La familia Solarte tiene 10 proyectos de infraestructura vigentes con la ANI e Invías

Colprensa El registro de estadísticas en licencias de construcción aplica para 302 municipios.

La suma de los contratos supera $8 billones

Heidy Monterrosa - hmonterrosa@larepublica.com.co

Carlos Alberto Solarte es un reconocido contratista que desde los años 60, junto con su hermano el también ingeniero civil y ya fallecido Luis Héctor Solarte, ha ganado diversas licitaciones con el Estado, especialmente en construcción vial.

A pesar de su reconocimiento y de la gran cantidad de obras en las que ha participado, Carlos Alberto Solarte se encuentra actualmente en grandes problemas, puesto que podría estar implicado en el escándalo de Odebrecht y la Fiscalía le imputaría cargos a él y a su hija Paola Fernanda Solarte por contratos sin cumplimiento de requisitos legales, peculado por apropiación y cohecho por dar y ofrecer en el contrato Tunjuelo-Canoas, adjudicado en 2009.

Este proceso podría poner en aprietos el desarrollo de proyectos pertenecientes al programa de las vías de Cuarta Generación (4G), liderado por la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), y a las Vías para la Equidad, lideradas por el Instituto Nacional de Vías (Invías), ya que empresas pertenecientes a Carlos Solarte, a sus hijos y a sus sobrinos tienen participación en 10 de estas construcciones.

En el caso de las vías 4G, los Solarte tienen participación en las Autopistas Conexión Norte: Remedios – Zaragoza – Caucasia 1, cuya inversión es de $1,25 billones; en el proyecto Santander de Quilichao – Popayán, en la que la inversión asciende a $1,31 billones; en Santana – Mocoa – Neiva, con una inversión de $1,66 billones; en la IP – Vía al Puerto, cuya inversión es $1,07 billones, y en la vía Bucaramanga – Pamplona, en la que la inversión es $888.890 millones.

En cuanto a las obras con Invías, la familia Solarte tiene participación en el Corredor del Sur, San Miguel – Santa Ana, en el que la inversión asciende a $115.278 millones; en la Perimetral de Mocoa, cuya inversión es $9.075 millones; en el Túnel del Toyo, en el que la inversión es de $1,8 billones, y en la Carretera K15 – Tierralta – San Pedro de Urabá, cuya inversión es de $44.390 millones.

Además, los Solarte hacen parte del consorcio que está construyendo el 12% que hace falta para culminar el Túnel de La Línea. La inversión de esta parte del proyecto es $224.407 millones.

De acuerdo con la Ley 80 de 1993, si el contratista es inhabilitado, este deberá ceder el contrato con previa autorización escrita de la entidad contratante y si esto no es posible, deberá renunciar a su ejecución. Esta cesión deberá hacerse a un tercero y en ningún caso será posible que el contrato se le ceda a quienes integran el consorcio o unión temporal.

LOS CONTRASTES

  • Eduardo SarmientoDirector del CIE de la Escuela de Ingeniería Julio Garavito

    “Muchos contratistas están salpicados por Odebrecht y no están en condiciones para realizar obras públicas de grandes inversiones”.

Respecto a si la ANI solicitará que las empresas pertenecientes a los Solarte cedan su participación o renuncien a la ejecución de las obras, la entidad le dijo a LR que está pendiente del proceso, pero por el momento no va a hacer ningún pronunciamiento. En cuanto al Invías, no respondió a la pregunta.

Por otro lado, Eduardo Sarmiento, director del Centro de Investigaciones Económicas de la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito, señaló que esta situación genera desconfianza en el sector financiero.

“Si los constructores pueden tener problemas con la justicia, las obras podrían quedar inconclusas y representan un riesgo que los financiadores no quieren asumir”, concluyó.

La audiencia fue aplazada
La audiencia de imputación de cargos contra Carlos Alberto Solarte y su hija Paola Fernanda Solarte fue aplazada porque la mujer presentó una excusa médica y solicitó el aplazamiento. Si bien la audiencia no se pudo llevar a cabo, Blu Radio dio a conocer que la Fiscalía radicó tres escritos de acusación por irregularidades en la adjudicación del contrato Tunjuelo – Canoas, otorgado al consorcio conformado por Odebrecht y Cass Constructores, propiedad de los Solarte. Los acusados son el exalcalde Samuel Moreno, el interventor Jaime Buenaventura y Orlando Fajardo.

TEMAS


Avance de las 4G - Invías - ANI - Grupo Solarte - Concesiones