La maquinaria y los químicos se importarán con cero arancel desde Corea del Sur

Natalia Cubillo Murcia - ncubillos@larepublica.com.co

Luego del anuncio del cierre de negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Colombia y Corea del Sur, que se sancionará por parte de los presidentes Juan Manuel Santos y Lee Myung-bak el próximo 25 de junio, viene otra ardua tarea: la ratificación en el Congreso de la República y la Asamblea Nacional de Corea del Sur.

Adicional a ello, en el caso Colombiano debe surtir otro proceso en la Corte Constitucional. El ministro de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados, aseguró que se espera que entre julio y agosto, empiece a ser debatido el acuerdo por el Legislativo.

Tal como está concebido el acuerdo, entre los grandes beneficiados están los importadores, pues podrán ingresar al país insumos industriales y bienes de capital más económicos, lo que les dejaría un mejor margen de ganancias. Teniendo en cuenta las importaciones realizadas desde Corea en 2011, el 26% de los productos ingresarán con cero arancel desde el inicio del Acuerdo. Entre estos productos se encuentran maquinaria, resinas petroquímicas, químicos y siderúrgicos, autopartes y algunos productos farmacéuticos.

En cinco años ingresará el 18% adicional, destacándose los neumáticos, algunas autopartes, productos siderúrgicos y pequeños electrodomésticos, diferentes de línea blanca.

En los siete años siguientes entraría otro 6% del comercio, básicamente de resinas petroquímicas, manufacturas de hierro, pilas y baterías, entre otros. En 10 años se concentrará el 44% de las compras, correspondientes a los automóviles, camiones y algunos electrodomésticos. Y en 12 años el 3% de las importaciones de refrigeradores y congeladores (conocidos como línea blanca).

'Así también se beneficia el consumidor al que le llegan menores precios', dijo el presidente de Asia Investment Group, Andrés Muñoz. La clave para las industrias es que los empresarios encuentren un nicho de especialización, de otra manera no podrán sobrevivir a la guerra de precios en el país. Una de las ventajas para el entorno macroeconómico, dijo Muñoz 'es que la llegada masiva de productos podría influir en una inflación más baja'. El Ministro destacó que no se contempla la importación de bienes usados, remanufacturados, recuperados, o vehículos usados y nuevos de años anteriores. Una labor de inspección ardua debe hacerse para evitar estos componentes.

Por su parte, Luis Armando Blanco, experto en Asia Pacífico, aseguró que la industria 'aprovechando la llegada de materias primas industriales puede producir bienes finales para exportar a otros países'. Además, dijo, los empresarios deberán hacer unos ajustes en eficiencia, y el Gobierno debería proteger al sector industrial a través de incentivos como paquetes tecnológicos y de innovación o servicios financieros, sobre todo, para electrodomésticos, vehículos y autopartes. Lo más importante agregó, es que con la desgravación gradual, los empresarios van a tener que hacer una agenda interna para enfrentar los tratados; 'la cadena textil, confección y calzado no se verá tan afectada, la preocupación viene por una posible competencia desleal tipo dumping'.

Remanufacturados sí se admiten de Canadá y EE.UU.
Bernardo Escobar, director de aduanas de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), aseguró que en el caso de EE.UU. y Canadá los productos remanufacturados pueden ingresar al país 'sin licencia de importación, pero con la garantía de producto como si fuera nuevo'. Además, explicó, esa remanufacturación solo la debe brindar el productor original de la pieza o una empresa que éste haya destinado oficialmente para tal tarea y las piezas deben ser del país del que llega el producto. Aún está en proceso una norma de etiquetado.

La opinión

Andrés Muñoz
Fundador de Asia Investment Group

'Las empresas deben especializarse para competir. Cuando entre en vigencia el TLC los consumidores estarán felices por los bajos precios'.

TEMAS


Comercio