Los cuatro lunares que tienen en ‘jaque’ a Corabastos, y al borde de la liquidación

Natalia Cubillos Murcia - ncubillos@larepublica.com.co

La problemática por la que atraviesa Corabastos se resume en cuatro puntos centrales: servicios, informalidad, seguridad y contratación. Ésta última es la que ha puesto en la palestra la naturaleza que debe ser utilizada por la corporación a la hora de contratar.

La raíz del asunto se encuentra en que actualmente el 52% pertenece a los comerciantes y el 48% a diferentes entidades del Estado, entre las que se encuentran la Alcaldía de Bogotá, la Gobernación de Cundinamarca y el Ministerio de Agricultura.

No obstante, Héctor William Varela, ex gerente de Corabastos, aseguró que 'todo lo paga el comerciante, el Estado jamás ha puesto un peso adicional desde hace 40 años, para que la entidad funcione o no funcione (…) Por tener mayoritariamente participación de los comerciantes privados, le aplica el régimen privado y no la Ley 80'.

Otra es la opinión que tiene el Representante a la Cámara, Ángel Custodio Cabrera, quién afirmó que la entidad debe ser transparente y por tanto el régimen privado en materia de contratación deja excento a Corabastos de cumplir con una normativa de transparencia.

Mientras que el actual gerente, Mauricio Parra, dijo que si bien es prematuro para afirmar un posible cambio de naturaleza en materia de contratación, la intensión bajo su cabeza es que independiente de 'la naturaleza jurídica de la empresa soy partidario de que revisemos este tema y las contrataciones tengan una amplia difusión y contratación. Que sea una norma la legalidad, transparencia y rendición de cuentas'.

Otro tema es la informalidad. Según denunció Varela entre 5.000 y 6.000 personas trabajan en la informalidad. 'Se ha informado a la CGT para hablar sobre estos temas, la seguridad social de los trabajadores y la informalidad para que se vinculen a la Corporación', dijo Parra. Y dijo que espera que los trabajadores se vincularan a la formalidad pues ello se retribuía en beneficios.

La seguridad, dijo el actual gerente, se va a afrontar con cámaras y más personal de la Policía Nacional para controlar la delincuencia. Aunque cabe recordar que la entidad hoy paga $1.000 millones a la Policía, por lo según Varela se ha comprobado que la inseguridad es del sector y no propiamente de la central. Dadas las actuales circunstancias y retomando la protesta del pasado viernes en las instalaciones, hay una solicitud con respecto a los servicios públicos. De acuerdo con Parra el 70% de los ingresos se destina a este rubro lo que deja muy mal parado el resto de la operación de Corabastos.

Es por ello que hay que evaluar los contratos y cómo se hace eficiente la distribución del ingreso. Pues de acuerdo con Cabrera ya hay problemas de fondo en esta materia como lo que dio a conocer el sábado pasado LR con Exxon Mobil.

¿Posible liquidación?
'Si no tuviera unos inmuebles hoy estarían quebrados, lo que pasa es que con el patrimonio fijo están respaldando la pérdida operacional de 7.000 millones', dijo Cabrera . De acuerdo con el representante habría que hacerle una inyección de capital y formar nueva corporación que incluya 'unas nuevas reglas de juego con transparencia de cara a la ciudad'. Varela aseguró que esa perdida operacional acumulada es cierta hasta el 2010, cuando empezó su cargo. 'Cuando recibí la administración ya Corabastos tenía unas pérdidas acumuladas de $7.000 millones. En los dos años que estuvo mi administración obtuvimos utilidades, los primeros nueve meses $500 millones de utilidad y para el 2011 obtuvimos $1.300 millones de utilidades reales porque se ve en la utilidad operacional'.

Según conoció LR, Corabastos ya había sido sometida a control por parte de la Superintendencia de Sociedades, en julio de 2003, porque la entidad encontró deterioro de la situación económica y financiera, problemas de liquidez e incremento a la cartera no pagada. Sin embargo hoy la situación parece ser diferente. Se estima que la entidad posee $220.000 millones en activos y $26.000 millones en pasivos.

Esta semana se citará a debate por parte de Cardozo al Ministerio de Agricultura, Gobernación y Alcaldía y el viernes se sabrá la verdad del estado financiero de Corabastos en su asamblea anual.

Covial, la concesión de la discordia
La concesión de Covial que pretende arreglar 210.000 metros cuadrados de aguas lluvias, negras, alcantarillados, andenes, es bastante extensa, está siendo objeto de discordia. De acuerdo con el representante Ángel Custodio Cabrera, hay que revisar los contratos de estas obras puesto que la concesión recibe el peaje de entre 10.000 y 20.000 vehículos que entran diariamente a Corabastos y escasamente llevan el 25% de adelantos en la de la malla vial, ello desde 2005. Lo que resulta sospechoso. Sin embargo, explica Héctor William Varela, no lo es puesto que va en el cronograma previsto, en la fase II de las III. Se espera que esta fase sea terminada en octubre y luego de 6 meses inicie la otra que terminará en dos años.

Las opiniones

Mauricio Arturo Parra Parra
Gerente de Corabastos

'Si bien es cierto que la economía de Corabastos es mixta, soy partidario de que revisemos este tema y que las contrataciones tengan una amplia difusión'.

Ángel Custodio Cabrera
Representante de la Cámara

'Si corabastos no tuviera unos inmuebles hoy estarían quebrados, lo que pasa es que con el patrimonio fijo están respaldando la pérdida operacional de $7.000 millones'.

Héctor William Varela
Ex gerente de Corabastos

'Corabastos es una entidad que ha sido golpeada más por las peculiaridades de algunos personajes que quieren acceder al poder, pero que no son accionistas ni comerciantes'.