Hay dos proyectos de Ley contra la deforestación en el Congreso

La pérdida de bosques aumentó 23% en 2017

Heidy Monterrosa - hmonterrosa@larepublica.com.co

En la Cámara de Representantes y en el Senado se radicaron dos proyectos de Ley que buscan regular la tala de árboles y reforestar las zonas afectadas, ya que esto se ha convertido en una problemática para el país, en especial en la región de la Amazonía.

Según los resultados de Monitoreo de la Deforestación de 2017, que realizan anualmente el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), Visión Amazonía, Corazón de la Amazonía, Forests 2020 y el Programa ONU-Redd, entre 2016 y 2017, la deforestación aumentó 23,2%.

Se busca prohibir la tala

El proyecto radicado en la Cámara, con el que se busca principalmente regular la tala de árboles, establece que como regla general se evitará esta práctica.

En el primer artículo del proyecto se plantea que las entidades públicas competentes autoricen la tala de árboles en el país, algo que ya está regulado en los principales centros urbanos, pero que no necesariamente se cumple en las zonas rurales.

Estas talas se autorizarán si cumplen con las excepciones que el mismo proyecto menciona, como que las especies estén enfermas, que los árboles hayan sido plantados con fienes comerciales o que representen una amenaza para los ecosistemas o para las personas.

Miguel Pacheco, experto en bosques de la WWF Colombia, considera que regular la deforestación en las zonas en las que más se da como en la región Amazónica es muy complicado porque no hay un proceso de formalización.

“No hay presencia de autoridades que hagan control y verifiquen que se cumpla la normatividad, lo que complica la regulación. Se debería hacer un censo para determinar qué usos se le está dando al suelo, cuáles son los límites de los terrenos, y hasta se podría identificar quiénes están deforestando”, señaló.

En esta apreciación coincide César Rey, experto en bosques y exdirector Técnico de la Dirección de Bosques Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos del Ministerio de Ambiente, quien resaltó que por eso es tan relevante la resolución que publicó el pasado Gobierno sobre el cierre de fronteras agropecuarias.

“Esta medida es importante porque concentra la condición agropecuaria en una tierra delimitada, así que las personas no tendrán la esperanza de que, al invadir un terreno y deforestarlo, se les reconocerá la propiedad de la tierra y podrán explotarla”, explicó.

Además de evitar las talas, este proyecto también busca que las reubicaciones de árboles se hagan bajo control, por lo que las autoridades ambientales competentes deberán emitir una autorización, en la que se deberá tener en la cuenta las especificaciones técnicas y ambientales del traslado. Esto se hace con el propósito de que los árboles estén en los entornos más apropiados para ellos.

El proyecto también obliga a que las entidades públicas hagan inventarios forestales al diseñar proyectos, y que incluyan planes de reubicación arbórea y de compensación en caso de que sea necesario.

Las compensaciones que se han contemplado en el proyecto son: corredores y senderos ecológicos, reforestación en las rondas de los ríos y recuperar las áreas intervenidas.

Se busca la reforestación

El otro proyecto de ley referente a esta problemática fue radicado en el Senado y está orientado principalmente a que se fomente la restauración de ecosistemas con especies nativas en los predios rurales de uso agropecuario. La expectativa es que con esta ley se recuperen más de dos millones de hectáreas deforestadas.

Los primeros artículos de esta iniciativa plantean que quienes tengan un predio de uso agropecuario de más de una unidad agrícola familiar, cuyas pendientes estén entre 25% y 50%, tendrán que destinar, por lo menos, 5% del terreno a restaurar el ecosistema con especies nativas. Para quienes tienen más de 50 hectáreas, se deberán destinar 10% de estas a recuperación.

LOS CONTRASTES

  • César ReyExperto en Bosques

    “Se debe fortalecer la integración de las fuerzas militares y la Fiscalía, pues los delitos ambientales pierden prioridad”.


  • Miguel PachecoExperto en Bosques de WWF

    “La medida se debería complementar con ganadería sostenible y con mayor asistencia técnica para no deforestar grandes terrenos”.

Además de reforestar para contrarrestar el efecto de talas en años anteriores, Pacheco considera que esto se debe complementar con iniciativas de ganadería sostenible y mayor asistencia técnica a los productores del agro.

También es importante educar a la población y apropiar a las comunidades de sus recursos, ya que por más que existan las leyes, si no hay una cultura sobre cómo y por qué se deben cuidar los bosques, la deforestación seguirá en aumento.

Estos dos proyectos que hacen su trámite en el Congreso cobran especial importancia para el país si se tiene en cuenta que ha sido nombrado como uno de los más vulnerables ante el cambio climático. Además, servirán para ayudar a atacar uno de los flagelos ambientales que el exministro Luis Gilberto Murillo había definido como prioritarios al final de la administración del expresidente Juan Manuel Santos.

La deforestación se ha desacelerado
En su último Inside LR como ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo dio una especie de parte de tranquilidad frente a la deforestación. Si bien reconoció que el crecimiento de más de 20% que tuvo el año pasado es alarmante, señaló que un año antes había crecido a un ritmo de 44%, y que de las cinco grandes regiones del país, solo había tenido un incremento en la Amazonía, razón por la cual se había visto el crecimiento en el total nacional.

TEMAS


Deforestación - Congreso - Senado