Gobierno y empresarios le apuestan al juego limpio

Colprensa

Algunas cifras que recordó el presidente Juan Manuel Santos dan cuenta de una preocupante situación en materia de evasión de impuestos en Colombia. Durante el 2011, según el jefe de Estado, la evasión en el IVA y en el Impuesto de Renta les significó a los colombianos una pérdida de 35 billones de pesos.

La tasa de piratería en el país supera el 50 por ciento. "Yo le Juego Limpio a Colombia" es una campaña que busca combatir la ilegalidad en el país.

“El año pasado (2011) la evasión en el IVA y en el Impuesto de Renta significó una pérdida de 35 billones de pesos; es decir, menos ingresos que podrían dedicarse a mejorar el bienestar de los colombianos, sobre todo de los más necesitados. Cada punto de evasión en el impuesto de renta representa 580 mil millones de pesos al año”, explicó.

Además, las pérdidas que se generaron en ese mismo año por cuenta del contrabando representan casi el 15 por ciento de todas las importaciones legales. Por tal razón, el Gobierno pretende que los evasores cumplan con su deber y “si no lo hacen por las buenas, deberán hacerlo por las malas”, señaló el Presidente.

Ante tal panorama, el programa ‘Yo le Juego Limpio a Colombia’, lanzado el pasado martes en la Casa de Nariño, pretende combatir la ilegalidad y la piratería en el país. Nació como producto de una alianza público privada para promover la cultura de la legalidad en el sector empresarial, entre otros.

Por el Gobierno participan como gestores la Alta Consejería para la Convivencia y Seguridad Ciudadana, el Ministerio de Comercio y por el sector privado Microsoft Colombia.

De acuerdo con Microsoft, “la iniciativa también apunta a promover la formalización de empresas que permitan incrementar el recaudo para el Estado; la reducción de la piratería de software, lo mismo que de videos y música, además de disminuir el contrabando, aumentar el tráfico de compradores, y generar una mayor confianza en los usuarios para adquirir productos de primer nivel en todos los lugares”.

Y es que las pérdidas, en contribuciones fiscales y parafiscales, que le generan al Estado los productos ilegales, son considerables. La tasa de piratería es de un 53 por ciento y las pérdidas se estiman en alrededor de 295 millones de dólares, según un estudio de la firma la firma Business Software Alliance (BSA) correspondiente 2011.

Esto último se debe a dos razones principalmente: La primera; es atribuible al crecimiento del mercado, y la segunda, al uso del Internet como medio de promoción y distribución de productos ilegales.

El director de la DIAN, Juan Ricardo Ortega, admitió que uno de los problemas serios de Colombia son las personas que juegan de manera desleal, “que hacen trampa, que son oportunistas, que son vivos y creen que cortando camino vamos a llegar más lejos. Están los que no le pagan a sus trabajadores todas sus obligaciones, los que se roban el IVA, los que introducen contrabando. Solo el año pasado estimamos seis mil millones de pesos en facturación de productos”.

Ortega agregó que desde esa entidad se han venido realizando cambios que les permiten a los colombianos cumplir sus obligaciones tributarias. “Estamos cambiando los servicios de la DIAN como su nueva pagina web, y les estamos entregando certificados digitales para que puedan hacer todas sus operaciones por Internet, sin colas, sin tramites, sin demoras”.

 

LA LEGALIDAD ABRE PUERTAS AL MUNDO

Colombia con esta campaña también espera cumplir con las recomendaciones establecidas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en materia de legalidad y además sumar puntos en su intención de pertenecer a este organismo.

El Ministro de Comercio, Sergio Díaz-Granados, explicó que esa entidad lideró la adición de Colombia al grupo de inversión de la OCDE, y al ser admitidos, el país asumió una serie de responsabilidades.

“En justificación de esa adhesión; Colombia viene promoviendo unas directivas para las empresas en Colombia, para que usando una seria de principios hagan una labor mucho más responsable y más sostenible. Basados en la armonía que debe propiciarse entre el sector público y las empresas”, dijo.

Por su parte, el alto Consejero para la Seguridad y Convivencia Ciudadana, Francisco Lloreda, aseguró que un programa de este tipo es importante teniendo en cuenta que Colombia en este momento “expande sus fronteras, internacionaliza su economía y busca nuevos horizontes en materia comercial”.

 

PRINCIPIOS DEL JUEGO LIMPIO

‘Yo le Juego Limpio a Colombia’ enmarca 10 principios fundamentales, según Microsft:

– Emitir y exigir facturas en todas sus transacciones. Se debe administrar la contabilidad de los negocios de acuerdo con la ley, y por ello emitir y exigir en todas las transacciones la factura que refleja la realidad de la transacción y facilita el cumplimiento de las relaciones tributarias que financian la actividad del Estado.

– Cumplir oportunamente con sus responsabilidades tributarias: Es el recaudo efectivo y oportuno de las obligaciones tributarias que permite reducir la evasión y la apropiación indebida de terceros de los impuestos que pagan los ciudadanos y que debe verse reflejados en el aumento de la calidad de vida de todos los colombianos.

– Cumplir la ley laboral. Esto es el derecho de los trabajadores a condiciones dignas de trabajo y es el deber de los empleadores y empresarios de promover escenarios que mejoren el bienestar de sus empleados, de sus familias y de la sociedad. Por ello el respeto a los derechos y garantías de los trabajadores, en especial el de libre asociación robustece y estimula la fuerza laboral y favorece la competitividad.

– Respetar al consumidor: Respetar los derechos y expectativas de los consumidores entregando productos y servicios de calidad, confiables, con altos estándares de originalidad y con los más altos niveles de salubridad para motivar, incrementar y fidelizar el mercado.

– Competir sanamente: Se trata de buenas prácticas en los procesos de cada negocio, ejerciendo normas y lineamientos de comercio, mercadeo y publicidad que promuevan el equilibrio y la sana competencia, leal y transparente.

– Rechazar la piratería y otras formas de comercio ilegal: Es el respeto por la propiedad intelectual, por ser uno de los activos más valiosos de todo empresario. Su respeto desde todos los puntos de la cadena de producción estimula y protege la inversión, la innovación, la originalidad y la competitividad.

– No permitir corrupción: es incentivar la competencia libre y sana que no permita ni tolere prácticas engañosas y desleales como dar u obtener ventajas o beneficios basados en prácticas ilegales y antiéticas, porque es una práctica de desviación de mercado que atenta contra la transparencia y ahuyenta la inversión, situando al responsable en la mira de las autoridades.

– Colaborar con las autoridades: Es concebir al Estado como un aliado y contribuir así en fortalecer su tarea denunciando toda actividad ilegal de la que sean víctimas o lleguen a tener conocimiento. Una sociedad comprometida con la legalidad, en la que el Estado tenga fuertes vínculos con la sociedad, estimula un clima de crecimiento y seguridad que atrae la inversión y fortalece la productividad y el empleo digno.

– Ser transparente: Es generar un ambiente de confianza con sus empleados, sus socios, sus clientes y con el Estado, poniendo en conocimiento público, por los canales apropiados, su estructura y realidad corporativa, la cual facilita el flujo de inversiones y permite ganar una verdadera imagen, prestigio y reputación corporativa.

– Ser social y ambientalmente responsable: Es tener claro su rol en la preservación del medio ambiente y en el uso razonable y sostenible de los medios que la naturaleza nos ofrece en nuestro paso por el planeta. Un empresario social y ambientalmente responsable cumple con los deberes que la Constitución le exige, y fortalece la competitividad y el empleo en un país con las enormes ventajas ambientales que ofrece Colombia.

TEMAS


Juan Manuel Santos