Juan Carlos Ramírez: “El gasto público vivía de commodities, vía regalías e impuestos”

Para la Cepal, la reforma pensional no es un tema prioritario, aunque es importante.

Noelia Cigüenza Riaño - nciguenza@larepublica.com.co

El boom de las exportaciones minero-energéticas llevó en los últimos 15 años a Colombia a experimentar una época de vacas gordas, pero cuando el ciclo de los precios altos de los commodities se desinfló a partir de 2014, las arcas públicas, que no se habían dedicado a ahorrar, empezaron a sufrir por el déficit fiscal y por el fin de la balanza comercial.

En los últimos días, con un barril de petróleo Brent a más de US$70, vuelve a revivir la idea de si la economía debería depender de los ingresos de las materias primas. En Inside LR, Juan Carlos Ramírez, director de la Cepal en Colombia, explicó que actualmente el peso de la participación petrolera en el PIB representa una proporción pequeña (5,3%) y que el verdadero problema radica en que el gasto público empezó a depender demasiado de este tipo de recursos.

¿Cree que es sostenible este nivel de precios del petróleo?
No me atrevo a pronosticar. En base a experiencias pasadas, se mantendrá en un nivel de entre US$50 a US$70, aunque cualquier decisión de los países productores puede subir o bajar el precio. Sin embargo, la economía colombiana no es petrolera pues, hoy en día, solo representa una proporción pequeña. Actualmente, el país no vive del petróleo mientras que hace años el gasto público si vivía de los commodities vía regalías y utilidades de las empresas. La crisis de Colombia no es tanto un problema de crecimiento, sino de las finanzas públicas, que empezaron a depender de este tipo de recursos.

Según las últimas estimaciones de la Cepal, Colombia crecerá 2,6% en 2018. ¿Qué jalonará la economía?
Se trata de un nivel de crecimiento moderado. Lo que vemos es que la economía se estabilizó. Vemos un crecimiento distribuido en los diferentes sectores, se ha recuperado la minería, el comercio en general sigue a los demás sectores, y el sector financiero tiene buenos resultados, entre otros.

¿La buena dinámica de las exportaciones podría dinamizar la industria?
Es una buena señal que empiece a aparecer la diversidad de las exportaciones; no obstante, no diría que nuestro crecimiento estará fundamentado en ello. Creo que necesita más maduración. No se trata solo de tener productos, sino de consolidar mercados. Uno de los grandes retos es poder mantener esa estructura de mercados en el exterior.

¿Ven riesgos económicos en las elecciones presidenciales?
No. Lo que nos muestran las estadísticas anteriores es que en años electorales o poselectorales no hay grandes cambios. Sin embargo, no estamos libres.

Entonces, ¿cuáles son los principales riesgos para la economía este año?
Colombia mantiene principalmente dos riesgos: el déficit fiscal y el externo. Además, el país tiende a parecerse a una isla económica porque ninguno de nuestros vecinos prácticamente tiene políticas económicas o estructuras económicas similares que les permitan complementarse e integrarse. Venezuela, Ecuador y Panamá tienen estructuras diferentes y eso no nos da muchas posibilidades.

¿Considera que este año empezará a sentirse en la economía la ejecución de las vías 4G?
La construcción de estas obras dará una competitividad progresiva al país en el próximo lustro porque disminuirá los costos de desplazamiento, de conexión lo que favorecerá, sobre todo, a la población de ingresos más bajos.

La recaudación de impuestos de Colombia está por debajo de la de sus pares de la región, ¿sería necesaria una nueva reforma tributaria?
Difícil respuesta. Hace 20 años, el nivel era de apenas 7% u 8% del PIB y hoy doblamos esa recaudación. Dicho eso, también hay que decir que el Estado debe gastar más, y para eso serán necesarios ajustes para mejorar el recaudo, tanto en cantidad como a quién se le ponen los impuestos.

¿Y una pensional?
La reforma es importante, aunque no es tan urgente porque su impacto fiscal no se vería hasta los próximos años. El sistema de pensiones reproduce la desigualdad del sistema laboral, por ello, la reforma debe buscar aumentar las coberturas.

En 2017, la pobreza monetaria en Colombia bajó a 26,9%. ¿Qué políticas se deberían implementar para mejorar estos números?
Mejorar la productividad, el sistema de subsidios y el empleo, entre otros.

TEMAS


Cepal - Crecimiento - PIB - Petróleo