Licor adulterado le pasa factura a Antioquia

Camila Aristizabal - camiliaa@elcolombiano.com.co

Quien compra una botella de licor de contrabando o adulterado no solo pone en riesgo su salud o le está restando recursos a los programas de educación, deportes y salud de la ciudad.

También está ayudando a financiar los grupos armados que delinquen en las calles de Medellín.

Así lo señaló Rubén Fernández Andrade, director del programa Antioquia Legal, durante el la tertulia sobre adulteración y falsificación de licores, organizado por Foros La República y apoyada por Bavaria. El funcionario explicó que atrás quedaron los días en que e este negocio ilegal estaba en manos de pequeños productores que fabricaban licor en cocinas y alambiques artesanales, para darle paso a una situación mucho más alarmante en la que el licor es solo un componente dentro de toda una estructura de crimen organizado.

“Hoy tenemos grandes redes criminales, incluso multinacionales, con cadenas de distribución muy bien montadas. Aquí el producto es lo de menos y la cadena es lo de más”, manifestó.

Y para mostrar la magnitud del panorama, el funcionario señaló que en el mismo camión en que se transporta el licor adulterado, los criminales meten cigarrillos de contrabando entre las botellas para evitar que estas se quiebren y aprovechan también para mover armas y dólares, fruto de su accionar criminal.

Es por esta razón que, desde la Gobernación y a través de la línea Antioquia Legal, se espera poner en ejecución un plan que permita recuperar 275.000 millones de pesos, de los cerca de 347.000 millones que se dejan de percibir a causa del contrabando de licor, cigarrillos y gasolina; la evasión del impuesto de degüello y los derechos de explotación de rifas y chances en negocios por fuera de la legalidad. “No solo se trata de mejorar la caja del Departamento al recuperar estas rentas perdidas, sino de eliminar un eslabón que hace parte de un fenómeno que perjudica enormemente la sociedad”.

Las cifras del negocio
En un estudio realizado por Fedesarrollo se encontró que la adulteración y contrabando de licor representa cerca del 10,8 por ciento del mercado total nacional y que, entre las causas más significativas del crecimiento de este fenómeno, se encuentra la sobreoferta de alcohol etílico que es poco controlado. En 2009 se produjeron ilegalmente en Colombia 18,8 millones de botellas de 750 centímetros cúbicos de licor, de las cuales, casi la mitad corresponden a Antioquia, donde los grupos armados utilizan la fuerza y la intimidación para obligar a los tenderos.

La adulteración, contrabando y falsificación de licores representó un costo fiscal para el Gobierno de 690.500 millones de pesos.

Piden mayor control para venta de alcohol etílico
Existe en la actualidad una sobreoferta de alcohol etílico en el país de cerca de 5 millones de litros proveniente en su mayoría del exterior y es esta sobreoferta la que termina siendo utilizada para la producción ilegal de licores. Los expertos concuerdan en que el Gobierno debe robustecer la regulación a la importación de alcohol etílico para así ponérsela más difíciles a los productores ilegales de licor, pues este es su principal insumo, junto con las botellas para envasarlo. Margarita Calderón de Osorno, experta de la Federación Internacional de Producción de Licores, alarmó sobre la cantidad de alcohol de contrabando que entra por la frontera con Ecuador y que no tiene ningún control de la policía de carretera. Para ella, una de las soluciones al mercado ilegal de licor en el país es una mayor regulación a este insumo.

Las opiniones

Faihán Alfayez
Gerente de Asuntos Públicos de Bavaria

“La falsificación de licores representa un gran problema fiscal para los departamento, y para ser resuelto requiere de la coordinación de todas las autoridades del tema”.

Ruben Fernández Andrade
Director del programa ‘Antioquia legal”

“Tenemos grandes redes criminales, incluso multinacionales con redes de distribución bien montadas, donde el producto es lo de menos y la cadena lo de más”