Medicamentos y artículos médicos nuevos, a evaluación de costo y eficiencia

Alejandro Gaviria, Ministro de Salud. Colprensa

Gobierno analizará seguridad, eficiencia y eficacia de los productos.

Juan Pablo Vega B. - jvega@larepublica.com.co

Uno de los frentes en los que más ha trabajado este Gobierno es el control de precios de los medicamentos y artículos médicos. Ya se establecieron las condiciones para los medicamentos existentes en el mercado y ahora se reglamentó el proceso para que solo sean autorizados medicamentos y artículos que sean beneficiosos para los usuarios.

Se trata del Decreto 433 de 2015, expedido por el Ministerio de Salud, que establece los mecanismos para medicamentos innecesarios, cuya efectividad y eficiencia médica no sea comprobada o no supere la de productos usados de forma rutinaria en el país.

De acuerdo con el documento, en este proceso participarán tres entidades: el Invima, que deberá acreditar y hacer el análisis comparativo de seguridad y eficacia o efectividad del nuevo medicamento frente a los comparadores terapéuticos elegidos; también participará el Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud (Iets), el cual clasificará el valor terapéutico de los medicamentos; y finalmente estará la comisión de precios.

La medida fue calificada como positiva por Jaime Arias, presidente de Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (Acemi), quien indicó también que deben revisarse los alcances. “Es la primera vez que se habla de dispositivos, los cuales deberán pasar por los tres filtros”, dijo.

La clasificación de utilidad terapéutica se hará a través de seis categorías. En la primera se ubicarán los medicamentos y artículos a los que se les comprobó ser “significativamente más eficaz o efectivo y mayor o similar seguridad que el comparador terapéutico elegido, en los desenlaces clínicos críticos”. La categoría dos incluirá los productos que tengan “relación entre seguridad, eficacia o efectividad favorable respecto del comparador farmacéutico elegido” para las comparaciones.

Los peores niveles, serán el cinco, que tiene como resultado “una relación desfavorable entre seguridad, eficacia o efectividad”, y el seis, que simplemente son “medicamentos no clasificables”.

Arias destacó que la medida solo es para los medicamentos de compra pública, “pero es bueno que deje la puerta abierta a los medicamentos puramente privados”, como los formulados en medicina prepagada, comprados individualmente.

En caso de no ser favorable la evaluación farmacológica de los medicamentos, el Invima deberá comunicar al Iets para que detenga el proceso. En caso de ser rechazada alguna solicitud, se podrá pedir la reevaluación cuando haya evidencia nueva.

Gustavo Morales, presidente de Afidro, ha expresado estar de acuerdo con el control de precios y la metodología seleccionada, pero advirtió que “aplicarla selectiva y caprichosamente, por fuera de los tiempos establecidos, es la manera más rápida de ahuyentar a quienes valoran la filosofía del buen gobierno”.

TEMAS


Salud - Ministerio de Salud - Medicamentos - EPS