Las empresas están ‘colgadas’ con la implementación de la factura electrónica

El primero de enero de 2019 finaliza el plazo para que los contribuyentes seleccionados implementen este nuevo modelo.

Noelia Cigüenza Riaño - nciguenza@larepublica.com.co

En 10 meses, la totalidad de contribuyentes que declaran actualmente IVA y/o Impuesto al Consumo deberán haber dado el salto definitivo a la factura electrónica si no quieren ser sancionados con la clausura de su establecimiento por parte de la Dian.

El primero de enero de 2019 finaliza el plazo para que los contribuyentes seleccionados implementen este nuevo modelo. Para esa fecha, la autoridad tributaria estima que los facturadores lleguen a 450.000.

No obstante, hasta la fecha solo 419 cumplen con los requisitos necesarios para facturar de manera electrónica, es decir, 0,093% del total de facturadores proyectados por la Dian. De ellos, 88 son grandes contribuyentes. Para estos últimos, el plazo es todavía menor, pues serán los primeros que deberán cumplir esta normativa a partir de este primero de junio.

En la actualidad, entre los voluntarios que han optado por facturar electrónicamente y los seleccionados por la Dian hay un total de 5.223.

“El plazo mínimo establecido por el Decreto 2242 de 2015, compilado en el Decreto 1625 de 2016, es de seis meses, desde el momento en el cual son seleccionados. Para los grandes contribuyentes el plazo fue de casi siete meses. De acuerdo con lo establecido en el artículo 684-2, los contribuyentes que no adopten el sistema técnico de control de factura electrónica podrían ser sancionados con la clausura de establecimiento”, afirmó la directora de Gestión de Fiscalización de la Dian, María Pierina González Falla.

A corte de 21 de febrero, la entidad tributaria indicó que se ha registrado el recibo de 1,5 millones de documentos electrónicos (facturas, notas débito y crédito) por un valor total de $23,6 billones.

LOS CONTRASTES

  • Jorge Enrique CotePresidente de Carvajal, Tecnología y Servicios

    “Uno de los principales beneficios es la optimización de la operación financiera y contable, lo cual impacta las áreas logísticas, financieras, comerciales y administrativas”.

Así mismo, han sido autorizados por la entidad 44 proveedores tecnológicos para prestar servicios de facturación electrónica. Entre ellos, destacan algunos como Carvajal, Tecnología y Servicios, Facture, Grupo Cadena, Delcop Colombia, Computec Outsourcing, Certicámara, Transfiriendo, Gosocket & Signature, Ptesa o F&M Technology, entre otros.

“Las empresas y personas naturales que pueden ser obligadas por la Dian tienen en este momento dos caminos a elegir; esperar a que esta entidad los obligue o adelantarse siendo voluntario de la implementación de factura electrónica; según la experiencia el segundo camino es mucho mejor para evitar sanciones por parte de la entidad fiscal al no cumplir con los tiempos establecidos por la ley”, indicó Jorge Enrique Cote, presidente de Carvajal Tecnología y Servicios.

Antes de iniciar este proceso de implementación, Cote explicó que las compañías deberían documentarse e investigar, leyendo la normatividad alrededor de la masificación; evaluar y elegir un proveedor tecnológico con amplia experiencia en la implementación; o elegir una fecha estratégica que no afecte las operaciones de la compañía drásticamente, para no desenfocarse del core del negocio, entre otros.

Principales beneficios
Desde ahorros en tiempos de emisión y transporte, hasta la mejora de la calidad de los datos, la optimización de la operación financiera y contable de las empresas o el menor impacto ambiental son algunas de las características que traería la implementación de la factura electrónica.

“Esta nueva implementación de la documentación digital va de la mano con las estrategias de sistematización de las empresas; minimizando los procesos manuales, permitiéndoles gestionar de manera ágil y sencilla la generación y el envío de documentos electrónicos”, indicó Elkin Rodríguez, jefe de Producto ERP y Pyme de Softland.

Pequeñas empresas no lo utilizan
De acuerdo con un informe de Seres, solo 3% de las empresas del país habría iniciado el proceso. De ellas, 53,6% corresponde a las grandes empresas del país, arrojando un resultado aún más alentador: 4% emite y recibe facturas electrónicas, mientras que 80% se mantiene con la vieja modalidad. Por su parte, del sector de pequeñas empresas nadie utilizaría la factura electrónica. Mientras que del universo de medianas empresas solo 1,96% opera con el intercambio electrónico de documentos.

TEMAS


Factura electrónica - Dian - Carvajal