. Es importante mencionar que estas obras no están todavía en firme, sino que están en el proceso ante las autoridades correspondientes.

TEMAS


Centrales hidroeléctricas - Hidroituango - Celsia - EPM - Emgesa