Luego del caso Commsa, Sacyr regresa al mercado, mientras acción se recupera

Marcela Vargas Cabrera - mvargas@larepublica.com.co

La firma española Sacyr junto con su subsidiaria en Chile y la colombiana Conciviles ganaron la licitación para la construcción de la segunda calzada en el tramo Playa Larga – Cisneros, en la vía Buga – Buenaventura y la adecuación y rectificación de la calzada existente por un valor de $233.095 millones.

El día anterior de la adjudicación, Sacyr completó cinco días consecutivos en los que su acción cayó en la Bolsa de Madrid y ha perdido un tercio de su valor por la incertidumbre que tendrá la expropiación de la empresa YPF en Repsol, donde la constructora controla un 10% del capital, lo cual prendió de nuevo las alarmas entre la ingeniería nacional.

Otro motivo de alerta es que Sacyr no es recordada con aprecio en el país, debido a que junto con los otros miembros del Consorcio Commsa abandonó el proyecto, adjudicado por Invías en 1997, para construir por concesión la carretera Tobía Grande – Puerto Salgar, que uniría a Bogotá con la Costa Atlántica.

Commsa ganó la licitación con la oferta económica más baja, sin pedirle a Invías un monto mínimo de recaudo de peajes, ni garantías por los riesgos geológicos. Sin embargo, después de suscribir el contrato pidió modificar el diseño de las obras, pues el presupuesto no era suficiente. Luego de varias dificultades financieras el Gobierno logró caducar el contrato y continuó con el pleito judicial en el que se conoció que el consorcio no suscribió la póliza de garantías para el desarrollo del proyecto.

Durante la audiencia de adjudicación realizada esta semana, Invías sostuvo en la evaluación de la oferta que el consorcio ganador cumplió con todos los requisitos exigidos en el pliego y tiene la capacidad financiera, técnica y de experiencia para la ejecución de la obra, lo cual permite garantizar los recursos del proyecto.

La mala hora con Repsol
Aunque la desvalorización de la acción de Sacyr ha sido continua desde que la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, anunció la expropiación de YPF, la tendencia negativa en el título se venía presentando desde el pasado mes de noviembre.

El lunes, día previo a la adjudicación del contrato en Colombia, la acción de la compañía en la Bolsa de Madrid había caído un 12%, cerrando la jornada en US$1,84, lo que según los expertos representa el mayor desplome de Sacyr en los últimos 20 años. En 2006, Sacyr compró el 20% de Repsol por cerca de US$8.600 millones, a través de un préstamo sindicado por más de US$6.500 millones, esta transacción valoró la acción de la petrolera en US$35,2. Sin embargo, ante las dificultades para realizar el pago del crédito, Sacyr tuvo que entregar, en diciembre del año pasado, la mitad de las acciones lo cual le generó pérdidas por más de US$1.200 millones.

La incertidumbre generada por la expropiación ha hecho que la acción de Repsol cayera consecutivamente al punto de que hoy valga la mitad de lo que Sacyr pagó en su momento por el 20% de su participación.

Ante esta mala racha, Sacyr encontró en los proyectos que licita el Gobierno una alternativa para fortalecer su capital mientras pasa la crisis en su país y se define la situación de Repsol.

Las opiniones

Carlos Rosado
Director de Invías

'En toda licitación que adjudicamos se revisa la capacidad técnica, la capacidad financiera y la capacidad de contratación de todos los oferentes para determinar si son admisibles'.

José Stalin Rojas
Director del Observatorio de Movilidad y Logística de la Unal

'Invías ha logrado blindar los procesos. El nuevo modelo de contratación exige que las empresas que liciten tengan músculo financiero y se nota que eso se ha tenido en cuenta'.

TEMAS


Energía