Guerra comercial abrirá oportunidades al país, pero sería perjudicial a largo plazo

Productos colombianos podrían aumentar ventas tanto a China como a EE.UU.

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

La incertidumbre generada por la guerra comercial impulsada por EE.UU. y China se ha trasladado a los mercados de capitales y se empieza a sentir en la economía y Colombia no es ajena a esta incertidumbre.

Esta semana, las relaciones entre Donald Trump y Xi Jinping tuvieron una nueva escalada con la imposición de EE.UU. de aranceles de 10% a productos importados desde China equivalentes a US$200.000 millones, en maquinaria industrial, vehículos, farmacéuticos y tecnología. Si bien China no ha respondido a esta medida, a la fecha ya ha impuesto aranceles a productos norteamericanos como soja, maíz, trigo, algodón, carnes, arándanos y tabaco, entre otros.

El principal aspecto que resaltan expertos en el tema como el presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), Javier Díaz, o el director del Centro de Pensamiento de Estrategias Competitivas (Cepec) de la Universidad del Rosario, Saúl Pineda, es que en este panorama el país puede aprovechar algunos de los vacíos en el mercado que crea la guerra comercial.

Pineda explicó que lo que la disputa entre China y EE.UU. ofrece al país es la posibilidad de captar un mercado. En el caso de EE.UU. asegura que, pese a que es una medida mundial, “se abren oportunidades para Colombia en sectores como partes y accesorios de vehículos, suspensiones, mesas y ventanas de aluminio”.

Por otro lado, China deja abierta la posibilidad en el sector agrícola. “Se generan oportunidades en el sector agropecuario, particularmente en la carne de cerdo congelada, vinos que tienen oferta exportable desde el centro del país, uvas frescas y arándanos e incluso las nueces congeladas”, sostuvo Pineda.

LOS CONTRASTES

  • Javier DíazPresidente de Analdex

    “Colombia como país pequeño depende de la dinámica de la demanda internacional, cuando crece vendemos más, y cuando cae nosotros vendemos menos”.


  • Saúl PinedaDirector del Cepec de la U. del Rosario

    “Se ofrecen oportunidades para Colombia en productos que están siendo castigados de manera mutua entre EE.UU. y China, sobre la base de menores aranceles”.

Sin embargo, Díaz asegura que el camino hacia China está más lejos de lo que parece, pues falta de admisibilidad de productos del agro colombiano que aún no tienen luz verde para entrar a este mercado por razones fitosanitarias.

“EE.UU. vende a China en su gran proporción cereales, soja maíz, sorgo, pero son producciones que nosotros no tenemos, sino productos más tropicales. Dado que no tenemos todos los requisitos fitosanitarios, lo veo más lejano que la posibilidad con EE.UU.”, comentó Díaz, quien se mostró más optimista para las manufacturas nacionales.

De acuerdo con el presidente de Analdex, en el mercado norteamericano se compite por precio, y si el mercado chino resulta más costoso, “lo natural” es que los mayoristas empiecen a buscar alternativas en la región, lo cual Colombia puede aprovechar.

En la otra cara de la moneda, los dos expertos aseguraron que estos aparentes beneficios comerciales no trascienden a los peligros de una guerra comercial, pues a la larga, este tipo de situaciones debilitan la dinámica global.
Díaz explicó que el comercio a nivel mundial ha venido creciendo jalonado básicamente por China y por EE.UU., por lo que un cierre de mercados puede llevar a que ese crecimiento desaparezca, se estanque o incluso disminuya, lo cual repercutirá directamente en Colombia, pues su crecimiento está ligado a la dinámica global.

Inundación de productos chinos es una amenaza
Una de las posibilidades que traería la Guerra Comercial que resaltaron tanto Díaz como Pineda es que ante la imposibilidad de exportar sus productos hacia EE.UU., los comerciantes chinos busquen otros mercados para que ingresen los productos que tradicionalmente enviaban a el país norteamericano.

“El temor es que ante un cierre de mercados de EE.UU. es que lleguen productos chinos muy baratos al mercado colombiano afectando la producción interna. Es un elemento que toca estar monitoreando porque no se sabe cuáles son estos productos, eso no está claro y lo dirá solamente el transcurso del tiempo”, aseguró Diaz.

TEMAS


guerra comercial - Donald Trump - China - Comercio - Estados unidos