Haga sus presupuestos para 2019 con una inflación de 3,3%, según los analistas

Anif alerta por Deterioro de cifras de empleo.

Juan Pablo Vega B. - jvega@larepublica.com.co

Con el inicio del noveno mes del año, las empresas y las entidades comienzan a hacer las cuentas con las que manejarán sus presupuestos y sus proyecciones de 2019. Por eso, le presentamos las apuestas macroeconómicas del mercado.

Lo primero es destacar que hay un leve optimismo frente a varias de estas variables. Una de las más importantes es la inflación, para la cual hay escenarios favorables, entre los analistas del mercado y aun más en las estimaciones del Gobierno.

Es el caso de la encuesta mensual de expectativas que realiza el Banco de la República a 40 agentes del mercado financiero, para el cierre de este 2018 se espera una variación del índice de precios al consumidor (IPC) de 3,2%, mientras que para el próximo año se mantiene muy similar, apenas en 3,3%. Misma tendencia se observa en la encuesta de expectativas del Citibank, lo que permite ver una continuidad en el ritmo de los precios de los consumidores.

Como un efecto inmediato de este pronóstico, la tasa de intervención tampoco sufre grandes variaciones. En esta última medición, se espera un tipo de interés por parte del Banco de la República en 4,24% para el resto de este año (hoy está en 4,25%). Sin embargo, las expectativas de julio ya ponen los tipos en 4,65%. Esto podría implicar que el próximo año el crédito sea más caro que lo que estamos viendo actualmente, sobre todo en los préstamos de consumo.

Con estos primeros datos, el director de investigaciones económicas de BTG Pactual, Sergio Olarte, cree que deben plantearse diversos escenarios. El primero, que tendría 60% de materializarse, es un escenario base con el mismo ritmo que se viene observado.

Según Olarte, “para una empresa que comienza sus presupuestos, un escenario base sería una economía estable, recuperándose gradualmente, muy en línea con el Gobierno y el Banco de la República”, y agregó que “si bien el Gobierno está un poco maniatado por un presupuesto que está apretado, no va a presentar mayores inconvenientes, sobre todo si el petróleo sigue como está”.

Precisamente, la apuesta de Olarte es que en 2019 el barril de referencia Brent se puede ubicar en cerca de US$60, cifra inferior a los niveles actuales de US$72. Aunque varios analistas contemplan modelos distintos para el petróleo, el Gobierno es optimista y mantiene, según las cuentas de Marco Fiscal de Mediano Plazo (Mfmp), una proyección del precio del barril del Brent para el cierre de este año de US$67, mientras que para el próximo año se mantendría en US$65.

Para Sergio Clavijo, presidente de Anif, el movimiento del precio del crudo será un factor fundamental para el desempeño económico de 2019. La asociación elevó sus pronósticos de crecimiento de la economía para este y el próximo año aunque Clavijo advirtió que “mucho de ello dependerá del impulso productivo que se desprenda de precios del petróleo que estarán bordeando los US$70 por barril y de las expectativas de una mayor devaluación”.

Al revisar las proyecciones sobre la variación que puede tener el Producto Interno Bruto el próximo año, se mantiene un consenso por encima de 3%. Por el lado de Anif, se espera un crecimiento de 2,7% para 2018 y para el próximo año 3,3%. El promedio del mercado le apuesta a 3,15% (según la encuesta del Citi), mientras que el Ministerio de Hacienda va por 3,4%.

En términos generales, el próximo año se espera una tasa de crecimiento por encima de la que se registre este año. Sin embargo, Diego Camacho, director de investigaciones de Ultraserfinco, cree que “estaremos por debajo de 3,5% y eso es importante porque la estructura del gasto en la que el Estado se montó en los últimos años, requiere un crecimiento por encima de eso para que el saldo de la deuda empiece a bajar”.

Con esto, se hace necesario que el próximo año se hagan las reformas no concretadas, como son las reformas del gasto, la tributaria y una reforma pensional que, tal como adelantó la directora del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Gloria Alonso, podrían darse en la siguiente legislatura.

Aunque la mayoría de los datos son buenos, el deterioro del mercado laboral preocupa a Clavijo. Solo en 2018, existe una “alta probabilidad de que en el presente año promedie 9,6% de desempleo nacional y 10,8% en las zonas urbanas. Este factor laboral seguramente continuará drenando la calidad de la cartera bancaria”.

En línea con la preocupación de Anif, el último dato de desempleo entregado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), arrojó que no hubo mejoras interanuales en julio, donde la tasa repitió 9,7% en el total del país y, por el contrario, aumentó frente a junio pasado, cuando el desempleo fue de 9,1%.

Con todo esto, que ayuda a construir un escenario base, Olarte resaltó que hay otros dos escenarios que pueden tener en cuenta las empresas: un primer panorama positivo, en el que la guerra comercial se enfría y, como consecuencia la demanda externa impulsaría el PIB hasta cerca de 4%. El otro, el negativo, implicaría una tasa de cambio cercana a los $3.400, con una mayor inflación, lo que pondría al Banco de la República a deliberar entre inflación y crecimiento.

TEMAS


Hacienda - Ministerio de Hacienda - Banco de la República - Presupuesto General - Inflación - PIB