La CAR denuncia que las comunidades están destruyendo los jarillones del Río Bogotá

A pesar de que la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca ha retirado del río Bogotá cerca de 480.000 metros cúbicos de sedimentos y ha recuperado los jarillones para evitar que las lluvias generen nuevos desastres, hay comunidades que están rompiendo los jarillones.

Según el director de la CAR, Edgar Bejarano, “se han identificado perforaciones para ubicación de tubos para la extracción de agua para riego por parte de propietarios de predios vecinos al río. Estas afectaciones al jarillón causan vulnerabilidad en momentos de invierno, por lo que la CAR hace un llamado para evitar estas acciones que comprometen la seguridad de las obras y ocasionarían posibles inundaciones ante estas eventualidades”.

El funcionario recordó que  por no respetar las zonas de ronda se puede conducir a abrir procesos sancionatorios contra los infractores e imponer multas que van hasta los 5.000 salarios mínimos.

Bejarano agregó que se han realizado actividades en 19 kilómetros del río Bogotá con el fin de mitigar los impactos ambientales que pueda generar la próxima ola invernal, “lo retirado equivale a un volumen con el que se podría llenar un área como la del Parque Nacional con dos metros de altura de basuras y sedimentos. Entre el material retirado de la fuente hídrica entre mayo del 2011 y febrero del 2012, se encuentran plásticos, partes para computador, llantas, colchones, botellas, entre otros residuos”.