Ganadores y perdedores con aplazo de la tributaria

Andrea Carranza Garzón - acarranza@larepublica.com.co

Ante la posibilidad de que la reforma tributaria no se presente en el próximo periodo legislativo se vislumbran inquietudes sobre el futuro del régimen impositivo del país. ¿Quiénes ganan y quiénes pierden con la dilatada tributaria? Expertos responden al tema.

Uno de los ganadores son las empresas. Según Pedro Sarmiento, socio director de impuestos de Deloitte, los anuncios sobre la tributación a los dividendos con el 4%, la implementación del Impuesto Mínimo Alternativo Nacional (Iman) y la propia advertencia del presidente Juan Manuel Santos, 'chillarán los ricos', dejaron un sinsabor en los empresarios.

'La falta de claridad conceptual y técnica hizo que la comunidad de los negocios se sintiera un poco asombrada con la reforma. Los grandes favorecidos por el aplazamiento son sin lugar a dudas el empresariado, los accionistas y las personas naturales que se podían sentir amenazadas con los planteamientos, añadió.

Lo cierto es que algunos puntos recetados por el Gobierno fueron blancos de críticas, ya que estos proponen que la clase media-rica empiece a meterse la mano al bolsillo.

Por ejemplo, con la implementación del Iman para personas naturales se busca que cerca de 450.000 contribuyentes que reciben un ingreso bruto mensual entre $8 millones y $40 millones, pasen de pagar una tarifa de renta cercana al 5% a una progresiva de hasta 15%.

Con el aplazamiento, los colombianos de ingreso medio-alto seguirán pagando una tarifa mucho menor a la que paga una persona de ingresos bajos (entre el 7% y el 8%). A esto se le suma que continuarán teniendo los beneficios. El Gobierno anunció que busca eliminar algunos como los pagos a pensiones voluntarias, la deducción por medicina prepagada, el 25% de los pagos laborales y modificar otros como que sea un ingreso no constitutivo de renta los primeros $200 millones ahorrados en cuenta AFC, limitado a la adquisición de vivienda por una sola vez.

Al dilatar la reforma, los ahorradores se verían beneficiados al no fijarse un tope a la AFC y por lo tanto no se desestimularía el uso de esta figura que actualmente ofrece el ahorro voluntario de pensiones.

La noticia de acabar con prebendas no fue de agrado para los congresistas. Si bien estas iniciativas pretenden volver más equitativo el sistema, la idea de eliminar beneficios tributarios no tiene asidero político.

Un ganador de la postergación también sería el presidente Santos quien no desgastaría su capital político en una reforma que desde un principio tiene enemigos desde el legislativo y el sector privado. Además, el Mandatario ha manifestado que no le urge presentar más 'reformas estructurales'. Algunos expertos han manifestado que es importante que el Gobierno mejore las relaciones con el Congreso, para poder presentarlas si se quieren cambios en el régimen impositivo. Para Mauricio Reina, investigador de Fedesarrollo, la reforma tal como está no tiene claramente beneficiados, ni perjudicados; pero, considera que sería 'desaprovechar una oportunidad muy buena de racionalizar el estatuto tributario, de acabar de tapar huecos y darle competitividad a las empresas colombianas, vía reducción de tarifas'.

Hay quienes opinan que no es momento de llevar una reforma al Congreso. Rudolf Hommes, exministro de Hacienda, afirmó en una columna de opinión que se puede hacer mucho para mejorar el recaudo sin necesidad de cambiar leyes. Sarmiento dijo que es necesario tener una reforma al sistema y a la administración tributaria.

El exdirector de la Dian, Horacio Ayala, indicó que un gran perdedor sería el país porque permanecería un régimen iniquitativo. En esto estarían de acuerdo el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, y el director de la Dian, Juan Ricardo Ortega, otros de los perdedores, ya que como abanderados de la reforma han expresado que ésta busca acabar con el penoso título de ser uno de los países más desiguales de América Latina. No obstante, Reina dijo que el país no se pierde la gran oportunidad de hacer redistribución del ingreso. 'No creo que la reforma que hemos conocido sea el instrumento ideal', agregó.

Dentro de la lista de perdedores también estaría la reforma pensional. Echeverry había dicho que no se presentaría sino después de la tributaria. Ahora quedó en veremos, como la iniciativa que, después de año y medio de estudio, pretende cambiar el régimen impositivo en el país.

Las opiniones

Pedro Sarmiento
Socio Director de Impuestos de Deloitte

'Los grandes favorecidos por el aplazamiento son sin lugar a dudas el empresariado y las personas naturales que se podían sentir amenazadas con los planteamientos'.

Horacio Ayala
Exdirector de la Dian

'El perdedor es el país y principalmente las personas más necesitadas, porque se mantiene un régimen que no ayuda a reducir los enormes niveles de desigualdad'.