Los precios de vivienda y alimentos impulsaron el alza del IPC en abril

El dato de 12 meses de 3,13% se mantiene en el rango meta del Banco de la República

Lilian Mariño Espinosa - lmarino@larepublica.com.co

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) dio a conocer que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de abril tuvo una variación de 0,46%. Esta cifra estuvo por encima de las expectativas de los analistas, que en la encuesta mensual del Citibank esperaban un alza de 0,28%. Sin embargo, a pesar de estar por arriba de la proyección, el dato mensual se ubicó 0,01 puntos porcentuales por debajo del año pasado.

En esta oportunidad los precios que componen los gastos de vivienda y alimentos fueron los que impulsaron el alza mensual, ya que solo estas dos categorías presentaron un aumento frente a los datos del año pasado, mientras que las otras siete tuvieron disminuciones, siendo transporte y diversión, los costos que más bajaron para los colombianos.

En el caso de vivienda, que creció 0,79% (0,12 puntos más que en 2017) el alza se vio impulsada por los incrementos de energía eléctrica (3,3%); acueducto, alcantarillado y aseo (1,58%) y otros utensilios del hogar (1,12%).

Marcela Ramírez, analista de Acciones y Valores, explicó que según el informe de expectativas en todo el primer trimestre de 2018 el precio promedio nacional de la energía en Bolsa aumentó 11,7%, hasta ubicarse en $141,38 por kilovatio hora. Por otra parte, el precio promedio por contrato se ubicó en $177,3 kWh, con lo cual registró una leve alza de 5,5% frente al precio de 2017. Este crecimiento, a su vez, estuvo impulsado por el efecto negativo de menores niveles de los embalses.

Por el lado de alimentos, que crecieron 0,53%, los aportes más importantes vinieron del alza de 15,95% del tomate, de 8,77% de hortalizas y legumbres frescas y 2,15% de algunas frutas.

De acuerdo con el exministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, estas alzas están relacionadas, más allá de la incidencia climática y de transporte, con las expectativas que traza el sector desde meses atrás para definir sus ciclos productivos. “En los cultivos de ciclo corto, cuando están muy baratos, la gente no los siembra, mientras que los que tienen ciclos altos sí, luego hay una oferta alta y los precios se caen”, sostuvo Lizarralde, quien agregó que las “intempestivas variaciones” tienen que ver con un tema de oferta y demanda.

Ahora, para Juan David Ballén, director de investigaciones de Casa de Bolsa, este era un comportamiento que se esperaba, ya que “como señaló el Banco de la República en su última reunión, era muy difícil que los alimentos siguieran cayendo en términos anuales como lo venían haciendo. Ahora llegó un punto en el que empezará a recuperarse”.

Finalmente, sobre la cifra anualizada, de 3,13%, que sigue dentro del rango meta del Emisor, el Gobierno destacó que es la más baja desde 2014, cuando se logró un precio de 2,72%, momento en el que empezó a subir y alcanzó su punto máximo en abril de 2016, cuando tocó 7,93%.

Sobre el dato, Germán Cristancho, gerente de investigaciones económicas de Davivienda Corredores, explicó que “es una cifra que viene impulsada por la mejora de la confianza de los consumidores, que ha empezado a ir en aumento y lo que se puede esperar a partir de acá es que sea menos probable un nuevo recorte de tasas de interés por parte del Banco de La República”.

LOS CONTRASTES

  • Germán CristanchoGerente de investigaciones económicas de Davivienda Corredores

    “El dato es una sorpresa de casi 17 puntos básicos en cuanto lo que el mercado estaba esperando y puede atribuirse al movimiento que tuvieron vivienda y alimentos”.


  • Rubén Darío Lizarralde Exministro de Agricultura

    “Esas variaciones tan intempestivas tienen que ver con temas climáticos, viales y con la expectativa respecto al precio que se tenía hace seis meses”.

La Costa Caribe tuvo los mayores aumentos del mes

Pasto, Florencia y Tunja fueron las ciudades donde menos creció el costo de vida con un alza de 0,7%, 0,23% y 0,27%. Por el contrario, las ciudades de la Costa Caribe fueron las que presentaron mayores variaciones donde lideran Cartagena (0,89%), le sigue Riohacha (0,71%) y Sincelejo cierra el top tres (0,67%). Para Bogotá, el dato fue de 0,41%, cifra que está 0,11 puntos porcentuales por debajo del dato del mismo periodo de 2017. En términos porcentuales Neiva presentó la mayor alza frente a la variación de 2017.

TEMAS


IPC - Inflación - Precios de los alimentos - Consumidores - Confianza del consumidor - Consumo de los hogares